La Cámara de Comercio Industria y Producción levanta el censo de los daños. La mayoría de los locales afectados pertenecen a la comunidad asiática. Este miércoles la ciudad estuvo desolada.

Mabel Sarmiento Garmendia/Mayela Armas

@mabesarmiento/@mayearmas

Caracas. Luego de los saqueos generalizados que se registraron en Cumaná, el pasado martes 14, el trago amargo lo vivieron los empleados de los locales afectados que no pudieron cobrar sus quincenas.

Rubén Saud, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Cumaná, a quien se le contactó vía telefónica, expresó gran conmoción por lo sucedido en la región. Aún no tienen contabilizado los destrozos, porque además de los víveres que fueron robados, hubo daños a muebles, inmuebles e incluso algunos grupos se metieron a varias casas de donde sustrajeron artefactos eléctricos y enseres.

“Tratamos de comunicarnos con las autoridades locales (el gobernador Luis Acuña, y con el alcalde de Cumaná, David Velásquez), y todo fue infructuoso. Lo que hemos visto por las redes sociales es que nos culpan de la violencia. Siempre nos han visto como oposición en vista de las críticas que hemos hecho a ésta y a las anteriores gestiones que han sido muy malas. Sus políticas han dado malos resultados. Los saqueos y las protestas generalizadas son consecuencia de la mala gerencia”, dijo.

Saud comentó que desde tempranas horas de este martes grupos de motorizados andaban por las principales avenidas robándose todo tipo de alimentos, se aprovecharon de todo porque nadie les dio un parao. “Por eso se generó toda esa situación  y ahora nosotros estamos a merced de esos grupos violentos, porque el gobernador en vez de salir a repudiar los ataques nos acusa”.

Todavía la Cámara que dirige no tiene el balance de los daños. Se cuentan negocios, camiones e inventario. La mayoría de los perjudicados pertenecen a la comunidad asiática. Se comentó de siete galpones de la zona industrial saqueados.

Saud dijo que durante el día intentaron comunicarse con los chinos cuyos establecimientos fueron violentados, pero según contó, esas personas tienen miedo. “No quieren dar ninguna declaración. Muchos de ellos no solo perdieron los locales y la mercancía, sino que también quedaron en la calle. Vimos a la gente meterse en sus casas y sacar lavadoras, en las narices de los militares”.

Lee también
Lo más reciente del 23 de septiembre de 2020

A la crisis se añade que este miércoles, día de quincena, los trabajadores de esos comercios se quedaron con los bolsillos vacíos, porque los comercios no tenían como responder. “Sin comida en sus casas y sin cobrar. Es lamentable que esto esté pasando, aquí se arruinó la empresa, a la industria y eso no es otra cosa que la ruina del estado. Va a ser muy difícil recuperarnos. Rescatar los locales será cuesta arriba si el Gobierno no interviene”, sentenció.

Ya los sindicatos están alertas ante los problemas con los trabajadores. José Antonio García, representante de Unete (Unión Nacional de Trabajadores), aseguró que «hoy hay muchas personas cesantes, lo que agudiza la crisis». Agregó que «los saqueos no sólo generan millones de bolívares en pérdidas, sino que también afectan el empleo, debido a que muchas personas en el estado Sucre dependen de la actividad comercial».

El cierre de empresas y la reducción de las operaciones de las industrias que quedan en la entidad han generado más desempleo y esa es una de las causas centrales del aumento de la pobreza en el estado. Organizaciones sociales de Sucre estiman que en lo que va de año se han perdido 9.000 puestos de trabajo, 7.000 solamente en Cumaná.

La presidenta de Consecomercio, Cipriana Ramos, le envió un comunicado a Saud informándole de una reunión urgente con los gremios y las bases a fin de establecer estrategias para enfrentar la crisis que es en el ámbito nacional.

A finales de la tarde, el gobernador de la entidad, Luis Acuña, tuvo una reunión con algunos comerciantes en la que participó el jefe del Estado Mayor de los Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción), Freddy Bernal, y allí se comprometió a «ayudar las víctimas del vandalismo».

Lee también
Protestas por gasolina en Cumaná se radicalizan y sin miedo manifiestan frente a la gobernación

Bernal dijo a través de su cuenta de Twitter que “estamos cumpliendo instrucciones del Pdte. @NicolasMaduro nos encontramos en el Edo. Sucre para apoyar al Pueblo de Cumaná y a su Gobernador”.

El funcionario llegó a Cumaná en la mañana y se reunió con el Comandante General de la Guardia Nacional, Néstor Reverol y los jefes de Región Estratégica de Defensa Integral  (Redi) y de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi).

Una tensa calma

Cumaná amaneció este miércoles 15 con una tensa calma que se prolongó durante todo el día. Se reportaron algunos conatos en la zona industrial. De hecho, en horas de la tarde, Rubén Saud recibió una llamada de la dueña de la enlatadora Compañía Anónima Industrial de Pesca, la cual le denunciaba que había personas entrando a los galpones.

El transporte público trabajó parcialmente, solo funcionaron las estaciones de servicio que tenían gasolina y el mercado municipal no abrió sus puertas. El tránsito de motorizados fue frecuente por las principales avenidas a pesar del decreto de suspensión por 72 horas, hecho por la Alcaldía de Cumaná.

Las tanquetas seguían en resguardo de los lugares estratégicos. Las personas contactadas por Crónica.Uno manifestaron tristeza por la desolación que se notaba en las calles y la angustia porque si antes no tenían alimentos, ahora se profundiza el desabastecimiento.

Muchos de los establecimientos que fueron saqueados son distribuidoras de comida, y en una zona donde ya se dificultaba el acceso a los productos de primera necesidad, todo empeora. Andrés Hernández, líder comunitario, señaló que “mucha gente está molesta, porque esto (los saqueos) agrava la crisis alimentaria que ya padece el estado”.

El Gobierno ha impuesto un control a la distribución de alimentos por medio de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Estas instancias se encargan de vender bolsas de comida a las familias, pero ese reparto ha sido discrecional, lo que en parte ha generado molestias en varias partes del país.

Lee también
Estudiantes de la Universidad de Carabobo desafían COVID-19 con protestas pacíficas

Versión oficial

El gobernador del estado Sucre, Luis Acuña, aseguró que en Cumaná no ocurrieron muertes relacionadas con los hechos irregulares registrados en esa ciudad. Desmintió en Globovisión que ocurrieran enfrentamientos, muertos o heridos.

“Hubo vandalismo. Hay dos personas fallecidas por diferentes hechos: Un taxista murió en un enfrentamiento entre bandas, eso no fue un hecho surgido ni de la Policía ni de la Guardia Nacional”, explicó.

Acuña confirmó que hubo más de 400 detenidos por participar en actos vandálicos, y que en la capital de Sucre funcionan con normalidad el transporte y los servicios públicos.

El mandatario regional admitió que han tenido dificultades para suministrar los alimentos necesarios a través de las redes públicas y privadas de distribución, e informó que el racionamiento eléctrico fue suspendido este martes por los hechos que se suscitaron. Indicó que para este miércoles se le solicitó al Ministerio para la Energía Eléctrica que tampoco aplicara la medida para normalizar la situación.

Más protestas

La tensión se trasladó a Puerto La Cruz. A eso de las 7:30 am la gente manifestaba en los alrededores del mercado principal. Algunas vías principales fueron cerradas. La ciudad fue acordonada así como también los alrededores del puerto y del terminal terrestre.

El rumor de saqueos fue insistente. Algunos comerciantes cerraron sus locales ante el temor de un evento similar al ocurrido en Cumaná. La GN reforzó la seguridad en el casco comercial. Las autoridades informaron de ocho personas detenidas.

En Barcelona si se registraron dos saqueos a dos panaderías entre el martes y el miércoles, reseñó El Tiempo.

En el sector Taborda de Puerto Cabello, en Valencia, también se registraron trancas de vía. La población reclamaba suministro de alimentos. Se reportó el saqueo de varios camiones.

Mientras que en Caracas, los vecinos de Catia llevan cuatro días protestando en contra de los Clap.

Foto referencial: Miguel González


Participa en la conversación