Daños ecológicos por derrames petroleros pueden tardar hasta 9 años en sanar (y II)

Este año se contabilizan al menos cinco pérdidas de crudo que cayeron en ríos del oriente del país. Los resultados de las investigaciones sobre daños ecológicos para conocer si hubo negligencia aún no se dan a conocer.

Caracas. Los continuos derrames petroleros ocurridos en el país no han tenido personas naturales o jurídicas sancionadas y sus daños ecológicos podrían tardar hasta nueve años en sanarse. Las investigaciones sobre los botes de crudo que han caído en el Río Guarapiche desde 2012 y que se repitieron en 2014 y 2015 nunca se han hecho públicas, mientras que los artículos de la Ley Penal del Ambiente permanecen en letra muerta.

Solo en este año se conoce de al menos cinco derrames petroleros en Anzoátegui y Monagas que han caído en las aguas de los ríos Aribi, Pao, Cachipo y Tabasca.

El coganador del Premio Nobel de la Paz por sus estudios en Cambio Climático, Juan Carlos Sánchez, es tajante y sentencia: “Cuando se logra recoger 20 % del crudo derramado se considera que fue exitosa la operación porque eso es lo máximo que se puede recoger con la tecnología que se tiene, es decir, que una vez que cae el daño está hecho”.

Sánchez explica que el impacto afecta la cadena trófica. Los peces que lo comen se ven perjudicados y de ahí en adelante les siguen tortugas, camarones y cangrejos. “De ese cuerpo de aguas se tratan especies para comercializar, por lo que debe haber control sanitario”, alerta el especialista.

Las barreras de contención varían dependiendo de la densidad del crudo. Si el petróleo que se derrama es liviano (menos denso) se evapora rápidamente y la macha se esparce a gran velocidad, por lo que se debe recoger en menos de tres días. Cuando el crudo es pesado, la mancha puede tardar hasta cinco días, lo que da un margen de tiempo para desplegar equipos de recolección.

[irp posts=»39951″ name=»En Monagas se contabilizaron otros cuatro derrames petroleros (I)»]

“Los Bivalvos [almejas, chipichipi] tardan años en recuperarse y como viven en el fondo del mar tienen un gran mortandad. Eso puede tardar ocho y nueve años en resarcirse, mientras que los peces que no viven en el fondo, tan pronto ocurre el derrame se van y no se afectan”, sostuvo.

Cristina Vaamonde, directora del Observatorio Ambiental Venezolano, denuncia que nunca ha habido un responsable que sea sancionado cuando hay daños ecológicos. Recuerda que en 2012, cuando se contaminó el río Guarapiche, se contabilizaron ese año cerca de 80 derrames.

Si el bote de petróleo ocurre por descuido o negligencia, la Ley Penal del Ambiente establece multas de hasta 3.000 unidades tributarias (U.T).

El artículo 79  habla de mil a 3.000 unidades tributarias si hay prácticas de manejo o uso de tecnologías que afecten significativamente las cadenas tróficas y los procesos en los ecosistemas. A su vez, el artículo 83 establece que la persona natural o jurídica que contamine o envenene las aguas destinadas al uso público o a la alimentación pública, poniendo en peligro la salud de las personas, será sancionada con prisión de 18 meses a cinco años o multa de entre 1.800 U.T y 5.000 U.T.

Mientras que el artículo 84 alega que quien vierta o arroje materiales no biodegradables, sustancias, agentes biológicos o bioquímicos, efluentes o aguas residuales no tratadas según las disposiciones técnicas dictadas por el Ejecutivo, objetos o desechos de cualquier naturaleza en los cuerpos de aguas, sus riberas, cauces, cuencas, mantos acuíferos, lagos, lagunas o demás depósitos de agua, incluyendo los sistemas de abastecimiento de aguas, capaces de degradarlas, envenenarlas o contaminarlas, será sancionada con prisión de uno a dos años o multa desde 1.000 U.T  a 2.000 U.T.

Aún se esperan resultados de investigaciones que datan desde 2012.

Foto: AP


Participa en la conversación