Julio Castro aseguró que, a través del acuerdo con la OPS, esperan conseguir los recursos para proteger al personal médico y los ambientes hospitalarios para que no se conviertan en focos de transmisión de la enfermedad.

Caracas. Ocho laboratorios en el país están capacitados para realizar pruebas PCR para la detección de COVID-19, que actualmente solo hace el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel. Con esta medida, se descentralizarían los resultados y se acelerarían los tiempos de respuesta, aseguró Julio Castro, jefe de la Comisión de Expertos de la Salud de la Asamblea Nacional.

Identificar a un paciente más rápido permitirá que este pueda recibir con mayor velocidad su tratamiento médico y estar aislado como corresponde; mientras que para los casos sospechosos que den negativo, evitará tener a los ciudadanos esperando resultados en hospitales, hoteles o refugios, indicó el médico infectólogo en rueda de prensa digital este miércoles 10 de junio. Castro no precisó cuáles serían los laboratorios ni en qué entidades están.

El Ministerio de la Salud de la administración de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional, liderada por Juan Guaidó, llegaron el pasado 1° de junio a un acuerdo junto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para unir fuerzas contra la propagación de la COVID-19 en el país.

Equipos de protección de salud, descentralización de las pruebas PCR y atender los estados más afectados del país son los primeros puntos que, según la directora de la OPS, Carissa Etienne, buscarán atender mediante la cooperación. Para Castro, urge que el primer paso sea habilitar laboratorios para hacer más pruebas moleculares, tal como lo manifiesta la organización internacional.

Tener gente acumulada es una práctica que no está en las normas. Cuando existe una transmisión de virus, tú quieres que la gente esté separada, aun cuando sean sospechosos, añadió Castro en defensa de la descentralización de los test. 

Serían múltiples los beneficios si se diera paso a nuevos laboratorios. Castro explicó que, por ejemplo, el Ministerio de Salud establece que para dar de alta a un paciente es necesario el resultado de dos negativos de PCR en un lapso de 24 horas, pero muchas veces tarda varios días hospitalizado esperando que haya la capacidad para aplicarle el test. Con esto, se trataría de disminuir los tiempos de respuesta y evitar que ocupen camas sin necesidad.

Lee también
La autopista con el apellido Fajardo o Guaicaipuro no cambia la cantidad de imperfecciones que exhibe 

La flexibilización en Venezuela ha sido diferente. Mientras en países de Europa se ha permitido el regreso a ciertas actividades tras la disminución de casos positivos, en Venezuela se aplicó el plan 7×7 justamente cuando se incrementaba diariamente el número de infectados de coronavirus.

La aceleración de los diagnósticos PCR también permitirá hacer una medición sobre el impacto positivo o negativo de las medidas de flexibilización de la cuarentena en Venezuela, destacó el infectólogo.

Castro condenó la modalidad de la información oficial de dividir los casos entre comunitarios e importados, estos referentes a venezolanos que han regresado de países vecinos y son captados en el territorio nacional. La importación de casos es un hecho y lo va a seguir siendo en el mundo, sostuvo.

Sobre los equipos de protección de salud, hay dos aspectos puntuales que esperan atender mediante el acuerdo con la OPS: proteger tanto al personal que debe atender a los pacientes como los ambientes hospitalarios, para que no se conviertan en focos de transmisión de la enfermedad. Esto implica tapabocas, protectores faciales, guantes, batas protectoras, escafandra y trajes de protección completos. Y otro recurso curiosamente más difícil, el agua.

Castro no precisó cuándo llegarán estos insumos a los hospitales centinelas y centros de diagnóstico integral. Hay que resolver en la cadena varias cosas, como suministro, y movilizar parte del dinero para comprar los equipos. Nuestra responsabilidad es hacer que llegue, pero no depende de la Asamblea Nacional, dijo.

Este acuerdo, que está firmado por el ministro de Salud de Nicolás Maduro, Carlos Alvarado, y el vocero de la comisión presidencial de Expertos de la Salud designado por Juan Guaidó, Julio Castro, tiene previsto facilitar la adquisición y entrega inmediata y oportuna de suministros médicos para hacer frente a la creciente crisis pandémica, siempre que se cuente con las garantías fiscales apropiadas.


Participa en la conversación