Cuatro miembros de la obra Dos Policías B en Apuros fueron detenidos por la Policía Nacional Bolivariana, pues su vestuario es presuntamente del cuerpo de seguridad y estos  alegaron que busca “ridiculizar las funciones policiales”. Desde Espacio Público explicaron que no hay delito, ya que los aprehendidos no ejercieron funciones públicas sino una caracterización artística. 

Caracas. Ahora sí están en apuros. Así se refirió la Policía Nacional Bolivariana (PNB) a través de su cuenta en la red social Twitter, para informar la detención de cuatro miembros de la obra Dos Policías B en Apuros, que se presenta desde el 19 de julio en el Microteatro Urban Cuplé del Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT).

La noche del domingo 4 de agosto una comisión detuvo a los actores Aisak Ovalles y Pedro Huice, quienes portaban uniformes y chalecos de policías, como parte del vestuario, alusivos a los de la PNB. También aprehendieron a la productora de la obra Johana Villafranca y al director Leunam Torres.

A través de su cuenta de Twitter la PNB indicó que los cuatro serían imputados por el delito de usurpación a la función pública

La noche del domingo el actor Pedro Huice publicó una historia en Instagram denunciando el revuelo que había porque los uniformes eran casi idénticos al de la policía y se coló en las redes sociales. Según la minuta policial los logos se encontraban pixelados.

Su compañero Aisak Ovalles, también hizo la denuncia en su Instagram. De forma jocosa sostuvo que los funcionarios los estaban buscando sin motivos.

A continuación la compilación de las historias en Instagram de los actores:

Extraoficialmente se conoció que también le levantaron una investigación al oficial agregado de la PNB, Jesús Alfredo Clemente Gómez, quien presuntamente se tomó una foto con los actores uniformados en la obra y la colgó en su estado del WhatsApp, de donde fue extraída y difundida.

Pese a esto el abogado del microteatro, Guillermo Aristimuño, informó a Crónica.Uno que los uniformes sí pertenecen a la policía e incluso tienen sus seriales

Sin embargo, a juicio del abogado Amado Vivas, de la ONG Espacio Público, esta detención se trata de una violación a la libertad de expresión.

Además no hay delito pues según el artículo 214 del Código Orgánico Procesal Penal ellos no se encontraban ejerciendo funciones públicas con los uniformes sino una caracterización teatral.

Artículo 214. Cualquiera que usare indebida y públicamente hábito, insignias o uniformes del estado clerical o militar, de un cargo público o de un instituto científico, y el que se arrogue grados académicos o militares, o condecoraciones o se atribuya la calidad de profesor y ejerciere públicamente actos propios de una facultad que para el efecto requiere título oficial, será castigado con multa de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.) a un mil unidades tributarias (1.000 U.T.).

Por supuesto que hay que investigar de donde salieron los uniformes, pero no deben ser imputados por usurpación a la función pública porque aunque tenían los uniformes ellos no estaban ejerciendo funciones públicas. Es decir, no es solo ponerse el uniforme también es ejercer funciones públicas con este uniforme y ellos no lo hicieron, agregó. 

La información publicada en la cuenta Twitter de la PNB también asegura que los actores buscaron ridiculizar y tergiversar las verdaderas funciones policiales.

Ante esta afirmación el abogado Amado Vivas aseguró que se trata de una violación a la libertad de expresión de acuerdo con los artículos 57 de la Constitución, 13 de la Convención Americana de los Derechos Humanos y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Estos artículos establecen que todo ciudadano se puede expresar libremente a través del medio de su elección. Ellos son unos actores que hicieron uso de su libertad de expresión e hicieron sátira, una obra teatral de unos policías y fueron detenidos. Esto es una violación a la libertad de expresión

Aclaró que la PNB es un órgano público que está sujeto al escrutinio y se puede debatir sobre ella a través del medio que los ciudadanos prefieran, en este caso una pieza artística. 

Guillermo Aristimuño, defensa de los cuatro detenidos, indicó que la audiencia fue diferida para este martes 6 de agosto en horas de la mañana y espera que queden en libertad.

Explicó que por el delito que pretenden imputarles podrían otorgarles una pena entre dos y tres años, o salir bajo régimen de presentación.

Bomberos víctimas por difundir video

El 13 de septiembre de 2018 funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) detuvieron a Ricardo Antonio Prieto Parra y Carlos Julio Barón Gracia, bomberos adscritos a la gobernación del estado Mérida, por difundir un video en el cual comparaban a Nicolás Maduro con un burro. 

48 días después ambos fueron excarcelados bajo régimen de presentación. Les imputaron los delitos de vilipendio contra Nicolás Maduro e instigación pública, contemplados en los artículos 147 y 285 del Código Orgánico Penal, según el Observatorio de los Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes. 

La sátira no es delito, sentenció el grupo de defensores en su cuenta de Twitter. 


Participa en la conversación