En un recorrido realizado por Crónica.Uno se constató que por lo menos cuatro gerentes de la cadena Central Madeirense fueron detenidos en un operativo de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) realizado en varias zonas de Caracas.

Caracas. El procedimiento de los operativos de la Sundde fue al unísono en todos los comercios que visitaron. La hora de llegada de los inspectores fue entre ocho y diez de la mañana. Su estadía en cada comercio no superó la media hora y lo primero que preguntaban al momento de su llegada era: “¿Dónde está el gerente?”. En ninguna visita faltó la presencia de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). De hecho, los empleados denuncian que había más policías que supervisores de la Sundde. El presunto delito de los gerentes: boicot; es decir, son  culpables por los anaqueles sin mercancía.

A las 9:30 de la mañana 11 funcionarios de la Sundde junto a 30 PNB aparecieron en el Central Madeirense de Bello Campo en el municipio Chacao en búsqueda del gerente, Idegal Godoy, quien tiene siete años ocupando el cargo.

No dijeron nada, llegaron, el jefe estaba en uno de los pasillos del mercado, fueron directamente hacia él. Hablaron unos segundos y luego se fueron. No hemos sabido más nada”, dice Olimpia Morillo, empleada del lugar.

En todas las inspecciones los efectivos contaban con cámaras y retrataban los anaqueles. Leonardo Nieves, auxiliar de la sucursal del Madeirense de Bello Campo, asevera que, en sus 27 años de trabajo, jamás había visto tantos policías con inspectores de la Sundde y mucho menos que llevaran cámaras. Desde la oficina principal del automercado le reportaron que lo último que supieron de Godoy es que se encontraba detenido en Nuevo Circo.

“La única información que manejamos es que se están realizando operativos y que a todos los gerentes se los están llevando presos”, agregó.

En el Central Madeirense de Prado de María, en el municipio Libertador, la primera visita de inspección fue ejecutada por tres fiscales a las 8:30 de la mañana, quienes, al parecer, solo caminaron y observaron el espacio. A la hora y media arribaron tres intendentes de la Sundde junto a seis PNB. Se repite la pregunta: “¿Dónde está el gerente?”. El de este lugar se llama Arturo Ángel, tiene tres años trabajando en ese puesto y fue obligado por los funcionarios a mostrar el depósito del automercado, así como las cavas. Fue detenido sin orden de captura y acusado por violar el artículo 53 de la Ley Orgánica de Precios Justos, en el que que se define como boicot «a quienes conjunta o separadamente desarrollen o lleven a cabo acciones, o incurran en omisiones que impidan de manera directa o indirecta la producción, fabricación, importación, transporte, distribución y comercialización de bienes, así como la prestación de servicios”.

El subgerente de este lugar, Lorenzo Triviño, sostiene que lo ocurrido fue un atropello, no solo al gerente sino también a todos los empleados y al mismo dueño de la cadena de supermercados. “Llegaron de forma irrespetuosa y nos hablaron mal a todos los que estábamos allí. No existe la decencia en su vocabulario”, comentó. Igualmente, considera absurda la razón por la que acusan a Ángel.

Tenemos todos los papeles en orden. Pareciera que no entendieran el país en el que vivimos. Se empeñaron en que les diéramos las órdenes de compra y se las dimos. Allí se demuestra que hemos solicitado diferentes productos a varias empresas y distribuidores. Carne, pasta, mayonesa, salsas, todo. No es nuestra culpa que no haya producción y los productos no lleguen. Nos critican de que los anaqueles están vacíos, pero todo lo que nos llega lo colocamos a la venta de inmediato y la gente lo compra. Muchas veces las personas compran productos que no están regulados», explicó.

El mismo artículo 53 indica que “quienes formen parte de un boicot serán sancionados con prisión de 12 a 15 años. Así mismo, serán sancionados con la ocupación temporal del establecimiento hasta por 180 días. Prorrogables por una sola vez”.

Triviño desconoce el lugar en el que se encuentra el gerente. Igualmente, denunció que a primera hora intendentes de la Sundde y PNB llegaron a la sucursal del Central Madeirense en La Concordia y también detuvieron al gerente de ese local, Pedro Barrera. Lamenta que personas inocentes tengan que “pasar el mal rato y pagar los platos rotos” de asuntos que no dependen de ellos.

Mientras, Junior Guerrero, gerente del Central Madeirense de Chacaíto, municipio Chacao, también fue detenido por funcionarios de la Sundde y PNB. El hecho generó revuelo en el automercado y los mismos empleados y hasta clientes intentaron impedir el arresto. Inmediatamente fueron dispersados y el presunto acusado, también por la violación del artículo 53, fue montado en una de las siete motos de los policías y los superiores del automercado no saben a dónde lo trasladaron.

Al que tienen que meter preso es a Maduro. Ya basta. Nosotros hacemos nuestro trabajo de la mejor forma que podemos. Tenemos años en esto. La culpa de anaqueles vacíos es de Maduro, de más nadie”, comentó una empleada que prefirió resguardar su identidad.

Otros comercios afectados

Lee también
La cifra de trabajadores de la salud muertos por la COVID-19 asciende a 36

En el recorrido que realizó Crónica.Uno se identificó que dos automercados Excelsior Gama también fueron inspeccionados por funcionarios de la Sundde en compañía de la PNB. Además, en ambos había ocho efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuatro en cada uno. 

A horas del mediodía, intendentes de la Superintendencia continuaban evaluando las facturas del Excelsior Gama de Santa Eduvigis, municipio Sucre. El gerente, quien decidió resguardar su nombre, indicó que no lo habían amenazado. Nuevamente, los funcionarios grabaron videos y tomaron fotografías con varias cámaras.

Mientras, en el Excelsior Gama de Los Palos Grandes, municipio Chacao, los trabajadores estaban atemorizados al momento de brindar declaraciones. «No podemos hablar», decían. Dos efectivos de la GNB que estaban en la puerta del lugar, Darwin Sabaneta y Carlos Hernádez, manifestaron que recibieron órdenes superiores para brindar seguridad y resguardo en las afueras del mercado. Desconocen si el gerente fue detenido. No obstante, Jonathan Jiménez, encargado de la limpieza y mantenimiento del supermercado aseveró que el gerente de este espacio, Jesús Yoto, fue apresado.

Todo el mundo lo vio, pero tienen miedo. La cosa fue medio fea. ‘Los anaqueles están vacíos’. Era lo único que gritaban los policías”, expresó.

Fotos: Luis Morillo


Participa en la conversación