Disputa por galpón en territorio indígena mantiene tensión en Sifontes

troncal 10

Autoridades indígenas de Sifontes fueron agredidas por un grupo irregular armado. En respuesta, las comunidades cerraron la troncal 10 de Bolívar y exigen al Estado acciones contra estos llamados sindicatos.

Puerto Ordaz. Hasta el pasado jueves, 13 de enero, continuaba el cierre de la troncal 10, vía que comunica a los municipios del sur de Bolívar. La tranca es consecuencia de una disputa por un galpón que tenía alrededor de 30 años abandonado. Las comunidades indígenas de Sifontes, en el sector Las Claritas, se propusieron ocuparlo y recuperarlo como centro de acopio. Sin embargo, un grupo irregular armado que opera en la zona también busca apoderarse de esta instalación.

Un habitante indígena denunció que los mal llamados sindicatos usan a «consejos comunales que están bajo el poder de ellos, para invadir ese galpón. Están mandando a la gente a salir de sus casas para ir a la tranca y que agredan a los indígenas». El cierre de la Troncal 10 ocurrió luego de que integrantes del grupo armado agredieron a un capitán indígena.

Las comunidades indígenas Sororopan, Inaway, San Miguel, Araima Tepui y Hiboshirima, difundieron un comunicado en el que exigen a las autoridades del Estado y Gobierno nacional, ser garantes de la paz en sus territorios, perturbados por grupos armados que controlan ilegalmente la minería en espacios indígenas.

En el comunicado también solicitan que conjuntamente con las comunidades indígenas, corporaciones de inversión y empresas de producción, el Estado venezolano asuma el control de las actividades mineras en la zona y el desmantelamiento de estos grupos irregulares.

Cierre total

A través de un video difundido en redes sociales, desde la conocida «piedra del elefante», un turista que regresaba a Puerto Ordaz reportó que por enfrentamientos en las comunidades no dejaban pasar a ninguna persona.

El cierre de la vía está a la altura del kilómetro 72 y el 88, precisó otra fuente. Según el Comando de Zona 62, al lugar acudirá una tropa de 200 militares para atender lo que ocurre en Las Claritas, una zona dominada por los sindicatos mineros.


Participa en la conversación