La COVID-19 ronda y mina todos los espacios. Pero tras el anuncio del gobernante Nicolás Maduro de ir a una flexibilización total, la relajación de las medidas de prevención no tardó en llegar. Ni siquiera en el Metro de Caracas hay controles para el ingreso, los pasajeros viajan sin tapabocas y apretujados. Igual sucede en el ferrocarril y en el sistema de transporte superficial.

Caracas. Durante los primeros 15 días del mes de diciembre, la Comisión Presidencial para atender la COVID-19 ha notificado 6069 casos en todo el país, y de esos, 1084 están en el Distrito Capital, la entidad con más contagios, lo cual representa 17,68 % del total nacional. Y aunque la tasa no es alta, igual es significativa, debido a que es en la capital donde se concentra mayor movimiento comercial, de transporte público y entidades gubernamentales, lo que propicia la circulación del virus.

Desde que inicio la pandemia, en el Distrito Capital se han registrado 21.955 contagios —del total de 108.480 casos— muy por encima de Zulia (9242), donde hubo un brote importante a mediados de la pandemia.

En marzo, cuando se conocieron los dos primeros casos, en Distrito Capital se contabilizaron 32. Con el paso de los meses, los números fueron los siguientes:

  • Abril: 9 (frente a 98 que se contagiaron en Nueva Esparta),
  • Mayo: 59.
  • Junio: 203.
  • Julio: 3687.
  • Agosto: 8471.
  • Septiembre: 5535.
  • Octubre: 1980.
  • Noviembre: 1230.
  • Diciembre: en los primero 15 días del último mes del año hay 1084 enfermos por el virus, justo en días de flexibilización.

Patrón que se refleja en el ámbito nacional, pues durante los primeros 15 días del mes de noviembre en todo el país se contabilizaron 4997 casos, 1072 menos que los notificados por la Comisión Presidencial para la COVID-19 durante estas dos últimas semanas.

Lee también
Aumentan casos de COVID-19 en La Guaira y 25 enfermeras han renunciado en lo que va de año

La COVID-19 ronda y mina todos los espacios. Pero tras el anuncio del gobernante Nicolás Maduro de ir a una flexibilización total, la relajación de las medidas de prevención no tardó en llegar.

Ni siquiera en el Metro de Caracas hay controles para el ingreso, los pasajeros viajan sin tapabocas y apretujados. Igual sucede en el ferrocarril y en el sistema de transporte superficial. Tampoco los funcionarios de seguridad cumplen con las medidas de bioseguridad.

En el caso del Buscaracas se ha triplicado, según los trabajadores del sistema, la demanda de usuarios, por el costo del pasaje urbano que está entre 100.000 y 150.000 bolívares. Tanto es así que ni se respetan los espacios entre un puesto y otro.

La ciudad se ve como un hervidero de gente caminando por los bulevares cercanos a las zonas comerciales.  Niños, personas de tercera edad, embarazadas, todos andan por las calles burlando la presencia del virus, que en lo que va de año ha cobrado la vida de 965 personas.

De los 965 fallecimientos en todo el período, 95 se reportaron en el Distrito Capital, 93 en Miranda, 51 en Aragua, 34 en Carabobo, 121 en Zulia, 118 en Táchira, 88 en Apure, 80 en Mérida, 47 en Sucre y 21 en Nueva Esparta.

Ya no hay controles de prevención en las zonas populares. Las canchas están siempre ocupadas con grupos de muchachos, y las escuelas deportivas retomaron sus horarios habituales.

Y, a diferencia de los países europeos, donde la tasa de incidencia fue en las personas mayores, en Venezuela el comportamiento del virus ha sido diferente, pues está atacando a la población entre 20-29 años (26.311 casos); 20-39 años (23.942 contagios). Suman en esos dos grupos 50.253 enfermos, del total contabilizado hasta el 15 de diciembre de 108.480 casos. De hecho, entre la población de la tercera edad (del grupo 60-69 años) el Gobierno en estos 10 meses de pandemia ha reportado 9718 contagios.

Lee también
Proceso de inmunización con Sputnik V comenzó con dudas y exigencias en las regiones 

A finales de octubre arribaron a Venezuela 340.000 pruebas para el diagnóstico por detección de antígenos y 35 equipos lectores, gestionados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), con el objetivo de llevar el diagnóstico confirmatorio de la COVID-19 a todos los estados del país y mejorar los tiempos en los que se obtienen los resultados. Pero, de acuerdo con los mismos reportes de la Comisión Presidencial, el número de pruebas viene en descenso.

De hecho, las realizadas en estos primeros 15 días del último mes del año no superan los 31.000 diagnósticos, la cantidad más baja desde que se detectó el primer caso el 13 de marzo pasado, cuando se aplicaron 104.546 pruebas.

Elaboración de gráficos Mabel Sarmiento | Fuente: Reporte diario de los voceros de la Comisión Presidencial, data levantada por el Cendes-UCV.


Participa en la conversación