El Brígido recuperó su grama pero está aún lejos de mostrar su mejor cara

brígido

El coso de El Paraíso cumplió este jueves tres años desde que albergó su último partido oficial y se decretó su cierre para recuperarlo. El verdor de su nuevo césped da esperanzas de que en un futuro pueda volver a funcionar en su máximo esplendor.

Caracas. Hace exactamente tres años, el Caracas FC y Metropolitanos disputaron el último partido oficial en un estadio Brígido Iriarte lleno de huecos, seco y con poco verdor en el rectángulo de juego.

Después de ese encuentro, Mindeporte y la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) optaron por inhabilitar el coso de El Paraíso para recuperarlo en varias etapas y la idea inicial era retomar los choques en el Brígido antes de que finalizara 2018. Se realizó una altimetría y los equipos que oficiaban de local en el escenario caraqueño tuvieron que buscar sedes alternas, pero el balón no ha vuelto a rodar… al menos en competencias oficiales.

La buena noticia es que el césped del segundo estadio más importante de la capital ya no muestra los huecos de hace tres años que produjeron lesiones graves a los futbolistas Andrés Ponce, Duglar Angarita y José Iré Sojo, entre otras víctimas.

De hecho, el pasado fin de semana Atlético Venezuela y Deportivo La Guaira jugaron un amistoso en la nueva grama e incluso la Vinotinto, con el seleccionador José Peseiro al frente, pudo entrenar en el recinto de la avenida Páez. El Brígido tiene previsto retomar los choques oficiales la próxima temporada del fútbol venezolano que está pautada para arrancar el mes que viene.

Lo negativo es que, pese a los esfuerzos de los equipos Atlético Venezuela y Deportivo Petare por recuperar el escenario, el rostro del Brígido Iriarte sigue siendo de deterioro en otras áreas, más allá de las buenas intenciones de los nuevos administradores de la instalación, que fue inaugurada en 1983.

Lee también
Estudiantes de Mérida FC: un equipo de fútbol con una ciudad por dentro
Cierre técnico en octubre de 2019

Luego de muchas idas y vueltas, el cierre técnico del estadio Brígido Iriarte se oficializó el 15 de octubre de 2019 después de que los equipos que obtuvieron un comodato del IND y se asociaron para refaccionarlo –Atlético y Petare– acordaron con las autoridades de la Federación Venezolana de Atletismo y con Mindeporte el inicio de las obras por etapas.

El 27 de noviembre de ese año, el hoy presidente del IND y viceministro del Deporte, Juan Carlos Amarante, visitó el recinto para una inspección de los trabajos junto con el presidente del Venezuela, Rubén Villavicencio, y anunció las gestiones con China para la adquisición de una nueva pista de tartán para el deporte de pista y campo.

El año pasado, la pandemia llegó y los trabajos se paralizaron en marzo para luego reanudarse en junio. En septiembre se sembró el nuevo gramado y hasta el presente se le hace mantenimiento con cortes periódicos.

Las primeras refacciones incluyeron la sustitución completa del gramado, la instalación de un nuevo sistema de drenaje y la reactivación del pozo profundo del escenario.

Tartán vencido y deterioro de otras áreas

La pista de tartán –que ya casi es puro asfalto de lo gastada que está– es la principal postal de deterioro que exhibe la instalación deportiva, que lleva el nombre de una destacada figura del atletismo venezolano.

Precisamente, el pasado fin de semana, Feveatletismo lanzó un comunicado por la suspensión del Campeonato Nacional de Especialidades, una cita que bien pudo realizarse en el Brígido si su estado fuera óptimo.

Lee también
"El jugador se cansa": Futbolistas criollos emigran sin importar el destino

“Ninguno de los escenarios alternos que se consideraron estuvieron disponibles, pero el hogar del atletismo venezolanos es el estadio Brígido Iriarte. Ya en dos oportunidades Nicolás Maduro aprobó los recursos para la instalación de la nueva pista sintética (2016 y 2017 después de los dos títulos mundiales de Yulimar Rojas) y ninguna de las dos partidas se ejecutaron para tal fin”, lamentó el ente federativo en nombre de su presidente, Wilfredys León, las 24 asociaciones y los 650 deportistas que se perdieron una competencia importante.

Brígido
La grama del Brígido está verde y luce bien cuidada, pero la pista de tartán está muy dañada y es el área visiblemente más gastada. Foto: Prensa AV

Pero, si bien la pista es la zona visiblemente más estropeada, dista de ser la única. El gimnasio Rafael “Pontoño” Oronó que funciona en las zonas bajas del recinto y ha sido cuna de múltiples campeones mundiales, como Johan Pérez, Roger Gutiérrez y Mayerlin “Monita” Rivas, presenta un estado “espantoso”, según un púgil que pidió no ser identificado.

“Yo entrenaba en el gimnasio de boxeo y hacía mi preparación física en la pista, pero, la verdad, no pude seguir yendo porque estaba espantoso. Tuve que irme a entrenar al gimnasio vertical de Quinta Crespo, que está en excelente estado”, señaló el boxeador.

Los camerinos, baños, casetas de transmisión y las mejoras en la iluminación también son tareas pendientes en el Brígido, aunque al menos están previstas en la primera etapa de la recuperación, según comentó Villavicencio en varias entrevistas recientes. El dirigente no respondió un mensaje para participar en el presente trabajo.

Lea también

Troneras del Brígido Iriarte son una guillotina para futbolistas


Participa en la conversación