El Estado no ha cooperado para que la CIDH constate situación en calabozos 

en calabozos

Una Ventana a la Libertad solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que haga seguimiento a la crisis de los centros de detención preventiva en Venezuela, donde hay aproximadamente 19.028 detenidos, aunque tienen capacidad total para albergar a 3734 personas.

Caracas. Joel Hernández, comisionado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), expresó su preocupación por las denuncias de la crisis en los calabozos del país, luego de que Carlos Nieto Palma, coordinador de Una Ventana a la Libertad, expusiera la situación de los presos. 

Este martes 12 de noviembre, como parte del 174 período de sesiones, Nieto Palma denunció que los centros de detención preventiva son espacios para albergar a detenidos por un lapso máximo de 48 horas, pero que se han convertido en cárceles paralelas.

De acuerdo con la nota de prensa de la ONG, el comisionado de la CIDH, Joel Hernández, dijo que en todo momento han tenido el interés de visitar Venezuela para constatar las presuntas violaciones de los derechos humanos, pero no les han dado las garantías de seguridad ni la cooperación para este trabajo. 

Queremos pedir a la CIDH que muestre atención a la situación que se vive en los centros de detención preventiva, se han convertido en cárceles donde ocurren violaciones masivas de los derechos humanos. Es importante que insistan en la realización de visitas para constatar la situación, dijo Nieto Palma durante la audiencia. 

Lee también
Denuncian cobro de “vacuna” a familiares de reclusos en calabozos de la PNB en Boleíta

Agregó que Venezuela tiene dos sistemas penitenciarios, el que depende del Ministerio para el Servicio Penitenciario y el segundo, paralelo, en 500 centros de detención preventiva donde hay aproximadamente 65.000 detenidos.

Los centros de detención preventiva dependen de las policías estatales, municipales y la nacional, además de la policía científica y los componentes de la Fuerza Armada y la Guardia Nacional. 

La situación es muy grave en ambos sistemas penitenciarios. Pero realmente en los centros de detención preventiva la situación es mucho más grave, pues en estos espacios no hay infraestructura carcelaria ni planes de reinserción para la población penitenciaria

Una Ventana a la Libertad monitorea 203 calabozos en 15 estados del país y según sus investigaciones el hacinamiento, de 509,58 %, es uno de los principales problemas. La capacidad de estos recintos policiales es para albergar a 3734 personas, pero hay aproximadamente 19.028 detenidos

Según la organización, en Venezuela hay aproximadamente 110.000 personas en cárceles, de las cuales 8000 son mujeres. 45 cárceles dependen del Ministerio para el Servicio Penitenciario.


Participa en la conversación