A medida que pasan los días con un nuevo esquema de expendio de gasolina que establece un litro subsidiado en Bs. 5000 y otro de venta libre en $0,50, la posición de las bombas privadas se vuelve más compleja, no solo por la amenaza de ser desalojadas, sino también porque se quedaron desiertas.

Caracas. Desde el fin de semana sobre varias estaciones de servicio dolarizadas pesa una orden de desalojo forzado. El plazo de 72 horas para abandonar el que fue su lugar de trabajo por décadas venció el 30 de junio. En la de Parque Cristal un vehículo recogía estantes y en una de Chuao el encargado había embalado mientras esperaba que se produjera la medida.

La estación de servicio La Estancia, ubicada en Chuao, es una de las que recibió notificación de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) para que desocuparan en 72 horas. El lugar es manejado por una familia desde el año 1962. El hijo del propietario contó que su padre llegó allí como operador de bomba y en 1991 obtuvo la concesión.

En la mañana los encargados de esa gasolinera habían recogido sus pertenencias. Explicaron que la bomba trabajó en horario de 24 horas cuando las autoridades así lo ordenaron. “Es falso ese argumento de que nos están botando por negarnos a trabajar 24 horas, porque nosotros lo cumplimos”, aseguró el propietario, que prefirió reservar su nombre.

Este martes 30 de junio la gasolinera La Estancia seguía despachando combustible, sin embargo, los dueños se mantenían con la incertidumbre de cuándo se produciría el desalojo. “Estamos en el aire. Hasta ahora no ha habido ningún tipo de contacto”, dijeron.

Lee también
Pdvsa cerró con una producción de gasolina de 51.000 barriles diarios en un año de profunda escasez
estaciones de servicio
Entre los empleados el propietario de la bomba La Estancia – Foto: Cortesía entrevistados

El ultimátum de Pdvsa llegó el fin de semana a unas diez estaciones privadas en Caracas. La situación comenzó hace semanas en el interior del país, con la toma de una bomba en el estado Sucre. Otras 14 gasolineras del estado Carabobo también entran en el grupo.

A medida que pasan los días con un nuevo esquema de expendio de gasolina que establece un litro subsidiado en Bs. 5000 y otro de venta libre en $0,50, la posición de las bombas privadas se vuelve más compleja, no solo por la amenaza de ser desalojadas, sino también por la caída de las ventas. Las estaciones premium están desiertas, ya no hay colas como los primeros días en que los usuarios estaban sedientos luego de meses de escasez.

La imagen de bombas dolarizadas desoladas no es ajena, pues la nación está en recesión económica desde hace siete años y la población se ha empobrecido. Un informe del Programa Mundial de Alimentos, publicado en febrero de este año, revela que 65 % de los hogares venezolanos no es capaz de comprar artículos esenciales de higiene, ropa y calzado. Los pocos ingresos son destinados en su mayoría para costear alimentos o medicinas.

En una gasolinera de Los Palos Grandes el encargado relató que en los primeros cinco días del nuevo plan vendieron bastante, pero de allí en adelante empezó el declive. Apenas piden una gandola a la semana y a veces incluso los tanques se les quedan llenos. Una de las razones, afirmó, es que la gente busca gasolina más barata, en este caso la subsidiada.

Lee también
Caña para producir 160.000 toneladas de azúcar podría no llegar a los centrales por falta de diésel

La estación de servicio de Parque Cristal este martes ya había cambiado de dueño. El nuevo propietario indicó que trabaja con Pdvsa y que por esa razón la estatal le otorgó el contrato. Además, agregó que esa bomba seguiría teniendo la figura de “privada”.

Algunos gremios se han manifestado en rechazo a estas medidas. Acegas Carabobo expresó el 28 de junio que los trabajadores eran sacados como si hubiesen cometido algún delito. “Hoy nos damos cuenta, con pesar y preocupación, de que remamos solos. Confiamos en un porvenir que no íbamos a disfrutar. Empresarios gasolineros de tradición terminaron perdiendo sus negocios, sin ninguna compensación”, se lee en el texto. Acegas exhortó a las autoridades a revaluar la decisión.

Solo algunas estaciones privadas recibieron la notificación. Por ejemplo, las estaciones de Las Mercedes y otra en la avenida Principal de Chuao seguían operando con normalidad, y se cuentan entre las que no recibieron el comunicado.

En promedio, las gasolineras privadas –solo combustible dolarizado– venden entre 1000 y 2000 litros de gasolina al día, según contaron bomberos de varias estaciones de servicio consultadas. Aseguraron que el volumen disminuyó en las últimas semanas.

En las estaciones que expenden gasolina subsidiada el panorama es otro. No tienen las colas que se formaban a principio de mes, pero sí más afluencia que las dolarizadas. Por ejemplo, en la de la Universidad Bolivariana y la de la UCV había carros que esperaban para surtir.

En la estación de servicio La Estancia, una de las que esperaba esta mañana por el desalojo, trabajan unas 20 personas, que este martes estaban a la expectativa. El propietario contó que no perdían la esperanza de quedarse, pero a sabiendas de que eso era poco probable.

Lee también
Trabajadores de Pdvsa Punta de Mata se quedan sin transporte 

A finales de mayo el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, anunció que 200 estaciones estarían en manos de privados para vender combustible premium –dolarizado–. Desde entonces, el manejo de esas bombas es opaco y los desalojos de los antiguos propietarios van en aumento. Hasta ahora las notificaciones han llegado por escrito y ningún vocero oficial se ha manifestado al respecto.


Participa en la conversación