Muchos trabajadores que asistían a la unidad de diálisis antes de fin de año no regresaron estos primeros días de enero debido al bajo salario que reciben, que no supera los 800.000 bolívares quincenales. Familiares de los enfermos insisten en que cada día son más comunes las renuncias masivas de empleados.

Caracas. Es doloroso saber que las personas se están muriendo por mala gerencia y falta de insumos, denunció Karen Vegas, familiar de un paciente renal de la Unidad de Diálisis Juan Pablo II luego de una manifestación en la avenida Nueva Granada del municipio Libertador de Caracas para llamar la atención de las autoridades.

A las 7:10 a. m. los familiares de pacientes renales trancaron la avenida, justo frente a la estación Inces del Bus Caracas, con bancos de la sala de espera, camillas e incluso con los pacientes en sillas de ruedas. Pocos minutos después se acercaron funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que trataron de conversar con los manifestantes para que abandonaran la calle.

Desde octubre de 2020 los familiares de pacientes renales están denunciando que la planta de ósmosis tiene fallas que ponen en riesgo a sus seres queridos. Según les informaron a varios familiares luego de la protesta, por fin le estarían haciendo mantenimiento, algo que estimaron como una respuesta rápida para disolver la manifestación.

Lisbeth Infante, familiar de una joven de 20 años que es paciente de este centro de salud, comentó que otro de los problemas que enfrentan es la pérdida de personal, pues solo están trabajando cinco enfermeros y en los últimos días del año pasado no había médicos en la unidad de diálisis.

El martes, por ejemplo, comenzaron a trabajar a partir del mediodía. Siempre hay pocos enfermeros en la mañana, detalló Infante.

Muchos trabajadores que asistían a la unidad de diálisis antes de fin de año no regresaron estos primeros días de enero debido al bajo salario que reciben, que no supera los 800.000 bolívares quincenales. Los familiares de los enfermos insisten en que cada día son más comunes las renuncias masivas de los empleados.

Lee también
El 2020 se tradujo en fatales consecuencias para los trabajadores de Inparques tras violaciones de sus DD. HH.

En la Unidad de Diálisis Juan Pablo II pueden estar muchos días consecutivos sin agua, como el resto de la comunidad. Infante detalló que vive cerca del centro de salud y por lo general pasan toda una semana sin el servicio, la ponen los sábados y la vuelven a quitar el domingo. Además, calculan que 25 máquinas de diálisis están fuera de funcionamiento.

Vegas resaltó que los familiares han hecho incontables denuncias que han quedado bajo el seguimiento de la directiva de la empresa Dialysis Care, pero no les dan respuesta y aseguran que el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) es el único encargado de dotar de insumos a la institución y velar por la operatividad de las máquinas.

Al menos 140 pacientes de todas las edades están afectados por la situación. A los familiares les preocupa que cada vez ven a más personas descompensadas que no aguantan más días sin recibir la diálisis.

En un paneo por las unidades de diálisis del país para finales de 2020, se determinó que los pacientes del Universitario de Maracaibo, en el Zulia, no reciben diálisis por falta de personal. En Lara hay cerca de 900 enfermos que no pueden llegar a los centros de tratamiento con frecuencia por la escasez de gasolina, y en la Unidad de Diálisis de Valencia es constante la falta de agua para poder aplicar los procedimientos.

diálisis
Foto: Cortesía familiares


Participa en la conversación