Familiares denuncian que Hospital de Cumaná se quedó sin oxígeno y fallecieron ocho pacientes en UCI COVID-19

Tras las denuncias de los familiares, el oxígeno fue restituido entre las 9:00 y las 10:00 de la mañana de este viernes 23 de julio. Esta irregularidad dejó a los pacientes sin oxígeno por un lapso de cinco horas, y provocó hipoxia en algunos hospitalizados. Trabajadores revelaron que a las cuatro muertes registradas en la unidad de cuidados intensivos se suman aproximadamente otras 10 por causas asociadas al coronavirus. Pero las autoridades reconocen ocho.

Cumaná. Este viernes 23 de julio la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá (Huapa) de Cumaná amaneció sin oxígeno medicinal.

De acuerdo con trabajadores de este centro de salud, la falla en el suministro de oxígeno medicinal de la UCI COVID-19 del Huapa fue reportada desde el jueves 22 de julio y no fue atendida por la autoridades administrativas de este centro hospitalario.

Así, la UCI COVID-19, triaje respiratorio y la emergencia pediátrica se quedaron sin oxígeno medicinal, y desde las tres de la madrugada de este viernes 23 de julio la sala de cuidados intensivos de adultos quedó seriamente comprometida.

Las autoridades del centro de salud, como su directora, María Lezama, reconoció que cuatro fallecieron en la unidad de UCI COVID  y cuatro en triaje respiratorio, pero afirmó que no se debió a una falta total de oxígeno sino a » a una insuficiencia».

Parientes de los pacientes informaron que cuatro hospitalizados fallecieron en la unidad de cuidados intensivos por la falta de oxígeno, sin embargo, en el centro de salud al principio justificaron los decesos “por complicaciones asociadas a COVID-19”.

Tras las denuncias de los familiares de algunos pacientes, el oxígeno fue restituido en el Huapa entre las nueve y las diez de la mañana de este viernes 23 de julio.

Esta irregularidad dejó sin oxígeno a los pacientes recluidos en las emergencias del hospital por un lapso prolongado de cinco horas”, alertaron los familiares.

Se conoció que algunos hospitalizados sobrevivieron porque sus parientes pudieron trasladar bombonas de oxígeno particulares; mientras otros, lamentablemente, presentaron cuadros de hipoxia prolongada, sin que hasta ahora se conozcan las secuelas en sus organismos de la deficiencia de oxígeno en la sangre.

Algunos funcionarios del referido hospital revelaron que, presuntamente, a la cifra de fallecidos en la UCI COVID-19 se suman aproximadamente otras 10 muertes por causas asociadas al coronavirus.

Falla administrativa

De acuerdo con testimonios de algunos funcionarios y personal del hospital, “la escasez de oxígeno en este centro se viene padeciendo desde hace algún tiempo, lo cual ha repercutido en la atención adecuada a los pacientes”.

Aquí en el Huapa, ante esta emergencia, se les ha tenido que quitar el oxígeno a los pacientes en triaje respiratorio para garantizarlo a los pacientes recluidos en la UCI COVID-19”, agregó otro trabajador.

Trascendió que esta insuficiencia de oxígeno presuntamente se presenta por disconformidad del proveedor del gas, con quien el gobierno regional de Edwin Rojas mantiene una deuda acumulada desde el 2020.

Trabajadores del hospital advirtieron que los constantes cambios en la directiva del centro de salud, al parecer por razones políticas, han puesto en jaque el funcionamiento del Huapa. “No es posible que tengan que esperar a quedarse sin oxígeno para estar dando estas carreras”, dijo la fuente.

La fuente advirtió que por años Gases Cumaná (Gascum) fue el proveedor de oxígeno del Hospital de Cumaná. Ahora la dirección del ejecutivo regional dispuso que el nuevo distribuidor es la empresa Primet, a la que hoy obligatoriamente tuvieron que abonar parte de la deuda para garantizar el suministro de oxígeno.

Falta de personal médico

Familiares, enfermos y los mismos trabajadores del hospital claman por la presencia de personal médico especializado para la atención de esta emergencia sanitaria compleja.

Es la dramática realidad que se vive en todo el país”, dijo una enfermera.

La fuente describió con mucho pesar el drama que se vivió en el Hospital de Cumaná la madrugada de este viernes 23 de julio.

En la madrugada fue horrible para el personal médico de UCI, todos lloraban viendo a sus pacientes morir y ellos sin poder hacer nada. Estaban desesperados”, lamentó.

En el Huapa los médicos que están prestando servicio en la emergencia no se dan abasto para la atención de los pacientes, agregó la fuente.

“No hay médicos especialistas, no hay enfermeras o son muy pocas las destinadas al área de COVID-19; solo médicos integrales tratan a los pacientes, pero no son suficientes para garantizar la debida y oportuna atención médica que exige un paciente en emergencia”, añadió.

En consulta con especialistas, entre ellos cirujanos y oncólogos, calificaron esta situación de extremadamente grave, porque “una negligencia administrativa estaría poniendo en peligro la vida de pacientes”.

Refirieron que si se agudiza la falta de oxígeno se estaría comprometiendo la actividad cerebral de los pacientes. “La interrupción del suministro de oxígeno por tan solo cinco minutos puede generar la muerte de las células del cerebro. Esta condición resultaría en la hipoxia cerebral que puede causar rápidamente la muerte o un daño cerebral grave”, advirtieron.


Participa en la conversación