Comerciantes y vecinos de Palo Verde, La Urbina y Petare rechazaron los hechos ocurridos este jueves. Dijeron que se trataban de sujetos aprovechándose de la situación para robar los locales y a sus empleados.

Caracas. Después del saqueo no quedó de otra que arreglar todo lo que destrozaron y empezar de nuevo. “Por lo menos ninguno de los clientes ni empleados resultaron heridos por esas personas que entraron armadas con bates, piedras y tubos”, dijo uno de los dueños de la panadería Duri, en la avenida principal de La Urbina.

Sus caras no escondían la indignación. Recibían llamadas y caminaban de un lado a otro, tratando de arreglar el desastre que habían dejado en su comercio, tras el saqueo de este jueves a las 4:00 pm. “Fue en cuestión de segundos, nosotros escapamos con todos por la parte interna que da a la mezanina del edificio. Teníamos que resguardarnos”.

Uno mecates amarillos adornaron la entrada del comercio, impidiendo el paso, y las rejas blancas permanecieron cerradas. Este viernes no se trabajó. Pero los empleados asistieron y ayudaron a organizar el reguero, cargando mercancía, barriendo y quitando los vidrios del medio.

011-Petare-_MG_1332

Un pequeño grupo de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) los escoltó durante el día, y les recomendaron que no abrieran la otra panadería que tienen en Petare por precaución.

Los encargados, quienes no quisieron identificarse por seguridad, describieron que los saqueadores eran hombres y mujeres, en su mayoría jóvenes, que llegaron corriendo desde Petare. Entraron sin mediar palabras y cargaron con todos los cigarros, tortas y chucherías. Las cajas registradoras, balanzas, computadoras e impresoras las destruyeron.

Lee también
Disturbios en La Vega empezaron por comida y terminaron en una batalla campal

“Casi no se llevaron comida. Todos los jamones, quesos y panes estaban aquí, cargaron con uno que otro, pero lo que más hicieron fue destruir y llevarse cigarros. Una caja registradora la botaron por la calle y lo demás lo destruyeron aquí”, detallaron.

El saqueo pudo ser peor. Pero en cuestiones de segundos aparecieron funcionarios de la GNB y la Policía del Municipio Sucre y detuvieron a siete personas.

008-Petare-_MG_1315

“Los que detuvieron los funcionarios eran chamitos, adolescentes. Tenían unas piedras enormes, bates, tubos, no pude ver si tenían navajas porque todo fue demasiado rápido”.

Además robaron carteras, koalas y celulares a los empleados. “Fue un acto vandálico, lo que hicieron fue cargar con pertenencias y destruir. Hay hambre, sí, pero los saqueos no fueron por eso”.

Calcularon que las pérdidas fueron de al menos seis millones de bolívares. “Nada más en cigarros fue como un millón de bolívares. Se llevaron hasta las tortas y me imagino que con vidrios, porque todo estaba roto y tuvo que caerle a las tortas”.

012-Petare-_MG_1334

Vecinos de Palo Verde aterrados

“Una vecina vio como los motorizados saqueaban un camión que se paró en frente del edificio Guanare. Y también golpearon a unos estudiantes, le quitaron los morrales”, soltó una habitante de Palo Verde, quien pidió no publicar su nombre por seguridad.

Los vecinos denunciaron que estuvieron muy preocupados, la noche de este jueves, después de los saqueos que se registraron en todo el municipio. Incluso en la madrugada del viernes oyeron disparos desde los barrios de Petare. “Esto no parecía por hambre, sino actos vandálicos”.

021-Petare-_MG_1367

Lo mismo opinó una residente de los edificios ubicados en la avenida Francisco de Miranda, a la altura del elevado de Petare. “Desde mi ventana vi cómo se reunían por grupos y buscaban saquear cualquier camión que pasara, fuese de comida o no. Los veía tranquilos pero de repente salían corriendo, tenían un objetivo fijo y no era precisamente alimentarse”.

Lee también
Escasez de comida prendió chispa en Petare

La mayoría de los comercios de la redoma de Petare abrieron este viernes, pocos decidieron no hacerlo. Empleados soltaron a regañadientes que tenían miedo pero debían trabajar.

Un vehículo de la GNB se estacionó en la plaza El Cristo y cerca del Metro estuvo otro grupo, y los vecinos compraban en los buhoneros. El gentío, típico de Petare, estuvo como siempre.

Saqueos con muertes

La tarde de este jueves se registraron saqueos en el municipio Sucre. Fuentes policiales sostuvieron que robaron la mercancía a al menos siete camiones y cuatro locales en Petare; dos camiones y una bodega en Palo Verde y una panadería en La Urbina. Por seguridad cerraron el Unicentro El Marqués y el Líder.

Trascendió que la revuelta la iniciaron los buhoneros de la redoma de Petare aunque la información no fue confirmada por fuentes oficiales. Un oficial de Polisucre fue herido con una bala rasante en el pómulo y José Antonio Tovar, de 21 años, falleció a causa de dos tiros.

IMG_20160609_160730281

Su tía, Aracelis Tovar, contó que el joven estaba este jueves, a la 1:00 pm, frente al Sambilito de Petare instalando un puesto de patacones, cuando uniformados de la GNB y PNB dispararon y él corrió con un sobrino, un amigo.

Agregó que la mamá de la víctima es invidente y se encontraba en el lugar con dos nietos: tuvieron que resguardarlos hasta que pasó el tiroteo. José vivía en el barrio Nazareno de Petare. Sus parientes denunciarán ante la fiscalía y diversas ONG’s.

Lee también
“Almorzamos arroz con aliños porque no tenemos más nada”

En la noche persistió la situación, pues cerraron el paso en la autopista Francisco Fajardo, a la altura de La Urbina, porque estaban disparando desde el barrio hacia el puente 5 de Julio. La GNB, PNB y Polisucre estuvieron en el lugar, con dos ballenas y dos rinocerontes.

El presidente Nicolás Maduro estuvo en cadena de radio y televisión, en horas de la tarde y no se pronunció por los hechos violentos. El alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz, rechazó lo ocurrido.

Desde el día martes iniciaron varias protestas por escasez de alimentos y en descontento con los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap),  en varias partes de la ciudad como Los Cortijos, Coche, El Valle, La California, El Hatillo, Santa Fe, Las Adjuntas y La Vega. Algunas terminaron con saqueos o intentos.

Fotos: Angeliana Escalona/Yohana Marra


Participa en la conversación