El descontento de los que han apoyado la revolución ha llegado al punto de que hay quienes firmarían para sacar al presidente Maduro de Miraflores

Andreina Malavé/Ender Marcano

@AndreinaMalave

Caracas. El legado del comandante Hugo Chávez peligra en manos del presidente Nicolás Maduro. Hasta las personas que se consideran chavistas ya piensan en votar en contra de Maduro en un posible referéndum revocatorio, que puede activarse en el 2016. Horas en colas para comprar pañales o harina están acabando con la paciencia de la gente, que ya piensa que “el hijo de Chávez” no da la talla.

“¿Cuándo es que son las elecciones, el revocatorio? El año que viene es que son”, comentó apenas comenzó a hablar de política Enrique Letilde, conductor de una camionetica en la parroquia La Dolorita de Petare. “Por ahí viene el referéndum a Maduro. Yo sí firmaría para hacer un referéndum a Maduro, pero después no votaría por Capriles”, agregó el entrevistado, quien se confesó chavista desde 1999.

El descontento del pueblo con el Gobierno ha crecido en los últimos meses con las rutinarias colas que se deben hacer para el mercado, que cada día cuesta más.

“El tema de las colas ha sido durísimo. Para yo poder estar satisfecho con Maduro tienen que acabarse las colas, que vayas a la farmacia y tengas tu pastillita para el dolor de cabeza, que a la vuelta la esquina haya harina pan y arroz, que no gastes medio día en un supermercado. Que lo pueda comprar en el barrio, que no tenga que salir a las 5 de la mañana para hacer una cola para comprar harina pan”, dijo Letilde.

Lee también
Parlamento Europeo insta a la UE a reconocer continuidad de Guaidó como presidente interino

Para el conductor de La Dolorita votar en contra de Maduro no sería una traición a Chávez porque el actual presidente “no tiene el corazón que yo pensaba iba a tener”.

La señora Bracina Latam piensa distinto. Desde que el partido de Chávez llegó a Petare ha sido leal, ha votado en cada una de las elecciones y piensa seguir votando “hasta la muerte”. “Ese es el partido que me gusta y estoy con ellos hasta que me muera”, aseguró.

En la cueva

Mitchels Hernández, dirigente de las UBCH del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en La Dolorita, también le lanzó lo suyo a la cúpula gobernante. El joven de 26 años dijo que la dirigencia del partido recibió muchas críticas desde la militancia por la renovación de los poderes públicos que se hizo en diciembre. “Se necesitaba un cambio, gente diferente. Muchos dirán que soy un opositor un infiltrado, pero creo que los poderes no pueden ser perpetuos, tienen que variar”, indicó.


Participa en la conversación