Alzas del dólar complican comercialización de verduras y hortalizas cosechadas en Los Andes

agricultores andinos

El sector agrícola de Los Andes se ve comprometido con las alzas estrepitosas del dólar. Ferieros y comerciantes pagan las cargas en bolívares y a crédito, lo que pulveriza el margen de ganancia de los trabajadores del campo. A la par enfrentan una “competencia” con rubros importados de manera ilegal desde Colombia.

San Cristóbal. Cuesta arriba la tienen no solo los agricultores del Táchira, sino de toda la zona andina, ante la inestabilidad en la cotización del dólar. Aunque para todos es bien sabido que en el país hay una dolarización de facto, los agricultores andinos parecieran ser el eslabón más débil en la comercialización de los productos. Si bien tienen los precios tasados en divisas, la realidad es otra.

Gerson Pabón, presidente de Fedeagro, sostiene que el problema radica en que no hay seguridad jurídica para el productor agrícola. «Ferieros» y comerciantes de verduras prefieren comprar en moneda extranjera productos que son ingresados de contrabando desde Colombia antes que los cultivados en territorio venezolano.

En la Bolsa Agrícola, que se realiza todos los domingos, se hace la comercialización del producto en La Grita, pero resulta que el feriero o el que vende las verduras en el centro del país no lo paga de contado, sino que puede demorar hasta dos meses para pagar esa carga”, destaca.

Advierte que si los pagos se hicieran en pesos colombianos o dólares no habría problema para los agricultores andinos, ya que se trata de monedas fuertes. El detalle es que los compradores pagan con bolívares y dependiendo de la tardanza en honrar las deudas es donde se ve el margen de ganancia o pérdida.

agricultores andinos
Los productores indican que los insumos para los cosechas son pagados en dólares y el pago por sus productos los reciben en bolívares / Foto: Cortesía

Indica Pabón que hace casi dos años se acordó entre productores y comercializadores que el pago se hiciera en moneda extranjera, ya que los insumos para poder sacar adelante la producción son adquiridos y pagados en dólares o pesos, pero la realidad es otra. 

Doble juego

Luego de las pronunciadas alzas de la cotización del dólar, los ferieros, comenta Pabón, decidieron hacerle los pagos a los agricultores andinos en bolívares. 

Reclama que adicionalmente estos compran productos traídos de manera ilegal a territorio venezolano, poniendo en jaque a los productores locales. Sin embargo, el problema no termina allí, pues los productos colombianos sí los pagan de contado y en moneda extranjera, mientras que al agricultor local le pagan cuando les place y en bolívares.

Como no hay un ente que los obligue a comprar la producción nacional, usted ve ahora en la panamericana carga de cebolla, tomate y papa traída de Colombia y esa es la que compran los ferieros. Nadie le fía a ningún feriero. Eso es desleal”, agregó.

Asegura el agricultor gritense que en la región los agroinsumos son traídos desde Colombia, ya que los pocos que se producen en el país no garantizan su efectividad, por lo que prefieren pagar a cualquier precio un veneno, fertilizante o cualquier otro químico que sea efectivo. 

Lamenta que no haya seguridad jurídica en lo que concierne a la actividad agrícola nacional, ya que por todos lados son golpeados no sólo los productores de verduras y hortalizas, sino todos en general, pues hasta la gasolina que hay para ellos debe ser pagada en moneda extranjera. 

Se devalúa

Alfonso Morales, agricultor de la zona de Mérida, afirma también que las cosechas les son pagadas en bolívares. “La papa, la zanahoria, el cebollín, son pagados en bolívares”. 

Explica que tras llevarse las cosechas, los comerciantes las trasladan a los grandes mercados mayoristas del país y después de venderla es que les pagan, por lo que si un saco de zanahoria al cambio costaba cinco dólares al momento de pagarles, con ese mismo dinero si acaso podrán convertirlo a tres dólares, debido a la constante devaluación.

agricultores andinos
Productores indican que enfrentan una «competencia» desleal con rubros importados ilegalmente desde Colombia / Foto: Cortesía

Tras que está barato, recibimos el pago varios días después ya devaluados, menos ganancia tenemos”, indicó.

Lamenta que todo en el país esté dolarizado, pues no solo son los insumos, sino el alimento, la ropa, el calzado y los servicios. “Uno va a comprar una harina y vale un dólar. Ya todo está dolarizado. Somos los únicos que no estamos dolarizados y son días de trabajo y esfuerzo”, dijo.

Lee también
La cifra de contagios confirmados de COVID-19 se eleva a 118.415

Participa en la conversación