Con el retiro del tresañero de intereses venezolanos King Guillermo, la famosa Carrera de las Rosas suma al menos 15 ejemplares que se quedaron en el camino y no estarán en la partida este sábado.

Caracas. Es un Derby atípico. No se corre el primer sábado de mayo, no tendrá público en las tribunas de Churchill Downs, algunas estrellas de la fusta prefirieron no asistir y, por si fuera poco, largará después del Belmont Stakes, el habitual tercer paso de la triple corona estadounidense.

Por si estas “rarezas” fueran pocas, la edición 2020 de la carrera de caballos más famosa del mundo tendrá una particularidad muy amarga para muchos entrenadores, jinetes y propietarios: la masiva deserción de ejemplares que estaban llamados a ser protagonistas en las Rosas.

Al menos 15 tresañeros se quedaron en el camino y no estarán este sábado 5 de septiembre en el aparato de partidas, que se llenará con solamente 16 equinos en lugar de los acostumbrados 20 corceles de la prueba, que celebrará la edición 146 de su historial.

Destacados corredores, como Charlatán, Nadal y Art Collector, no escucharán este sábado la melodía del “My old Kentucky home”, el himno de la famosa Carrera de las Rosas. No obstante, para Venezuela, la ausencia más sentida es la de King Guillermo, el potro de intereses criollos que buscaba emular la hazaña de Cañonero hace 49 años.

“Lamentablemente, no estaremos este sábado en el Kentucky Derby. Una fiebre el miércoles por la tarde nos quitó de este gran sueño, primero es la salud de nuestro King Guillermo, que más temprano que tarde estará listo para demostrar que es uno de los mejores de los Estados Unidos”, explicó el entrenador Juan Carlos Ávila, ganador de siete estadísticas en el hipódromo La Rinconada.

Ávila ideó un riguroso plan de entrenamientos para el hijo de Uncle Mo –que es propiedad del exgrandeliga venezolano Víctor Martínez, y es piloteado por el también nativo Samy Camacho– con la mira puesta en el Derby. Prefirió no correr destacadas selectivas, como el propio Belmont o el Travers Stakes, y se centró en llevar al castaño al tope de su condición con base en ejercicios en las pistas de Gulfstream Park y Churchill Downs.

A la par de la planificación, Ávila y los allegados a King Guillermo hicieron una campaña en redes para involucrar a los hípicos venezolanos y dejar en claro que el vistoso purasangre también representaría a Venezuela, e incluso llegó a “posar” con el pabellón nacional. Un percance lo impidió, pero pronto habrá “revancha”, según el cuidador.

“Más temprano que tarde sabrán por qué teníamos una gran ilusión de ganar la mejor carrera del mundo. Nuestra próxima meta, partiendo de la salud completa del caballo, es el Preakness Stakes, el 3 de octubre en Baltimore”, expresó Ávila.

Con el retiro de King Guillermo, la representación venezolana en el Kentucky Derby se reduce al jockey zuliano Javier Castellano, quien montará por vez número 14 en el gran evento. Castellano guiará a Money Moves, y en teoría tiene escasas opciones de desbancar a Tiz The Law, el favorito unánime en los dos kilómetros de la prueba que arrancará a las 7:00 p. m. y tiene una bolsa de 3 millones de dólares.

Venezuela ya tiene dos látigos inmortales en EE. UU.


Participa en la conversación