La cuarta fue la vencida: Peseiro como Richard Páez

El timonel luso necesitó la misma cantidad de partidos que el merideño para obtener su primera victoria al frente de la Vinotinto.

Caracas. José Peseiro cumplió. El estratega luso aseguró que la Vinotinto mostraría una cara más ofensiva en el duelo en casa contra Chile y así fue. Esa disposición de adelantar un poco al equipo sin tomar demasiados riesgos en la retaguardia ni olvidar la disciplina táctica le sirvió al portugués para igualar al merideño Richard Páez en la cantidad de partidos que ambos necesitaron para sumar la primera victoria en el banquillo venezolano.

Y es que, al igual que el médico traumatólogo, el ex Sporting Lisboa y Porto ganó al cuarto encuentro, precisamente cuando el ruido por la falta de puntos y goles aumentaba los decibeles e incluso los rumores sobre una supuesta intención de abandonar el barco al término de la segunda doble fecha iban en aumento.

Según los números de Soccerdata, Peseiro se convirtió en el séptimo entrenador de Venezuela que logra un lauro en eliminatorias mundialistas tras el propio Páez (11), César Farías (9), Rafael Dudamel (2), Ratomir Dujkovic (1), Walter «Cata» Roque (1) y el argentino José Omar Pastoriza (1).

El nativo de Coruche precisó un choque menos que Dudamel para conseguir los primeros tres puntos en el Premundial y uno más que Walter Roque, quien ganó el primero en clasificatorias apenas al tercer partido.

Contexto complicado

Al igual que a Páez, a Peseiro le tocó debutar con la selección en las eliminatorias. El merideño sustituyó a Pastoriza en el camino a Corea y Japón 2002, pero el portugués tuvo que estrenarse en condiciones todavía más desfavorables por el desconocimiento del contexto, los jugadores, la imposibilidad de entrenar por la pandemia y la crisis institucional y económica de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) que mantiene al sucesor de Dudamel sin cobrar desde hace meses.

La goleada 3-0 contra Colombia aterrizó al estratega, quien sin tiempo de trabajo, intentó cumplir su intención de presentar una selección más ofensiva porque, a su juicio, «Venezuela nunca clasificará a un Mundial sin jugar un poco más al ataque». Al compromiso siguiente, Peseiro optó por equilibrar más al equipo y estuvo cerca de puntuar ante Paraguay.

En el inicio de la segunda doble fecha, el planteamiento contra Brasil fue ultradefensivo y hasta rudimentario. No hubo ninguna posibilidad de marcar un tanto en Sao Paulo, pero según el propio entrenador, la ajustada derrota 1-0 ante la Canarinha sirvió para insuflar confianza en el grupo y buscar la victoria en el estadio Olímpico.

«La derrota en Brasil, aunque fue mala, dio la confianza para desarrollar una mejor ofensiva y hacer el partido que hicimos contra Chile», explicó el también empresario, quien tuvo la lectura adecuada del compromiso del martes al encontrar la fórmula para ser más ofensivo sin que la Vinotinto se regalara en el fondo y también acertó con los cambios que le permitieron al combinado criollo sacudirse el dominio chileno y encontrar el gol de la victoria.

¿Qué se puede esperar de la escuadra de Peseiro en 2021? Probablemente nada muy diferente a lo que se vio en la segunda doble jornada premundialista. Fuera de casa se priorizará la función defensiva con sus momentos para apuntar al arco contrario y de local se dará menos responsabilidad de marca a los futbolistas de corte ofensivo y se adelantarán un poco las líneas.

«Me gustaría ser más ofensivo, pero es lo que tenemos. Cuando tengamos más tiempo de trabajo seremos más agresivos. Hay que dar pasos seguros y con equilibrio, no podemos inventar». Más claro no pudo ser el DT. En marzo le esperan Ecuador y Perú.

Lea también:

Herrera-Machís: la conexión vinotinto que ilusiona de cara a Qatar 2022


Participa en la conversación