Este año la Oficina de Planificación del Sector Universitario planea ubicar de forma individual a 70 % de los bachilleres que optan por un cupo en la universidad y ratifica que las pruebas internas quedaron eliminadas. Algunas universidades decidieron cambiar sus modalidades de ingreso sin admitir que eliminaron las pruebas internas y otras postergan el llamado a las postulaciones de los aspirantes.

Caracas. La Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu) notificó a las universidades cuántos cupos tomará y el panorama es igual al del año pasado cuando adjudicó más de 30 % de las vacantes que le correspondían.

A la Universidad de Carabobo (UC) llegó un oficio del ente en el cual se le notifica a las autoridades que tomará 60 % de sus cupos para asignar a los estudiantes de secundaria que se graduarán este año. Solo respetará las vacantes que otorga cada academia por convenios basados en méritos deportivos, culturales o alianza con sus trabajadores. La prueba interna queda ignorada por la Opsu.

Pablo Aure, secretario de la UC, informó que este año decidieron crear un ingreso por convenio basado en el criterio de “méritos académicos” para lo que se tomaron 40 % de los cupos. La academia prevé que al menos 2000 estudiantes de bachillerato tienen promedio de 19 y 20 en los estados Cojedes, Aragua, Yaracuy, Carabobo y Falcón, por lo que harán una prueba diagnóstica que garantice que solo ingresarán “los mejores de los mejores”.

En años anteriores alrededor de 50.000 bachilleres eran los potenciales aspirantes a ingresar a la UC y la casa de estudio ofertaba 10.000 vacantes para esta población.

La Universidad Central de Venezuela (UCV) ratificó su mecanismo de ingreso, pero sus autoridades mantienen hermetismo para no revelar cuántos jóvenes optan por un cupo en la casa que vence las sombras.

Amalio Belmonte, secretario general de la UCV, informó que esperan asignar por todos los tipos de mecanismos de ingreso y convenios 6247 cupos, que incluye el test en línea que prefiere llamar ahora “ingreso por méritos académicos” y no prueba interna. Estas plazas representan 65 % de lo que se ofertó el año pasado cuando había 9589 vacantes.

Belmonte confirmó que también la Opsu envió un oficio a la UCV para anunciar cuántos cupos tomarán, pero se limitó a decir que al ente ministerial solo le corresponde 2200 cupos, que representa 30 % del total, pero «este año quieren sobrepasarse otra vez». No especificó el porcentaje de exceso.

Lee también
Pacientes con mordeduras de serpiente se debaten entre la vida y la muerte por escasez de suero antiofídico

En la Universidad Simón Bolívar (USB) aún no hacen las pruebas internas ni tienen fecha pautada. En años anteriores el llamado a postularse a optar por un cupo se hacía en el mes de marzo. Cristian Puig, secretario de la USB, explicó que la casa de estudio tiene disponibles 2077 cupos, pero como el ingreso de estudiantes se ha postergado por los paros no han llamado a la realización de pruebas internas. “Aún hay tiempo para pensar qué hacer”, expresó.

El año pasado, cuando ocurrió el denominado “dakaso académico” —en el que la Opsu asignó todos los cupos de las universidades— ya la USB había realizado y admitido a estudiantes por prueba interna. Pese a que solo tenían capacidad para ingresar a 2077 estudiantes inscribieron a 2600 para no excluir a nadie y así garantizar que se respetara la autonomía en mecanismos de ingresos. Este año la USB se encuentran a la expectativa.

La certeza es que la Opsu registró en el Sistema Nacional de Ingreso a 444.814 jóvenes (294.747 estudiantes regulares y 150.067 bachilleres). Repartirán 317.000 plazas en las 30 universidades públicas que hay en el país, es decir, prometen que 70 % de los aspirantes entren a la Educación Superior. El 30 de junio se conocerán los resultados.

Foto: Isayen Herrera


Participa en la conversación