Las panaderías de Caracas cada día hornean menos pan

La escasez de harina y el encarecimiento de otros insumos  han llevado a bajar la producción de estos comercios, en algunos casos hasta entre 75 y 80 % y a hornear solo una vez al día.

Caracas. La escasez de harina de trigo para pan, así como los altos precios de insumos indispensables (manteca, azúcar y margarina) han traído como consecuencia el racionamiento del producto y en algunos casos la desaparición total de algunos tipos de pan como las piñitas, el pan francés, de sándwich, para hamburguesas, de coco o pan de mantequilla, entre otros.

En las panaderías de Caracas y del interior ya no hay variedad. María Luisa Texeira, encargada de una panadería en el centro de Caracas, explicó que de unos 900 sacos de harina que recibía mensualmente de los molinos, ahora apenas le despachan unos 300, “en el mejor de los casos”.

Según señala, (cuando tienen harina) no ha dejado de producir cachitos y uno que otro dulce, pues sin estos ingresos no podrían sobrevivir. Lo que sí es cierto, acota, es que ya no pueden sacar más de 6 bandejas de cada tipo de producto y tampoco variedad de pan.

Pero a los dueños de panadería no solo les afecta la escasez de harina de trigo, sino que la falta de otros insumos les encarece la producción.

Carlos Aponte, encargado de una panadería-pastelería, en Baruta señala que la falta de azúcar los ha llevado a comprarla a precios muy superiores a los autorizados. Comenta que han llegado a pagar hasta 100 mil bolívares por un saco de azúcar (45 kg), cuando su precio de factura es de 6.650. En la mayoría de los casos también deben pagar sobreprecios.

La situación ha llevado a estos establecimientos a incrementar los precios del pan para tratar de compensar los costos. En este momento, un pan campesino cuesta entre 800 y 650 bolívares la unidad, dependiendo de la panadería, los pocos establecimientos que aún venden pan francés lo expenden entre 100 y 200 bolívares la unidad y un pan andino, en una panadería de Valle Abajo, cuesta 2.000 bolívares.

Las canillas, que para los compradores ahora son más pequeñas, pero según los panaderos pesan igual 140 gramos, tienen un precio entre Bs. 300 y Bs. 450.

Los panaderos para tratar de cubrir la mayor cantidad de clientes y venden racionado, pero no pueden evitar las largas colas en las puertas de los establecimientos.

Consumidores compran menos

No solo por la escasez, sino por los nuevos precios, los consumidores adquieren menos pan.

Mientras hacía cola para comprar pan en Candelaria, Carmen Marín cuenta que “hasta hace poco tiempo compraba todos los días una bolsa de pan, un litro de jugo y otro de leche para que mis hijos cenaran o desayunaran. Esa gracia ya no puedo seguir haciéndola, un solo pan cuesta 600 bolívares, leche de litro ya no venden y el jugo es pura agua de azúcar”. Apunta que prefiere cenar arepa porque a la larga le sale más barato.

En Santa Mónica, la realidad de las colas en las panaderías no es diferente a la del resto del país. Allí hace fila Ernesto Martínez, quien señala que antes compraba pan diariamente: “Llevaba 100 bolívares cada día, ahora en un solo día gasto 650 en un pan campesino, por eso en mi casa comemos pan como quien se da un lujo”. Y ni hablar de tomarse un café o desayunar un cachito «eso ya no se puede hacer porque es impagable».

Las dificultades en las panaderías no parece vayan a mejorar en las próximas semanas, pues los molinos siguen produciendo y produciendo harina en mínimas cantidades debido a la escasez de materia prima.

Foto: Cheché Díaz


Participa en la conversación