Los multimillonarios contratos de Alcasa no se cumplieron y hoy la empresa está en ruinas

Alcasa firmó multimillonarios contratos por ventas de aluminio que nunca cumplieron

Casos emblemáticos de contratos en Alcasa son con las empresas Glencore y Noble. Con el convenio China-Venezuela firmaron un punto de cuenta por 403 millones de dólares.

Bolívar. Entre 2009 y 2012 se firmaron en Alcasa una serie de contratos multimillonarios por venta de toneladas de aluminio. En su mayoría fueron fraudulentos, no se cumplieron y hoy la empresa se encuentra en ruinas.

El 26 de noviembre de 2009 se firmó un contrato con Addendum N° 1 del 22 de marzo de 2010, con Palmat C. A. Para entonces, el presidente de Alcasa era Elio Sayago. Palmat envió una comunicación a la estatal luego de ocho meses sin respuesta, tras pasar un año desde el último despacho de aluminio, en agosto de 2010, de Alcasa a Glencore.

En la comunicación, Palmat reclamó que ese último despacho se encontraba en estado muy delicado y no se estaban tomando las previsiones de manejo adecuado.

Además de firmar contrato con Palmat, sin haber cumplido con otros firmados previamente, Alcasa firmó con Chalieco, como parte del convenio China-Venezuela.

Alcasa firmó multimillonarios contratos por ventas de aluminio que nunca cumplieron
Palmat fue una de las empresas a las que Alcasa vendió aluminio y no cumplió. Foto Jhoalys Siverio

De acuerdo con el dirigente sindical de Alcasa, Henry Arias, con Chalieco se gastaron más de 700 millones de dólares en contratos que nunca se dieron. 

«Hoy nada sirve en Alcasa. Ni el laminador Hugo Chávez Frías, ni el de colada continua; el laminador 355 lo desvalijaron, la extrusora la desvalijaron; se llevaron los motores de las líneas 3 y 4 donde están las 354 celdas», denunció.

Contratos fraudulentos

En los archivos de Alcasa también hay un punto de cuenta para recursos por 1.450 millones de bolívares. Otro, firmado en 2010, fue por 403 millones de dólares, para el Proyecto de Rescate de la Soberanía Productiva del Sector Aluminio, del convenio China-Venezuela. Este era para un plazo de tres años. 

Arias denunció que mientras se seguían firmando contratos sin cumplir con compromisos previos, Alcasa ya había firmado con Glencore y Noble, por 144.000 y 160.000 toneladas de aluminio, respectivamente.

Es bueno que existan empresarios que inviertan en nuestras empresas, pero quienes firmaron los contratos deben aclarar cómo es que hay informes que dicen que al momento de pagar los recursos, los números de cuenta de los bancos desde donde harían las transferencias eran diferentes a los que aparecían en los contratos, observó.

Además, después de estas firmas, Alcasa tenía contrato con Sumtex, con 14 pagarés de 1.750 millones de dólares. Lo contratado tampoco se dio y las inversiones se perdieron.

Arias destacó que esos recursos no solo servían para el rescate de CVG Alcasa, sino para todo el sector aluminio.

Mientras estaba vendiendo a Glencore 144.000 toneladas de aluminio, al mismo tiempo Alcasa compró 16.000 toneladas de aluminio y otras 19.000 toneladas más, por aluminio que nunca llegó a Venezuela, pero se compró.

El dirigente sindical pidió un derecho de palabra ante la Asamblea Nacional, para llevar cada uno de los casos fraudulentos en CVG Alcasa y demás empresas del parque industrial de Guayana.


Participa en la conversación