El ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que 500 voluntarios formarán parte de la fase 3 de la vacuna rusa Sputnik V, que consiste en su aplicación a un mayor número de personas a modo de prueba. También resaltó que acordaron con la empresa china Sinovac Biotech la realización en Venezuela de estudios de fase tres de su vacuna.

Caracas. 621 casos de COVID-19 y seis fallecidos, entre ellos dos médicos, fueron confirmados este viernes por Nicolás Maduro en su alocución televisiva, elevando las cifras totales a 38.188 contagios y 317 muertes por la enfermedad.

Maduro señaló que las autoridades sanitarias detectaron 590 contagios de transmisión comunitaria y 31 importados.  Solo especificó que los importados son provenientes de Colombia.

El gobernante hizo alarde de una presunta «leve y significativa tendencia a la baja» en el número de casos comunitarios, luego de varios días con al menos 1000 contagios diarios en todo el país. En total hay 27.306 pacientes recuperados.

Dos médicos fallecidos en Caracas

La cifra de decesos a nivel nacional aumentó a 317, luego de que Maduro confirmara la muerte de seis personas debido a la COVID-19, entre ellas dos médicos: el jefe del servicio de Obstetricia del Materno Infantil de Caricuao (68 años, con enfermedades previas) y un sanitario del hospital Vargas (38 años).

La ONG Médicos Unidos de Venezuela señala que al menos 80 trabajadores de la salud -12 de ellos en Caracas al 19 de agosto- han muerto como consecuencia de la COVID-19 y la falta de equipos de protección en los recintos. La mayoría de ellos no han sido contabilizados en las cifras oficiales, según la organización.

Lee también
Lo más reciente del 20 de octubre de 2020

Las otras cuatro muertes registradas este viernes se produjeron en Caripe (Monagas, mujer de 65 años), El Limón (Aragua, mujer de 86 años), El Marqués (Miranda, mujer de 86 años) y Puerto Ayacucho (Amazonas, jubilado de 66 años con enfermedades de base).

Estudios terapéuticos

En la alocución de Maduro intervinieron autoridades científicas y sanitarias del país para detallar estudios que se están haciendo en cuanto a tratamientos contra la COVID-19, entre ellos el uso del plasma de pacientes recuperados para ser aplicado a personas en estado grave o moderado.

En ese sentido, Gregorio Sánchez -presidente de la empresa estatal Quimbiotec, adscrita al Ministerio de Salud- señaló que el despacho sanitario habilitó la línea telefónica 0800-PLASMA-1 para que las personas recuperadas se ofrezcan a donar su plasma para la generación de anticuerpos que serán aplicados a los pacientes que lo requieran.

Señaló que dicha estrategia ya está siendo aplicada en varios establecimientos de salud públicos y privados de Caracas, así como en el Hospital Universitario de Maracaibo y el Centro Hematológico de Occidente. Sánchez invitó a los bancos de sangre y hospitales del país a «identificar pacientes que puedan donar plasma».

De igual forma, la ministra de Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez, solicitó a Maduro la aprobación de recursos para realizar estudios del sistema celular e inmunológico de pacientes con COVID-19 y dijo que el lunes comenzarán a entregar muestras al Instituto de Inmunología de la UCV para la investigación.

Participación en fase tres de vacuna rusa y una de China

Por su parte, el ministro de Salud de Maduro, Carlos Alvarado, señaló que el Gobierno ha «adelantado conversaciones» con las autoridades rusas para la implementación de la vacuna Sputnik V en Venezuela, una vez sea aprobada, así como la producción conjunta de la misma.

Dijo que 500 voluntarios de Venezuela formarán parte de la fase 3 de esa vacuna, que consiste en la aplicación de la misma en un mayor número de personas, a modo de prueba para verificar su eficacia y el desarrollo de anticuerpos. Respecto a la vacuna que está adelantando la empresa china Sinovac Biotech, Alvarado dijo que acordaron realizar estudios de fase 3 en Venezuela.

A su vez, resaltó que las autoridades venezolanas participaron en una videoconferencia con las cancillerías de Argentina y México, países involucrados en la producción de la vacuna conjunta de AstraZeneca y Oxford, aunque no dio más detalles del encuentro. Señaló que AstraZeneca producía en Venezuela, pero «se fue por miedo al bloqueo».

Lee también
Pruebas de antígeno para la COVID-19 ya están en el país y 10 de los equipos lectores no necesitan electricidad

Participa en la conversación