Los transportistas dicen que no se han beneficiado de los anuncios hechos por el presidente de la República Nicolás Maduro. Denunciaron que en las proveedurías de la Misión Transporte también hay escasez de rubros para el sector automotor.

Mabel Sarmiento Garmendia/@mabelsarmiento

Caracas. Los transportistas de la Gran Caracas descartan, por ahora, el desarrollo de un paro general de manera oficial. “Aunque eso no se ha decido en la base, nos están obligando a parar porque no hay cauchos, no hay baterías, no conseguimos vidrios, la inseguridad y los colectivos nos están matando”.

Así se expresó Hugo Ocando”, presidente del Bloque de Transportistas del Oeste, ante una asamblea de conductores realizada este martes en la sede de la Unión de Conductores del Oeste, UCO, con sede en la parroquia La Vega.

Ocando dijo que, aunque hay condiciones claras como para ejercer una acción de protesta, primero van a quemar los cartuchos que quedan de las negociaciones, y mañana van a entregar en los ministerios de Transporte Terrestre y de Interior y Justicia un documento planteando los puntos álgidos de la crisis del transporte, principalmente la escasez de repuestos que según dijo alcanza 70%.

Tienen previsto llevar cinco unidades por línea para apoyar la entrega del documento.

Indicó que en estos momentos hay más de 15.000 unidades, cerca de 50% de la flota de la Gran Caracas, paralizada precisamente porque le falta alguna pieza.

En la asamblea, en la cual también participó el Comando Intergremial del Transporte y la Unión de Conductores de Libres, Autos y  Por Puestos, destacó que si no hay atención y respuestas a sus peticiones en un plazo de una semana, la base decidirá qué acciones tomar.

Lee también
Para los carabobeños la cuarentena radical no existe porque están obligados a trabajar
wp-1465334166277.jpg
Los transportistas se reunirán el jueves en Aragua

“Ya no damos más. Los insumos no nos están llegando. Nosotros desmentimos lo que dijeron otros choferes la semana pasada quienes señalaron que 80% de las necesidades de los transportistas están cubiertas. Eso no es cierto. Las proveedurías no funcionan, ni el 10% de los insumos está llegando a las líneas”.

En la Gran Caracas hay cerca de 800 organizaciones prestando este servicio que, según Ocando, están aún en manos privadas. “Si no fuera así los caraqueños no tendrían transporte público”.

Las líneas más afectadas son las de las rutas troncales. Los trabajadores denunciaron que no consiguen los cauchos y que trabajan con neumáticos lisos que duran apenas 15 días.

Lo otro que los agobia es el tema de la inseguridad. A diario reciben reportes de robos a las unidades. Hay rutas como las que pasan por la avenida Libertador y Nueva Granada donde ocurre un promedio de ocho atracos al día.

Pero además hay una nueva modalidad: Los secuestros de unidades. “Se las llevan y luego piden rescates en dólares. Tenemos trabajadores que han perdido los carros porque no pueden reunir ese monto”, acotó.

La piedrita en el zapato: las tarifas.

Para agosto está previsto otro ajuste de la tarifa del pasaje urbano. De 35 pasará a 45 bolívares. “Ni 35, ni 45, ni los 50 que vamos a cobrar en noviembre nos rinden. Pedimos que cada mes se revisen las tarifas y se hagan los ajustes pertinentes”.

En la asamblea algunos transportistas señalaron que la Misión Transporte beneficia con las unidades solo a los que son afectos al gobierno. Por ello pidieron ingresar al dólar preferencial (Dipro) para poder repotenciar la flota de los carros, muchos de los cuales pasan de los 15 años de vida útil, “y el mal estado de las vías no ayuda a mantenerlas en buen estado”, refirieron los choferes.

Lee también
Para los carabobeños la cuarentena radical no existe porque están obligados a trabajar


Participa en la conversación