Yimber Hernández falleció este lunes tras dos días hospitalizado. Sujetos dispararon desde una camioneta cuando él estaba en la redoma La India trabajando con su papá

 Yohana Marra/@yohanamarra

Caracas. Como todos los fines de semana Yimber Hernández, de 15 años, ayudaba a su padrastro en un puesto de frutas y verduras en la redoma La India. Este sábado a las 9:00 am fue con él a montar las cosas dispararon desde una camioneta doble cabina blanca.

La gente que hacía cola para comprar en el Abasto Bicentenario y quienes pasaban por el lugar comenzaron a correr cuando oyeron los plomazos, pero Yimber y su padrastro, Carlos Martín Yánez, de 32 años, quedaron atrapados en la balacera y resultaron heridos.

El adolescente estuvo dos días en terapia intensiva en el hospital Pérez Carreño, tras una operación, pero falleció este lunes. Su tío, Carlos Díaz, contó que esa mañana estaba llegando al Mercal de La Veguita, escuchó el tiroteo y cuando llegó a su casa le comentó a su esposa alarmado sin sospechar que trataba del menor.

Yimber era violinista. Estudiaba segundo año de bachillerato en la Unidad Educativa Vargas II de El Paraíso y estaba becado en la Sinfónica Simón Bolívar núcleo infantil Montalbán III.

“Su vida era el violín. Era un niño tranquilo, estudioso y músico. No se metía en problemas ni tenía roces con nadie. Era tremendo muchacho”, detalló el tío.

Era el tercero de cuatro hermanos, los dos mayores también son músicos, el varón toca piano y la hembra violín. Vivía con su familia en la calle La Zulia de La Vega.

Lee también
Por falta de diálisis falleció paciente renal en Carabobo que presuntamente estaba contagiado con COVID-19

“Hay mucha inseguridad, La Vega ese ha puesto muy peligrosa. El hampa está demasiado fuerte”, dijo.

En el colegio donde estudiaba la víctima estaban consternados con la mala noticia. Nersy Azócar y Dexi Bastardo, profesoras de tercer año, lo calificaron como un excelente alumno, respetuoso y responsable.

Otro menor caído a manos del hampa

En Cantaura, estado Anzoátegui, le quitaron la vida a Carlos Hernández, de 13 años, cuando intentó defender a sus papás de unos ladrones, la noche del lunes. Le dispararon en la cabeza e hirieron a sus padres.

Medios locales reseñaron que era integrante de la Orquesta Sinfónica del estado Anzoátegui. Su homicidio desató una protesta este martes en Cantaura.


Participa en la conversación