“El Ministerio de Educación es un permanente violador de la contratación colectiva”

El promedio de pérdida del salario de los profesores es de Bs. 9.807. Las organizaciones sindicales de maestros no tienen cifras de cuánto dinero les debe el Ministerio.

Caracas. La lista de incumplimiento de acuerdos por parte del Ministerio de Educación hacia los maestros del país es larga. Este jueves, un grupo de organizaciones sindicales del sector educativo se congregaron para dar a conocer la irresponsabilidad por parte de esa cartera administrativa.

Los docentes, como la mayoría de los venezolanos, no escapan a la crisis que enfrenta el país. La primera de sus incontables exigencias se centra específicamente, más que en el aumento de su salario, en que les paguen lo que el Ministerio —ahora dirigido por Elías Jaua— les adeuda desde 1° de octubre del año pasado.

La primera cláusula que el organismo que rige el sistema educativo del país viola es la 62. Esta establece que a partir del 1° de octubre del año 2016, todos los maestros iban a percibir un aumento de 17 % en su salario, pero según los representantes de las ocho organizaciones sindicales que se pronunciaron hoy desde la Federación de Maestros de Venezuela, el Ministerio de Educación, bajo la batuta del anterior ministro, Rodulfo Pérez y el actual, Elías Jaua, no han recibido el primer bolívar de ese aumento.

“Lo que se firmó en la Convención Colectiva, es ley entre ambas partes [trabajadores-patrono] y el Ministerio se niega a cancelarnos de manera irresponsable y violatoria lo acordado. No aceptamos el criterio según el cual está subsumido en 50 % del decreto ejecutivo Nº 2.429 de fecha 12-08-2016, que en su artículo 8 dice: ‘Se mantendrán inalterables las condiciones de trabajo no modificadas en este decreto, salvo las que se adopten o acuerden en beneficio del trabajador y la trabajador’. Eso convierte al Ministerio de Educación en un permanente violador de la Contratación Colectiva”.

Así lo expresó el profesor Falime Hernández, Presidente de la Federación de Trabajadores Sindicalizados de la Educación.

El docente explicó que en la Convención Colectiva se encuentran ese aumento de octubre y otro que se avecina a partir del 1° de febrero. Este último con un porcentaje más elevado que el del año pasado: 25 %. “De continuar con su interpretación malintencionada, el Ministerio pagaría los sueldos de enero y febrero de 2017 con un monto de dinero menor, en claro perjuicio del Magisterio venezolano”, señaló Hernández.

El sueldo básico de un Docente IV para la fecha del 1° de junio era de Bs. 27.381, y luego con el aumento de 50 % del salario mínimo que entró en vigencia el 1° de septiembre de 2016, el sueldo de este profesor debió subir a Bs. 41.071. Si a esto se le suma el incremento de 17 % para el 1° de octubre acordado en la Convención Colectiva, quedaría en Bs. 48.053.A ese monto habría que sumarle el nuevo aumento del sueldo mínimo de 20 % a partir del 1° de noviembre, que lo llevaría hasta Bs. 57.664.

Debido a la inflación en el país, el Presidente Maduro aprobó otro aumento del salario mínimo de 50 %, y el sueldo de este docente ascendería a Bs. 86.496, y en caso de que el Ministerio de Educación pague a tiempo el incremento acordado en la Contratación Colectiva —de 25 % a partir del próximo 1° de febrero— este profesional de la educación cobraría mensualmente Bs. 108.120.

La realidad del dinero que perciben los educadores dista mucho de la explicación anterior. El Ministerio de Educación solo les pagó los aumentos aprobados por Maduro, lo que en total sería un sueldo base para un Docente VI de Bs. 92.410, entonces, el maestro experimenta una pérdida de su verdadero salario de Bs. 15.709.

El monto de la perdida en el sueldo básico por docente y categoría académica al mes de febrero de 2017 es de Bs. 9.807.

[irp posts=»42877″ name=»Ni las esculturas se salvan de los ladrones en la UCV»]

Más quejas                                              

Ya con un sueldo paupérrimo, los docentes también se las ven feas en cuanto a su seguro médico. El Instituto de Prevención y Asistencia Social del Personal del Ministerio de Educación (Ipasme) según los docentes, “es una caja negra”.

“La junta directiva es nombrada a dedo por el ministro de turno, cuando quienes deben postular a las personas encargadas para esa dirección somos nosotros los docentes. Ninguna directiva ha hecho un informe de gestión, allí hacen lo que les da la gana”, aseveró Hernández.

A pesar de tantos reclamos, las organizaciones sindicales de maestros no tienes cifras exactas de la cantidad de dinero que el Ministerio les adeuda a los docentes. Tampoco tienen datos sobre cuál es la cantidad de profesores que han abandonado las aulas de clases por las crisis que vive el país.

“Lo que sí sabemos es que el Pedagógico, los Colegios Universitarios y las universidades autónomas han visto cómo la matrícula de los alumnos que van a estudiar educación es cada vez menor”, aseguró el docente.

Por último, le dio la bienvenida al nuevo ministro, Elías Jaua, pero le dijo: “póngase las pilas, lo que dejó Rodulfo [ministro anterior] fue un desastre”.

Foto referencial: Miguel González


Participa en la conversación