Hubo quienes no pudieron inscribir a sus hijos para el período escolar 2015-16 porque no tenían la plata y pidieron prórroga para el mes de septiembre

Mabel Sarmiento Garmendia/@msarmiento

Caracas. Un matrimonio con dos hijos en edad escolar, cuyos ingresos no superan los tres salarios mínimos (Bs 7.421) y que hacen el esfuerzo para pagar colegios privados, no la tienen tan fácil para este período académico 2015-16, por el alto costo de las matrículas y mensualidades.

A quienes les pega más el bolsillo es a los que viven en zonas populares, como es el caso de María Uzcátegui, pues pagó casi 9 mil bolívares por la inscripción de su hijo en primer grado en un colegio subsidiado perteneciente a la Asociación Venezolano de Colegios Católicos (Avec), ubicado en la parroquia El Valle, que se supone tiene las mensualidades más solidarias.

“Es una escuela que recibe subsidio del Estado, pero igual se maneja como privado. Uno busca estas escuelas porque la calidad de la educación es buena. Pero ya son muy costosas. Hago un esfuerzo grande. Mi esposo y yo estábamos reuniendo desde hace tres meses y para los útiles y uniformes pedimos prestado a una vecina, que además nos cobra intereses”, narró.

Uzcátegui también tiene un niño en preescolar por el que va a pagar mucho más y, como no tenía la plata, tuvo que dejar la inscripción para el mes de septiembre.

“Hablé con la directora y me dijo que guardaría el cupo. Además la lista me sale un ojo de la cara y no tengo ese tampoco dinero”.

Resolución 114

El Ministerio de Educación señaló que lo que rige para fijar las matrículas es la Resolución 114 de 2014,  la cual establece que las asambleas de padres y representantes de cada plantel son las autorizadas para -previo al estudio de la estructura de costos- establecer el monto de las matrículas y mensualidades, y que los directivos de los colegios no pueden pasar por encima de esos acuerdos.

educación
El ministro de Educación Héctor Rodríguez dijo que revisarán costos ilegales

Algunos dueños y directores indicaron que esa resolución no está a la par de los niveles de inflación y que por más que los padres y representantes revisen la estructura de costos, los ajustes siempre son entre 20 y 30%. “Eso no cubre los gastos administrativos y de mantenimiento”, comentó una docente con cargo de directora, al salir de una asamblea realizada un colegio en la parroquia El Valle, cuyo nombre pidió se reservara.

Por su parte Nancy Hernández, vocera de Fenasopadres, señaló que esa resolución no fue consultada y que además está desfasada debido a que rige el período 2014-15. “No se hizo una consulta extensiva, no se supo cuál fue la base económica manejada en ese momento. La inflación se come poco a poco el país y no hay garantía de que los montos fijados sean suficientes para iniciar el año en septiembre”.

Para Hernández es obvio que no puede haber una decisión unilateral, pues todo depende del proyecto educativo de cada escuela, de la población y de los niveles de instrucción que tengan.

“De allí que el paquete económico debe ser distinto, por tanto los padres deben apropiarse de sus escuelas, participar, proponer y tomar decisiones que realmente cubran las necesidades y garanticen una buena educación. Por eso no estamos de acuerdo con los anuncios oficiales y las amenazas latentes de supervisar los colegios a ver quién se atreve a realizar aumentos inconsultos”, señaló.

El problema es que no todos los planteles privados están en zonas de clase media y alta. La mayaría se encuentran en los sectores populares, donde  además hay una creciente demanda de la población y deficiencias económicas palpables.

“Aún así la gente busca como palito ‘e romero estas instituciones porque la calidad bajó en los planteles públicos. La poca atención por parte del Estado está empujando a la familia a inscribir a sus hijos en los particulares. Simplemente la educación oficial no es una opción”, indicó Hernández.

¿Más estudiantes?

En la rendición de cuentas de la Vicepresidencia, presentada en marzo de este año, se habló de un incremento de la matrícula escolar en los 15 años de 30% (número de inscritos). Es decir se pasó de 5 millones 998 mil 592 alumnos a siete millones 803 mil 684. Además en esa memoria se informó que hoy en día existen 529 mil 639 docentes.

educación
87% de los estudiantes están en el sector público. Cró—nica Uno/Cristian Herná‡ndez

Hernández manifestó que de ese total de estudiantes 20 % está en las nóminas de los privados y 87% en los colegios y liceos públicos.

“Y aunque hay una gran diferencia, existe una marcada realidad basada en la calidad. El gobierno no mejora los salarios, hay una alta rotación de docentes y la infraestructura no se ha fortalecido. Por ello los papás cada vez más buscan cupos en los pagos”, dijo.

Esa es la realizad de Isabel Montoya, quien vive en la calle 17 de Los Jardines del Valle e hizo el sacrificio de llevarse a su hija a un liceo en Santa Mónica, porque según dijo no le convenían de su zona.

“Ahora debo pagar transporte y la inscripción total me sale en 12 mil 600. Encontré ese cupo tarde y me dan chance para formalizar la inscripción en septiembre. Los libros los compraré en octubre cuando comiencen las clases. Pero eso significa que ya no la puedo tener en danza, pero prefiero eso a dejarla sin estudio. Trabajaré más horas y gastaré en lo necesario, no me queda de otra”, expresó Montoya.

Nancy Hernández mencionó que esa es la cruda realidad, pero igual destacó que es a los padres a quien le toca decidir qué tipo de enseñanza quieren para sus hijos. “Además este gobierno tiene una deuda muy grande, pues hay cerca de cinco millones de niños y adolescentes fuera del sistema”.


Participa en la conversación