El problema es que la demanda es muy elevada pero la oferta sigue siendo limitada, aun cuando el país ha recibido 8 cargamentos del nuevo cono.

Caracas. El 16 de enero, el Banco Central de Venezuela (BCV) comenzó a distribuir los nuevos billetes, sin embargo, dos semanas después la circulación de las piezas es baja.

En la calle hay pocos billetes de 500, 5.000 y 20.000 bolívares, que son los que se han distribuido. María Fernández, encargada de caja en una lunchería ubicada en el centro comercial El Marqués, relató que algunos de los clientes han llegado a pagar con billetes de 500 y en una ocasión una señora pagó la cuenta con un billete de 5.000, sin embargo, no es mucho lo que ha visto.

A pesar de que en diferentes ocasiones las autoridades han declarado que se han puesto a circular más de 2 millardos de piezas, la realidad es que el número sigue siendo insuficiente para cubrir la demanda, razón por la que la medida de retirar los de 100 ha sido aplazada reiteradamente y la más reciente es hasta el 20 de febrero.

Daniela Flores, cajera de un banco, indicó que «no hay suficientes billetes»,  mientras le extendía dos pacas con billetes de 100 y unos sueltos de 500 a una muchacha que cobraba un cheque en esa entidad. Dayana Rondón, otra cajera del mismo banco, explicó que solo han recibido en un par de ocasiones los nuevos billetes y por eso no tienen suficientes para repartir entre todas las personas que los solicitan.

Ricardo Cedeño, encargado de una papelería en La Candelaria, señaló: «Sí hay quienes pagan con estos billetes, pero son pocos aunque no me parece raro porque normalmente quienes compran suelen hacerlo con tarjeta, el efectivo lo suelen limitar a compras mínimas, que si de un lapicero, una carpeta, cosas simples».

En el mercado popular de ropa ubicado en la entrada del bulevar de Sabana Grande, desde Chacaíto, muchos de los vendedores han declarado que la presencia de los nuevos billetes les ha facilitado un poco las cosas.

Melisa Bohorquez, dueña de un puesto para la venta de ropa femenina, relató que. como a ella. muchos de los vendedores no cuentan con punto de venta, por lo que trasladar al banco las ganancias les resulta más fácil por cuestiones de discreción.

«Cuando  llegué a este país en los ochenta, ganaba al mes creo que 900 bolívares. Si mal no recuerdo, el billete de más baja denominación en ese entonces era el de 5, con eso me compraba un buen desayuno más la bebida, una malta me costaba un poco menos de 2 bolívares. Viéndolo en esa perspectiva, que el billete de más baja denominación sea el de 500 bolívares me da tristeza porque con eso no te compras ni un pastelito en la calle», relató Enrique Ruiz, un comerciante colombiano residenciado en La Candelaria.

“Los primeros reportes que han llegado de la entrada en circulación del nuevo cono monetario son positivos. Vamos poco a poco”, dijo el presidente Nicolás Maduro en días pasados. En algunas instituciones financieras las remesas son limitadas y a los usuarios les continúan dando combos de piezas de 100 y 50 bolívares.

La duda: el vuelto 

Algunos comercios le temen a los billetes de mayor denominación. Alberto Romero, administrador de un negocio de venta de café, indicó que por ahora ha recibido uno que otro billete de 500 bolívares, pero su temor es que le paguen con uno de 5.000 o 20.000 bolívares: «Aquí un café cuesta 1.000 bolívares, ¿cómo hago para dar el vuelto? si lo que tengo en gran medida son billetes de 100 bolívares».

La señora Rosalía, dueña de un quiosco ubicado en La Candelaria contó: «Me han pagado ya varias veces con billetes de 500 bolívares y de 5.000, el de 20.000 todavía no lo veo, pero si me lo llegan a traer espero que sea por una buena compra porque no me imagino dando que si 18.000 de vuelto por una compra de 2.000. Me parece triste que con el de 500 la gente se pueda comprar un paquete de Oreos y ya, cada día estamos retrocediendo más».

Foto referencial


Participa en la conversación