Paulo VI se declara en asamblea permanente para buscar soluciones a la escasez de agua

paulo vi se declara en asamblea permanente

Preocupadas se encuentran las 1400 familias que residen en la urbanización Paulo VI, de la parroquia Petare, debido a que la escasez de agua les impide aplicar las recomendaciones para evitar la COVID-19 y sobrellevar esta cuarentena.

Caracas. En el sector Paulo VI, ubicado en la parroquia Petare del municipio Sucre, más de 120 vecinos se reunieron frente al edificio Altair se declararon en asamblea permanente para resolver el problema de escasez de agua.

La urbanización Paulo VI, formada por siete edificios, se surte del sistema Tuy II de la subestación de bombeo Macaracuay. En estos momentos no recibe agua, no existen cronogramas ni horarios por la falta de flexibilización de las compuertas para el abastecimiento.

Al no llegar con rapidez el agua, las familias y en especial las que viven en zonas más altas se quedan hasta dos semanas secas, situación que preocupa porque temen la propagación  del COVID-19 por no poder acatar las medidas sanitarias recomendadas.

Algunos vecinos han optado por extraer lo que queda en el fondo de los tanques, lo que los pone en riesgo de contraer enfermedades como hepatitis o verse afectados por bacterias como Helicobacter pylori.

Helen Cornielles, vecina de la comunidad, expresó su preocupación por los roces que se presentan entre algunos vecinos de la urbanización porque a unos edificios les llega el agua y a otros no.

Hay fuertes amenazas entre los mismos vecinos, llegando a malos entendidos, hasta ahora sin nada que lamentar; vecinos muy preocupados por esta temática hemos tenido que pedir ayuda a entes policiales a fin de evitar alguna tragedia por la desesperación de no tener agua».

El comisario de Polisucre, Yunel Bastardo, asistió en calidad de mediador a la reunión convocada por la comunidad para buscar soluciones a la escasez de agua.

paulo vi se declara en asamblea permanente
Foto: cortesía vecinos

Una de las medidas asumidas en el encuentro, que se produjo cumpliendo las normativas del uso de tapaboca y distanciamiento entre los participantes, es el nombramiento de una comisión de vecinos para supervisar que en los pocos edificios donde llega el agua, se surtan y cierren sus llaves.

También acordaron sumar a los cacerolazos en reclamo de los precarios servicios públicos otras acciones de protestas a través de medios digitales y redes sociales.

Los vecinos han intentado comunicarse con el 0800-potable para solicitar las tan anunciadas cisternas de 35.000 litros, pero siguen sin respuesta por parte de las autoridades.

Solicitan a las autoridades del Instituto Municipal de Aguas e Hidrocapital que respondan por el abastecimiento de agua para la urbanización. Afirman que se encuentran en condiciones de alto riesgo, «queremos evitar contagios severos fuera y dentro de la comunidad», dijo Helen Cornielles.

Más problemas

Además de la falta de agua, en Paulo VI se las ven feas para comprar los alimentos por la carencia de gasolina tanto para vehículos particulares como transporte público.

Y a estas calamidades se les suma la caída constante de señal de las operadoras de telecomunicación, así como la salida de DirecTV de la Cámara Venezolana de Televisión por Suscripción (Cavetesu), que dejó a muchos hogares sin la programación que ofrece esa compañía.

Con información de Alexis Cordero/@AlexisCordero65


Participa en la conversación