Pediátrico Menca De Leoni: cuatro años de una mentira prometida en campaña electoral

Reapertura del Menca De Leoni: cuatro años de una mentira prometida en campaña

Con el cierre del pediátrico Menca De Leoni, en Ciudad Guayana, son cuatro años en los que dejaron de hacerse, entre otras cosas, cirugías de cardiopatías congénitas de forma gratuita. La promesa de reabrirlo quedó en la campaña electoral de Nicolás Maduro, en 2018.

Puerto Ordaz. Desde afuera se percibe el abandono en el centro pediátrico Menca De Leoni. En la entrada principal ya no quedan ni las puertas de vidrio. Al entrar es como si en el lugar hubo una catástrofe, alguna explosión que acabó con todo. Del techo cuelgan cables o quedan huecos de donde hurtaron lámparas y tuberías. Son cuatro pisos donde reina la oscuridad, los escombros y el peligro por la delincuencia que se apoderó del espacio.

Este 8 de abril se cumplieron cuatro años del cierre del Menca De Leoni, el único centro pediátrico del estado Bolívar. Allí también recibían a pacientes de Monagas, Anzoátegui, Amazonas y Delta Amacuro.

En 2018, el mismo Gobierno regional tomó la decisión de cerrar el pediátrico Menca De Leoni. La presidenta del Colegio de Enfermería en Ciudad Guayana, Maritza Moreno, recordó que el motivo principal fue la contaminación por aguas negras.

En el pediátrico se vivió el problema de la falta de agua por tubería, pero cuando esta llegaba, en las habitaciones se filtraban aguas negras. Esto constituyó un foco de contaminación para los pacientes. Entonces, la promesa fue la reparación de la infraestructura para pronto reiniciar operaciones.

El cierre del Menca De Leoni fue duro. Ya se acentuaba la escasez de insumos, de medicamentos. Los colegas abandonaban los puestos de trabajo por los bajos salarios. Fue una época donde protestamos por la crisis social y de salud», agregó Moreno.

Reapertura del Menca De Leoni: cuatro años de una mentira prometida en campaña
Así luce una de las entradas de lo que fue el pediátrico Menca De Leoni. Foto Jhoalys Siverio
Inversión sin resultado

El 25 de abril de 2018, dos días después de una visita de Nicolás Maduro a Ciudad Guayana para hacer campaña electoral, se anunció el comienzo de los trabajos de reparación del Menca De Leoni.

Fue el entonces gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri, quien declaró que por orden de Maduro se aprobó una inversión de 100 mil millones de bolívares. Nunca se dijo para cuándo se preveía culminar los trabajos de reparación de la infraestructura, pero la recuperación incluía la dotación de insumos y medicamentos. En ninguno de los casos se cumplió la promesa.

Los trabajos de reparaciones sí iniciaron, pero meses después se abandonó la obra. Nunca hubo respuesta oficial por tal paralización. Se dijo que la inflación hizo que se devaluara el presupuesto aprobado y no había recursos.

La paralización de esos trabajos significó la destrucción de lo que fue este pediátrico. Pronto comenzó el desvalijamiento de puertas y ventanas. En su interior se llevaron lo que pudieron y dejaron perder medicamentos que para el momento estaban vigentes y son costosos en cualquier farmacia.

El pediátrico contaba con 150 camas, un área quirúrgica pediátrica, una de rehidratación, otra de observación, una terapia intensiva para neonatos y una para niños.

Cardiópatas a la deriva

Justo para la época de su cierre y hasta un año antes, médicos del Menca De Leoni llevaron una cifra extraoficial de niños muertos por desnutrición. En 2017 contabilizaron 47 fallecidos y hasta principios de febrero, al menos 19. Allí también atendieron los casos de reaparición del sarampión y la difteria en Bolívar. Pero también se destacó por las cirugías de niños con cardiopatías.

El área de Cirugía Pediátrica comenzó en 2009. Desde 2010 hasta su cierre, trabajó en ello el cardiólogo pediatra Ernesto Urbano. Recordó con el inicio de esta área de consultas, también comenzó un convenio que existe entre el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) y el Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano Gilberto Rodríguez Ochoa.

La idea de este convenio fue que se atendieran todos los pacientes de cardiología que necesitaban cirugía o cateterismo», precisó.

Fue cuando empezaron a atender diversos casos de cardiopatías congénitas que llegaban al Menca De Leoni. Entre esos pacientes, hubo a quienes operaron en clínicas privadas pero sin costo alguno para ellos.

Se lograron hacer 150 operaciones del corazón con ayuda de la empresa privada y con materiales aportados del Seguro Social. Una vez que la consulta fue avanzando, nos convertimos en la consulta que atendía a más pacientes en todo el oriente del país. De 2010 a 2018 se atendieron a más de 18 mil pacientes en consulta», destacó Urbano.

En promedio atendía diariamente en consulta entre 20 y 25 pacientes con problemas cardíacos.

«Se les hacía electrocardiograma, ecocardiograma, eco transesofágico, eco cardíaco fetal. Se lograron hacer 38 intervenciones del corazón en el hospital, las que eran de menor complicación. Una vez que el hospital fue cerrado, esperando la promesa de que se reabra, estos pacientes dejaron de atenderse, quedaron a la deriva», lamentó.

Reapertura del Menca De Leoni: cuatro años de una mentira prometida en campaña
Pacientes con cardiopatías congénitas son los grandes desasistidos con el cierre del pediátrico Menca De Leoni. Foto Jhoalys Siverio
El costo de un cateterismo

Las intervenciones quirúrgicas que se hacían gratuitamente se dejaron de hacer porque el IVSS dejó de aportar los recursos e insumos. Además, todo el mobiliario y hasta las historias médicas se perdieron con el desvalijamiento que le hicieron al centro pediátrico.

Actualmente apenas funciona un área limitada en el tercer piso del hospital Raúl Leoni, con una capacidad para 20 pacientes- La atención cardiológica es solo la de emergencias.

Urbano señala que además del Menca De Leoni, donde también se realizaba cateterismo cardíaco totalmente gratuito era en el hospital J. M. de los Ríos, en Caracas, y también cerraron ese servicio desde hace más de un año.

Actualmente no hay institución pública que esté haciendo cateterismo cardíacos en niños de forma gratuita. La única opción es que el paciente vaya al privado, pero un cateterismo ahorita por lo que cuesta el material que se utiliza está por el orden de los 15 mil dólares. Y una intervención quirúrgica sencilla está por el orden de los 45 mil dólares. Mucha gente no tiene esos recursos», detalló.

Entre la desesperanza y la lucha

La alternativa ante esta situación es que con el convenio que tienen con el Cardiológico Latinoamericano, envían a los pacientes con cardiopatías de menor complicación para su intervención quirúrgica.

«Es una sensación de vacío, de tristeza, de impotencia porque nosotros los médicos que hicimos cardiología pediátrica estamos preparados, y nuestra convicción es atender al paciente necesitado. Ahora no lo podemos hacer por limitaciones técnicas, de infraestructura y logística. Eso deja una sensación bien desesperanzadora, sobre todo para el paciente que padece estas afecciones, que no son sencillas de solucionar y que requiere de todo un equipo médico y de enfermería», manifestó Urbano.

«Seguimos luchando, trabajando a pesar de toda la situación. Los médicos estamos convencidos de que esto en algún momento cambiara. Aquí seguimos en el hospital Raúl Leoni trabajando con lo que tenemos. Ninguno tiene intención de irse del país, sino de luchar por los niños de este país», agregó.

La pediatra Dorcas Lyon fue parte del grupo de médicos que hasta el final estuvieron atendiendo a los pacientes con lo poco o nada que tenían.

Eso ha tenido un gran impacto en los médicos. En vista de que el servicio estaba muy restringido y limitado, ya que ocupamos un sector del hospital que no nos correspondía y no daba respuesta para lo que atendíamos, que eran 250 pacientes, y se suspendieron muchos servicios, me trasladé al hospital Uyapar. Fue una decisión tratando de que se haga un trabajo en conjunto y darle una mayor respuesta a la población infantil. Si el hospital no hubiese cerrado y estuviera funcionado en un 100%, seguro todavía estuviese trabajando en ese centro».

La experiencia de la comunidad

Los hijos de José Level, hoy de 30 y 40 años, nacieron en el Menca De Leoni.

«En comparación con lo que estoy viendo hoy, esto no es ni la sombra de lo que existía. En aquella época recibimos todas las atenciones, desde el parto de mi esposa hasta que nos entregaron al bebé. Todo funcionaba, había los medicamentos», recordó.

Las promesas de recuperar el pediátrico van y vienen, y las retomaron en campaña electoral con el nuevo gobernador Ángel Marcano. Es por ello que, comentó, hay personas de la comunidad que «hacen portón» en los alrededores del hospital de adultos, el Rául Leoni. Se aglomeran a la espera de que reactiven los trabajos y poder buscar empleo para trabajar en la obra.

«Se habla de que lo van a activar. y tenemos más de un año esperando que reinicien los trabajos, pero no vemos nada».

Diariamente transitan frente al pediátrico personas de comunidades aledañas, ya que el espacio hace conexión con la Av. Guayana, y la ruta hacia el Cruce de La 45 en San Félix.

Miriam Moreno, habitante de la comunidad de Guaiparo, denunció lo inseguro que se convirtió en transitar frente a este espacio.

El otro día vinieron y recogieron unos escombros pero no han hecho nada más. Para los días de Carnaval hubo una violación de una chica que la metieron para allá adentro. Esto ha sido un desastre», lamentó.

No es la primera vez que la comunidad denuncia este tipo de hechos. Los delincuentes se ocultan en lo que queda del Menca De Leoni para asaltar a sus víctimas o cometer violaciones sexuales. Pese a ello, sigue la inacción de las autoridades competentes.

La pregunta de todos los años para el Gobierno nacional y regional es la misma. ¿Cuándo reabrirán el pediátrico Menca De Leoni?

Reapertura del Menca De Leoni: cuatro años de una mentira prometida en campaña
EL abandono en el pediátrico Menca De Leoni lo aprovechan delincuentes para sus fechorías. Foto Jhoalys Siverio


Participa en la conversación