El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, no pudo ingresar al Palacio Federal con la mayoría de diputados de la oposición debido a una serie de piquetes de la Guardia Nacional y la Policía Nacional que obstaculizaron no solo a legisladores, sino también a trabajadores del Poder Legislativo y periodistas.

Caracas. Este 5 de enero el chavismo logró su objetivo de evitar que el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, resultara reelegido en el Palacio Federal Legislativo para un segundo año al mando del Parlamento, algo que no consiguió a través de votos, sino impidiendo de lleno que el diputado entrara en la sede del Poder Legislativo.

Desde las 7:00 de la mañana en las calles del centro de Caracas ya se observaba un ambiente que distaba mucho del de las cuatro ocasiones anteriores en las que la AN había juramentado una nueva directiva: una imagen compuesta por decenas de piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la cual bloqueó todos y cada uno de los accesos posibles al Palacio Legislativo.

A medida que trabajadores del Parlamento y miembros de los medios de comunicación empezaron a acercarse desde todos los puntos al centro de Caracas, los uniformados se limitaban a repetir la misma oración con cierto grado de indiferencia: “No hay paso, la prensa se acredita en el Teatro Principal”.

La prensa no pasó

Dentro del teatro, decenas de periodistas, camarógrafos y productores, tanto nacionales como internacionales, hicieron una fila para “acreditarse” y poder tener acceso a la AN. El único problema era que los encargados de la acreditación no respondían al Parlamento dirigido por Guaidó, sino que eran empleados del Ministerio de Comunicación e Información.

Uno a uno, los periodistas en fila subieron al escenario de la sala principal del teatro, en donde un par de mujeres revisaba una lista y decía quién iba a tener acceso o no al Palacio. Todo bajo la mirada de una supervisora con una gorra tricolor del 4-F.

El equipo de prensa de la AN condenó que el Minci se adueñara del proceso de acreditación. Foto: Héctor Antolínez

Al no aparecer en la lista del ministerio que dirige Jorge Rodríguez, el grueso de los periodistas optó por caminar desde el Teatro Principal hasta la esquina de Sociedad, en la avenida Universidad, donde intentaron acceder a la Asamblea acompañados por el personal de prensa del Poder Legislativo. Pero los funcionarios de la GNB se negaron a dejarlos pasar y, en cambio, reforzaron el piquete para evitar que algún comunicador pudiera atravesar la línea que, a su vez, estaba apoyada por dos vehículos blindados conocidos como “murciélagos” y que desplegaron una barrera a todo lo ancho de la avenida.

Lee también
Guaidó y la AN diseñan fondo para funcionamiento del gobierno interino y atender casos médicos urgentes

Fue en la avenida Universidad donde pasaron la mayor parte del tiempo los trabajadores de la prensa y de la AN, sin poder acceder en ningún momento al interior del Palacio Federal Legislativo, adonde por cuatro años habían ingresado sin ningún inconveniente.

A pocos metros de la esquina de Sociedad, en la esquina de El Chorro, se encontraba otro piquete, este de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y con una misión similar: evitar el acceso al lugar, pero no de periodistas, sino de los propios diputados, que uno a uno fueron llegando con la intención de participar en la sesión que estaba convocada para las 11:00 de la mañana.

Guaidó
Piquete de la PNB con apoyo de blindados de la GNB en la esquina de El Chorro. Foto: Luis Morillo

Para las 10:00 a. m., eran pocos los que habían logrado superar las barreras de los uniformados policiales y militares para ingresar al Palacio Federal Legislativo; los que lo habían hecho narraban la misma escena, al otro lado del piquete ubicado en la esquina de El Chorro, los parlamentarios estaban siendo retenidos por los policías que, argumentando medidas de seguridad, revisaban a cada uno de los diputados en el sitio.

Uno de esos parlamentarios que logró pasar, luego de ser revisado por los policías, fue Henry Ramos Allup, quien dijo que la presencia de los funcionarios de seguridad tenía como único objetivo “evitar la entrada de los medios de comunicación para que no transmitieran el horror y el asco de lo que estaba pasando”.

El diputado Henry Ramos Allup luego de que logró superar el piquete de la policía en la esquina de El Chorro. Foto: Luis Morillo

Después de Ramos Allup cruzaron otros diputados: Biagio Pilieri, Delsa Solórzano, Leonardo Regnault, Marialbert Barrios, Amelia Belisario, Nora Bracho. Varios, sí, pero aún la mayoría parlamentaria de la oposición se mantenía detrás del piquete sin poder seguir su camino rumbo a la AN; con ellos permanecía el propio presidente del órgano, Juan Guaidó, quien trataba de asegurar que todos los diputados pudieran pasar.

Lee también
Diputados escogieron por consenso a 10 ciudadanos para integrar Comité de Postulaciones Electorales

Transcurrieron más de dos horas y, finalmente, después del mediodía, los diputados superaron el piquete de la esquina de El Chorro y junto con los representantes de los medios de comunicación caminaron rumbo a la esquina de Sociedad.

En el momento en que llegaron a la otra barrera, esta custodiada por la Guardia Nacional, se les intentó negar el acceso una vez más, pero, al tratarse de más de 100 personas (contando a los periodistas en el sitio), algunos diputados forcejearon para entrar. Tuvieron éxito y lograron dejar atrás ese cordón de la GNB, pero sería para muchos, incluido el propio Juan Guaidó, el último obstáculo que podrían superar.

Guiadó
Forcejeo entre diputados y militares que impidieron su ingreso a la AN. Foto: Luis Morillo
El intento de Juan Guaidó y la juramentación de Luis Parra

Estando los diputados opositores frente a la entrada del Palacio Federal Legislativo, una vez más se tuvieron que enfrentar con una barricada de la GNB, que no pudieron superar a pesar de los muchos intentos que hicieron.

La primera reja, de acceso peatonal, que da la entrada al Palacio Federal, fue traspasada, pero el portón por el que ingresan los vehículos se mantuvo en todo momento custodiado por la Guardia. Abrirlo no era opción para los parlamentarios, así que Guaidó y quienes lo acompañaban intentaron escalar la reja.

El presidente de la AN y encargado de la República se subió a la parte más alta de las rejas de hierro forjado y desde ahí intentó ingresar a la sede del Parlamento, pero una barrera de escudos antimotines frente a él y guardias nacionales que lo halaban se lo impidieron. Finalmente, Guaidó, que tuvo el hemiciclo de sesiones como escenario para la política durante 2019, no pudo ingresar, por lo que los empujones y las agresiones que sufrieron los diputados fueron en vano.

Lee también
Maduro admitió que la dolarización de facto de la economía genera desigualdad social
En todo momento la PNB y la GNB evitaron que la prensa pasara más allá de la esquina de Sociedad. Foto: Gleybert Asencio

Desde la esquina de Sociedad los periodistas y trabajadores de la AN se limitaban a observar lo que ocurría en las afueras del Palacio Federal Legislativo sin tener mucha claridad sobre lo que pasaba dentro, ya que, casualmente, las señales de todos los teléfonos celulares en el sitio dejaron de funcionar pasado el mediodía. Sin embargo, alguna que otra persona se las ingenió para obtener información y develar la jugada del oficialismo: la postulación de una nueva junta directiva encabezada por Luis Parra, diputado de Yaracuy que militó en Primero Justicia, partido que lo suspendió en diciembre de 2019 porque se vio vinculado en una trama de corrupción con empresarios ligados al gobierno de Nicolás Maduro.

A las 2:30 p. m. se confirmó que Parra, con el apoyo de los otros diputados “opositores” envueltos en ese escándalo de corrupción y de los pertenecientes al Bloque de la Patria (chavismo), había sido juramentado como el nuevo presidente de la AN.

No sería sino hasta las 3:30 p. m. cuando Guaidó y la mayoría de los diputados se retiraron del lugar, sin poder ingresar en ningún momento al Palacio Federal, y convocaron a una sesión en la sede del diario El Nacional, desde donde finalmente la oposición logró dar forma a la junta directiva de la AN para el año 2020, con Juan Guaidó de nuevo en la Presidencia, Juan Pablo Guanipa en la Primera Vicepresidencia y Carlos Berrizbeitia en la Segunda Vicepresidencia.

Lea también:

Con 100 votos presenciales oposición reelige a Guaidó como presidente de la AN


Participa en la conversación