Plataforma Unitaria, Luis Almagro y expertos en negociación rechazan nombramiento del Poder Electoral por “Asamblea ilegítima”

diputados de la asamblea nacional electa en 2015

Los políticos Juan Guaidó y María Corina Machado, y los académicos Georg Eickhoff y Jorge Lazo Cividanes consideraron que el nuevo CNE nace írrito por haber sido nombrado por un Parlamento ilegítimo. La Plataforma Unitaria aboga por un acuerdo integral que incluya un cronograma electoral amplio. El secretario general de la OEA, Luis Almagro tildó de colaboracionistas a quienes participaron en la negociación y nombramiento del CNE.

Caracas. A la par de las expresiones de respaldo y del optimismo cauteloso que generó desde ayer el nombramiento del nuevo Poder Electoral por parte de la Asamblea Nacional instalada el 5 de enero pasado, se han alzado también voces críticas desde distintos sectores, que ven en ese proceso un fraude a la Constitución y una jugada para favorecer únicamente la permanencia de Nicolás Maduro y sus colaboradores más allá, incluso de 2025.

Los 40 partidos que integran la Plataforma Unitaria, encabezados por el presidente de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional 2016-2021, Juan Guaidó; el secretario general de la OEA, Luis Almagro, profesores universitarios especialistas en Derecho Constitucional y negociación política, así como la dirigente María Corina Machado y su partido Vente Venezuela han cuestionado e incluso descalificado el proceso que conllevó a la designación, y su resultado.

Las críticas parecen tener al menos dos elementos en común: uno, que el CNE no fue nombrado por la Asamblea Nacional electa en el año 2015, en una elección reconocida como válida por todos los actores internos y externos. Y dos, que la conformación del nuevo Poder Electoral será utilizada por el oficialismo para seguir prorrogando su permanencia en el poder a través de nuevas elecciones ineficaces para el cambio político.

Tampoco hay que olvidar que la Asamblea Nacional electa en 2015 intentó en al menos dos ocasiones nombrar un CNE con la participación del oficialismo y conforme a la constitución y, en ambos momentos (2016 y 2020), el PSUV y las instituciones a su servicio amenazaron con sabotear o sabotearon el proceso abiertamente.

Plataforma Unitaria pide un acuerdo integral

Partidos políticos de la oposición que integran la Plataforma Unitaria emitieron dos comunicados, uno ayer luego de conocidos los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral, y otro este miércoles. En ambos afirman que “la verdadera solución de fondo, consiste en construir un Acuerdo Político, Social y Humanitario que sea producto de una negociación integral con facilitación y mediación internacional”.

Las toldas políticas que reconocen el liderazgo de Juan Guaidó rechazaron nuevamente la imposición unilateral del árbitro electoral: “Reiteramos nuestra total disposición para, con el apoyo de la comunidad internacional, avanzar en un gran acuerdo integral”, dicen los partidos, enfatizando siempre que el retorno de la democracia ello solo será factible a través de elecciones libres, justas y competitivas, dicen los partidos

Esta postura fue expresada personalmente por el propio Guaidó tanto en un mensaje desde su cuenta de Twitter un par de horas después de la designación, como en un comunicado formal en su calidad de presidente encargado, cargo que ocupa desde enero de 2019 por decisión de la Asamblea Nacional en aplicación del artículo 233 constitucional.

En este comunicado, Guaidó sostiene que la designación de los nuevos rectores no implica una desconcentración real del poder por parte de Miraflores sino que por el contrario «el régimen sigue manteniendo el control del CNE así como el resto de la institucionalidad secuestrada que responde a la voluntad del dictador».

Por su parte, las cabezas de los partidos más grandes de la Plataforma también se manifestaron de forma personal en rechazo a los nuevos rectores: Andrés Velásquez de La Causa R, Juan Pablo Guanipa de Primero Justicia, Manuel Rosales de Un Nuevo Tiempo, Delsa Solórzano de Encuentro Ciudadano y Freddy Guevara de Voluntad Popular. Henry Ramos de Acción Democrática no se había manifestado de manera personal sobre el tema hasta el momento de publicación de esta nota.

Los integrantes de la Plataforma Unitaria rechazaron además las “negociaciones parciales” con Nicolás Maduro por considerar que “responden a la estrategia de producir fracturas en las filas democráticas y en la comunidad internacional”.

Almagro señala “colaboracionismo”

Y en efecto, la primera fractura en el apoyo internacional a la oposición no se hizo esperar. Unas horas antes de que España y un portavoz de la Unión Europea expresaran disposición a seguir apoyando el proceso iniciado con el nombramiento del nuevo Poder Electoral en Venezuela, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, había fijado su posición de rechazo al nuevo órgano.

“La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos rechaza y condena estas acciones de la dictadura que son contrarias al Estado de Derecho democrático y la independencia de los Poderes políticos del Estado”, dijo Almagro en lo que constituye de momento su posición personal, mas no la del Consejo Permanente de la OEA.

Sin embargo, Almagro sustentó su perspectiva en la más reciente resolución de la máxima instancia de la OEA, de fecha 9 de diciembre de 2020 en la que se determinó que las elecciones del 6 de diciembre de 2020, que conllevaron a la escogencia de nuevos diputados con mayoría pesuvista fueron abiertamente “fraudulentas”.

“Esta ilegitimidad de origen vicia de nulidad sus actos y decisiones, así como cualquier legislación que aprobara”, dice Almagro.

El secretario general fue más allá y condenó “las acciones de aquellos integrantes de la comunidad internacional que han inducido negociaciones para intentar validar un acuerdo entre colaboracionistas y la dictadura”.

Una maniobra del oficialismo

Otra voz que se alzó contra el procedimiento y la designación del nuevo Poder Electoral fue la de la dirigente María Corina Machado y su partido Vente Venezuela. Vale acotar que Vente no forma parte de la Plataforma Unitaria.

Machado enfatizó que desconoce la legitimidad de un CNE emanado de la “ilegítima AN” y en consecuencia su partido no participará “en la farsa electoral que Maduro pretende convocar este año”. Machado fustigó que “cuando el mundo democrático finalmente reconoce que Maduro ha cometido crímenes de lesa humanidad y usurpa el poder, esta maniobra pretende revertir lo que se ha logrado”.

Su partido publicó además un comunicado en el que llaman a la ciudadanía a hacer un frente común contra lo que consideran “un nuevo engaño con el que el régimen busca reconocimiento” por la vía de “asignar algunas gobernaciones y alcaldías, como ocurrió en 2017”.

Además se niegan a participar en cualquier negociación “que haga más cómoda la jaula” y afirman que solo negociarían “el cuándo y el cómo saldrá Nicolás Maduro y el conglomerado criminal que lo mantiene en el poder”.

Pasos en la dirección contraria

El politólogo venezolano Jorge Lazo Cividanes utilizó su cuenta Twitter para exponer sus argumentos sobre por qué el nombramiento del Poder Electoral no puede ser considerado un paso en la dirección correcta para una transición a la democracia en Venezuela.

En su opinión, Maduro construyó con estas designaciones un puente de plata a un sector de la oposición. En tono de ironía expresó: “Realismo en Venezuela: démosle al dictador lo que busca (fin de sanciones, etc.) para que se siente a negociar, aunque después no tengamos nada con que negociar. Acumulemos fuerzas legitimando las instituciones de la dictadura y estabilizándola”.

Lazo cuestionó tanto la estrategia como la capacidad de algunos dirigentes que se han puesto al frente de la negociación que condujo a la renovación del CNE como es el caso del exgobernador Henrique Capriles.

“La última vez que en Venezuela el poder estuvo electoralmente en juego fue el 14 de abril de 2013. Después de todo lo que ha pasado, algunos pretenden que la historia les dé una segunda oportunidad desconociendo que el juego cambió. No califico a la persona, critico sus actos e ideas. Estoy convencido que Henrique Capriles no es el líder político que el país necesita y sus propuestas son contrarias a la causa que dice defender”, afirmó.

En cambio definió a “la única oposición seria” como aquella a la “que el régimen hostiga, resiste y se opone a concederle al dictador lo que busca (legitimidad, estabilidad y fin de sanciones)”.

El también politólogo Georg Eickhoff, de nacionalidad alemana pero especializado en el análisis del entorno político venezolano desde hace casi una década, consideró por igual “bochornoso y doloroso” el proceso de renovación del Poder Electoral. “Me duele por la cantidad de gente buena engañada y abusada. Después de recibir ahora en bandeja de plata su permanencia hasta el 2025, la tiranía irá por el 2035, por lo menos”, escribió en su cuenta Twitter.

Aunque valoró públicamente la capacidad y amistad que guarda con el nuevo rector Roberto Picón recordó la injusta prisión por razones políticas que el técnico electoral debió soportar durante seis meses en el año 2017: “Recuerdo el momento humillante de su liberación por la constituyente írrita cuya esencia perversa se expresó en este acto de tiranía. Todo eso no mejora la estrategia de la cual ahora es un nuevo preso”, sentenció.

Sanciones, fractura de la oposición y parches

El profesor universitario y especialista en pacificación, negociación y resolución de conflictos, Miguel Martinez Meucci, optó por abstraerse de lo que consideró como detalles del proceso y enfocarse en el contexto que rodeó la negociación política y posterior designación de los rectores del CNE, marcada por la división de la oposición.

“Personalmente pienso que lo que marca el contexto es la profunda división de la oposición y su sometimiento, por diversas vías, a las maniobras del chavismo. Solo las sanciones foráneas marcan un límite en ese sentido. Sanciones en las que, por lo demás, cada grupo de la oposición pretende apoyarse para alcanzar objetivos políticos distintos y a menudo contrapuestos”, sostuvo.

El ex procurador especial del gobierno encargado, el abogado constitucionalista José Ignacio Hernández, abogó por una designación legítima y transparente, que asegure una composición independiente del CNE, en el marco de acuerdos políticos inclusivos que favorezcan el rescate de la confianza ciudadana: “No es tiempo de parches”, fustigó.

Y el coordinador especial de seguridad e inteligencia del gobierno encargado, el comisario Iván Simonovis, expresó en el programa radial de María Corina Machado que quienes acordaron con el oficialismo la nueva integración del CNE son “cómplices de una payasada”.

“No son adversarios, son cómplices porque cualquier cosa que hagas con el régimen y más esta payasada del Consejo Electoral, que no es nuevo sino un maquillaje para poner los mismos operadores que a ellos les interesa para seguir teniendo el control sobre los votos en Venezuela. Eso no tiene ningún sentido y cualquiera que se preste para eso no es un opositor sino un cómplice”, sentenció.

Simonovis advirtió a quienes desde la oposición han comenzado a hablar de participar en las regionales que en Venezuela el poder geopolítico ya no está distribuido entre la figura constitucional del gobernador de estado, sino entre la cúpula militar que sostiene a Maduro.

“Venezuela ya no tiene 23 estados, sino tiene unas cosas que se llaman Zodis y Redis. Zonas de Defensa Integral y Regiones de Defensa Integral. Grupos de tres y cuatro estados entregados a un mayor general. Reyes y reyecitos. Cada estado tiene además otro reyecito, un general. Es decir, que cualquiera que crea que va a ser gobernador de un estado no va a ser gobernador de nada. Va a ser gobernador de una caja vacía”, afirmó.


Participa en la conversación