Metro Comunidad publicó una información en la que señala que Corpoelec se comunicó este jueves con el Metro de Caracas para solicitarle la disminución de consumo eléctrico por los constantes problemas de distribución de electricidad en Caracas. Esto significaría el cierre de algunas estaciones y la disminución de trenes.

Caracas. Por segundo día consecutivo el Metro de Caracas informó que diez estaciones amanecieron cerradas. Las afectadas fueron: Pérez Bonalde, Caño Amarillo, Sabana Grande, Altamira y Los Cortijos (Línea 1); Artigas (Línea 2); Nuevo Circo y Bello Monte (Líneas 4 y 5); Los Símbolos y Mercado (Línea 3). Los usuarios no recibieron motivos o justificaciones sobre este hecho.

Solo dicen que es una orden y más nada, aseguró un trabajador activo del Metro de Caracas que prefirió mantenerse en el anonimato. Los empleados manejan tres posibilidades: el cierre se debe a que el sistema consume mucha energía y Corpoelec está tomando medidas momentáneas para evitar una gran falla en la ciudad, la medida es para disminuir la cantidad de usuarios que se movilizan en el transporte subterráneo por el aumento de los casos de COVID-19 en el país, no hay personal que cubra los turnos en las estaciones.

Metro Comunidad publicó una información en la que señala que Corpoelec se comunicó este jueves con el Metro de Caracas para solicitarle la disminución de consumo eléctrico por los constantes problemas de distribución del servicio que ocurren en Caracas. Esto significaría el cierre de algunas estaciones y la disminución de trenes.

En la hora pico de la Línea 1 del Metro de Caracas deberían funcionar 38 trenes, quedan entre seis y 12. En Línea 2 deberían funcionar 10 trenes para el ramal Zoológico y 10 para el ramal Las Adjuntas, entre ambas funcionan de cuatro a siete. Y en Línea 3 deberían operar 11 trenes y solo hay entre tres y cinco. Hablar de una reducción de trenes resulta casi imposible frente a la pobre oferta que hay, que ya venía cojeando antes de la  llegada de la pandemia al país.

Lee también
68 familias de Valle Fresco en Aragua están sin energía eléctrica desde el 31 de julio

Jhony León, trabajador jubilado y miembro de Metro Comunidad, alertó de que en los próximos días podrían mantenerse cerradas las mismas diez estaciones e, incluso, podrían sumarse otras a la lista. No dan el causal o motivo del cierre de las estaciones, y el que cobra más fuerza es el consumo de energía, aseguró.

Lo que genera más consumo de energía es la tracción de los trenes. Corpoelec se encarga de alimentar el sistema con 276.000 voltios solo para la energía de tracción que va a las principales subestaciones en Catia, Los Cortijos, Mamera y La Paz.

Por los múltiples problemas de electricidad, presuntamente Corpoelec se vio en la obligación de conectar la alimentación residencial de zonas aledañas al Metro de Caracas a la fuente de 12.470 voltios que era exclusiva para el transporte subterráneo. Sin embargo, no existe comunicado oficial que afirme o desmienta este hecho.

Metro de Caracas
Foto: Luis Morillo

La versión de control por parte del Estado para disminuir la movilidad tampoco pierde fuerza. León sostuvo que el Metro de Caracas sigue siendo un foco de contagio de la pandemia porque no se están cumpliendo los parámetros de higiene ni con los empleados ni con los usuarios.

No les están dotando los implementos. Les dan una mascarilla cada cinco días o dos semanas, no les dan guantes, no les dan gel, relató León, y agregó que el personal que limpia las cabinas en los terminales lo hace con un paño y cloro. Además, manifestó que ya no se ve presencia policial como antes para llevar el control de los usuarios que tienen el salvoconducto para ingresar.

Lee también
Médicos de Sucre instan a autoridades tomar previsiones para evitar aumento de la malaria con las lluvias

En efecto, un grupo del Frente de Trabajadores intentó suministrarles insumos de protección del COVID-19 a los empleados y quienes los aceptaron fueron amenazados con que serían despedidos.

Metro de Caracas
Foto: Luis Morillo

Puede ser por la falta de personal operativo, al parecer se están cansando y están metiendo reposos para rebuscarse, comentó un trabajador anónimo.

Ya en 2019 ocurrían tres renuncias diarias de trabajadores del Metro de Caracas. Solo en octubre se fueron casi 650, sumados al personal que se ausentó de su puesto de trabajo por las condiciones del servicio o que no fueron más nunca. En enero de 2020 se calculaba que la nómina activa no pasaba de las 5000 personas. Con las condiciones en que están trabajando ahorita es difícil calcular el número de personal activo.

Luego del último aumento salarial aprobado por la administración de Nicolás Maduro, el monto mensual que recibe un trabajador grado uno del Metro de Caracas es de 564.912 bolívares (2,82 dólares en el mercado paralelo) más otros bonos que no superan los 400.000 bolívares, según registro del Frente de Trabajadores.

Esta cifra se desvanece si se compara con los 28.972.732, 90 (165 dólares en el mercado paralelo) que el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) calculó que necesita una familia para cubrir la canasta básica alimentaria.

Al bajo sueldo se le suma la dificultad de llegar a su sitio de trabajo. Muchos empleados viven en las ciudades dormitorio. Con la falta de gasolina y la disminución de autobuses es más complicado llegar a Caracas.

El Metro de Caracas no ha dado detalle en sus redes sociales sobre el cierre de las estaciones. El 15 de mayo el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, aseguró que tomarían medidas de control de uso del transporte subterráneo y ferroviario. Más allá de eso, no existe información oficial.

Lee también
Alcaldía de Caracas estableció días y horarios de actividad comercial a mercados municipales

Participa en la conversación