Producción de Alimentos Polar cae 30 % y están paradas plantas de margarina, mayonesa y arroz

El director general de este sector, Manuel Larrazábal, informó que de la elaboración total de harina precocida de maíz entre 10 y 12 % va a los Clap.

Caracas. Las limitaciones para adquirir insumos y las restricciones en las entregas de dólares han afectado la producción de Alimentos Polar, que cayó 30 % al cierre de agosto, lo que ha impactado en el suministro de rubros básicos como harina de maíz, arroz, pasta y margarina.

Manuel Larrazábal, director de Alimentos Polar, informó que la capacidad de producción de la empresa asciende a 125.000 toneladas, y actualmente se están generando 90.000. “Al negarnos el acceso a las materias primas importadas y que el Gobierno asigne menos insumos de los que compra directamente, nos obliga a producir por debajo de nuestra capacidad”, sostuvo.

El Ejecutivo, por medio de la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA), maneja la importación de maíz blanco y arroz paddy y de esos rubros, dijo el representante de la compañía, se han vendido menos cantidades de las que se requieren.

En cuanto a la asignación de dólares, comentó que no han tenido a acceso ni al dólar protegido (Dipro) ni al dólar complementario (Dicom), y expresó que hubo un “trato discriminatorio contra la empresa”.  La deuda de Polar con los proveedores está por el orden de los 400 millones de dólares, por lo que aseveró que  “es necesario que el Gobierno atienda esta deuda. No hay líneas de crédito y la única manera de cancelar es de contado”.

Lee también
Los Clap buscarán empresas y tierras ociosas

En detalle

De acuerdo con los datos de la industria, entre julio y agosto la fabricación de harina precocida de maíz retrocedió 31 %; la de arroz 93 % y la de pastas 24 %. Pero ya los problemas se arrastran desde antes y hace varias semanas están detenidas las plantas de mayonesa, margarina, avena, salsa de tomate y jabón. El pasado viernes se sumó la de arroz a la paralización.

Por esos procedimientos, 560 trabajadores están suspendidos y reciben una compensación, notificó Larrazábal.

Según el director de Alimentos Polar, las plantas de harina precocida de maíz tienen cuatro meses trabajando de manera intermitente, por ello, han dejado de fabricar 40 millones de kilos en ese lapso. Añadió que “sabemos que la cosecha de maíz blanco (que se usa para la harina) es deficitaria y alcanzaría hasta enero”.

Aunado a ello está el precio del producto. Aunque la Superintendencia de Precios Justos (Sundde) ajustó la harina a 190 bolívares en el primer semestre, ese valor está por debajo de su costo de producción. La Asociación Venezolana de Industriales de la Harina de Maíz (Venmaiz) indicó recientemente que se necesita un precio de 345 bolívares ante la nueva cosecha.

Larrazábal comentó sobre el caso del arroz que los insumos que han recibido solamente permiten operar a 3,9 % de la capacidad, cuando las plantas pueden abastecer 10 % del mercado. Se frenó la elaboración de 29 millones de kilos de arroz de mesa.

Lee también
¿Quiénes son los que manejan la economía?

Denunció que CASA vende la materia prima a las industrias con sobreprecio y destacó que por ejemplo el maíz blanco ese organismo estatal lo vende a 70.531 bolívares la tonelada, si se importara directamente a tasa Dipro (10 bolívares) el costo sería de 6.411 bolívares, con lo cual sobrecosto es de 997 %.

Situación similar se repite con el arroz que el ente adscrito al despacho de Alimentación lo vende a las empresas en 7.531 bolívares la tonelada, mientras que la compra directa sería de 6.004,69 bolívares. El trigo CASA lo ofrece a 8.531 bolívares, pero si se importara directamente el costo estaría en 4.737 bolívares.

Solicitudes

El directivo de Polar apuntó que frente a la crisis que tiene la empresa han enviado comunicaciones a las autoridades de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (Gmass) con el fin de concretar acuerdos y buscar vías para aumentar la producción. Solicitudes que también se han formulado ante el Consejo de Economía Productiva Nacional.

Pero igual la empresa ha tenido que cumplir con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), y entre 10 y 12 % de la producción de harina de maíz se ha orientado a esas instancias. Los Clap se encargan de distribuir bolsas de comida casa por casa.

Larrazábal manifestó que si se garantiza el acceso a las materias primas y a las divisas, la producción de alimentos puede aumentar 67 % en 45 días. “Estamos hablando de casi 35 millones de kilos adicionales todos los meses, distribuidos de la siguiente manera: 8,8 millones de kilos de harina; 4,3 millones de kilos de arroz; 8,1 millones de kilos adicionales de margarina; 5,6 millones de kilos de mayonesa; 2,7 millones de kilos de salsa de tomate; 1,2 millones de kilos de avena y 2,7 millones de kilos de jabón en panela”.

Foto: Cortesía Polar


Participa en la conversación