German González, de 50 años, y su socio Diego Gil, de 52 años, partieron desde Caracas hacia Curiepe, estado Miranda, el pasado 30 de junio en horas de la mañana. Sus familiares no han recibido ninguna llamada de los delincuentes. El Cicpc publicó un número telefónico para recibir denuncias anónimas de su paradero. 

Caracas. En 30 días no hay rastro ni comunicación de Diego Gil y German González. Ambos desaparecieron luego de partir hacia Curiepe, en la región de Barlovento (Miranda), el martes 30 de junio. Iban a entregar un producto a un cliente y, posteriormente, asistirían a una reunión en la población de El Clavo, municipio Acevedo. 

German Antonio González Pirela, de 50 años, es gerente de Operaciones de la empresa Cacao Caracas. Tiene seis años dedicado a la producción y a la venta de semillas de cacao. Partió a las 7:00 a. m., desde Caracas, a bordo de la Toyota 4Runner de su socio, Diego Rafael Gil Morales, de 52 años.

Desde entonces sus familiares desconocen su paradero. Este jueves 30 de julio se cumple un mes de su desaparición y no han recibido llamadas de algún delincuente, en el caso de que pudieran estar secuestrados, una de las hipótesis de los cuerpos de seguridad. 

German González es gerente de Operaciones de la empresa Cacao Caracas. Foto: Cortesía familiares

El vehículo, color plata, fue localizado posteriormente en la zona de Caucagua.

Jesús González, hermano de German, contó a Crónica.Uno que desconoce qué elementos encontraron en la camioneta los cuerpos de seguridad. Como las investigaciones están en curso prefieren no dar más detalles.

Su intención era regresar entre 1:00 y 2:00 p. m. porque era un viaje de ida y vuelta. Hasta el día de hoy no hay mayor información, no hemos recibido ni llamadas ni algún aviso. Queremos que se comuniquen con la familia, no hemos sabido indicios reales de su estado, hemos recibido muchas noticias falsas, que hacen que los organismos de seguridad se desvíen de sus investigaciones. Los niveles de angustia y desinformación son muy altos

Desde que se decretó el estado de alarma por los casos de COVID-19 registrados en Venezuela, el 13 de marzo de 2020, ambos habían disminuido su actividad laboral. Hasta el 28 de julio el gobierno de Nicolás Maduro había confirmado 16.571 contagios y 152 fallecidos. La escasez de gasolina también impidió que pudieran continuar con su trabajo en la zona de Barlovento. Por eso, durante la semana de flexibilización acudieron a Curiepe, parroquia del municipio Brión.

El director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), comisario Douglas Rico, escribió en su cuenta de la red social Twitter que la última ubicación de los productores de cacao fue en Curiepe.

Foto: Twitter Douglas Rico

Desde el 1º de julio la familia de ambos acudió a los cuerpos de seguridad. Funcionarios del Cicpc, del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros (Conas) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y fiscales del Ministerio Público tienen conocimiento de la situación. 

La familia bajó al día siguiente a la zona, nos paramos en las 10 alcabalas que nos encontramos e hicimos una denuncia informal, ellos recibieron la denuncia de una forma receptiva. Una vez pasaron las 72 horas para poder hacer la denuncia arrancaron las investigaciones, agregó González. 

La Asociación Civil de Productores de Cacao de Venezuela difundió un comunicado, en el cual exigió que sus compañeros aparecieran sanos y salvos, y además señalaron la grave situación de inseguridad que atraviesan en la zona de producción.  

Diego Gil, es socio de German González. Foto: Cortesía familiares
Gremio del cacao sometido por megabandas de Barlovento

Cuando vamos a la zona hay que avisar previamente tanto a los productores como a algunos miembros de bandas, con los que uno ya ha tenido contacto. Hay zonas en las que no se puede ir con los vidrios arriba, con aire acondicionado, porque deben verte el rostro e identificarte, contó a Crónica.Uno un productor, quien por medidas de seguridad pidió no ser identificado.

Productores de cacao deben notificar a algunos delincuentes cuando van a visitar la zona, por su seguridad. Foto: Cristian Hernández

Los afectados aseguran que la delincuencia azota al gremio desde hace al menos 20 años. No es un asunto nuevo. Incluso hay zonas que están completamente tomadas por las bandas y megabandas y nadie más puede acceder. 

El abogado y criminólogo, Luis Izquiel, explicó que las zonas de paz fortalecieron las bandas en Barlovento y muchas, actualmente, tienen la estructura de megabanda, con más de 100 integrantes, que dominan grandes territorios y tienen armamento de alto calibre.

Muchas bandas son hijas de las zonas de paz. Los territorios estaban libres de presencial policial y ellas fortalecieron su poder ahí. Además en la zona de Barlovento hay mucha pobreza, donde casi no hay fuentes de trabajo y esto es caldo de cultivo para que los jóvenes ingresen a las bandas.

Las zonas de paz nacieron en el marco del Plan Patria Segura y del Movimiento por la Paz y la Vida en el año 2013. Se crearon con la finalidad de que los integrantes de bandas delictivas abandonaran la violencia a cambio de líneas de crédito, desarrollos agrícolas o industriales, o facilitarles estudios. 

Algunos líderes delictivos negociaron con miembros del gobierno. Y aunque su creación no fue oficialmente, el plan piloto comenzó en el eje de Barlovento y los Valles del Tuy. Posteriormente, se extendió a Caracas y el estado Aragua. 

Izquiel explicó que las megabandas denominadas Los 300, porque tiene aproximadamente 300 integrantes, y Los Capraccios, dominan la zona y toda la carretera Troncal 9. Se dedican a la extorsión y secuestro de productores de cacao, que no pagan las “vacunas”. Los delincuentes conocen que detrás del cacao hay mucho dinero y, en la actualidad, dólares. 

Las zonas de paz fortalecieron a las megabandas, según Izquiel Foto: Cristian Hernández

Hay otras bandas más débiles, que también se dedican a estos delitos o al secuestro y robo en la Troncal 9. Ponen obstáculos en la carretera para que los conductores se detengan y entonces cometer el robo. 

El productor de cacao que brindó su testimonio a Crónica.Uno, extraoficialmente, contó que ha sido víctima de intentos de secuestro. Asegura que como esos sectores son zonas de paz no entran los policías y las alcabalas que hay en la carretera son fijas, por lo tanto, los delincuentes no pasan por esos lugares. 

Los productores de cacao, en Barlovento, no solo sufren porque se va la luz, no hay gasolina, no hay agua y las deficiencias en los servicios públicos, también sufre por la delincuencia.

Izquiel añadió que la zona es completamente roja y muchas personas decidieron vender sus propiedades a bajo costo para huir de la delincuencia. Extraoficialmente, se conoció que delincuentes han desplazado a muchos vecinos, incluso a policías, a quienes no les permiten el ingreso a la comunidad bajo amenaza de muerte.

El comisario Rico pidió en su cuenta de Twitter que cualquier información que se conozca de Diego Gil y German González se puede avisar de forma anónima al número 04242790619.


Participa en la conversación