La bicampeona mundial regresó a su país tras el cetro del Mundial de Doha.

Caracas. Feliz, agradecida y orgullosa de ser venezolana. Así se presentó la “Reina” Yulimar Rojas en su primer encuentro con los medios de comunicación en el Comité Olímpico Venezolano (COV) tras su llegada al país en horas de la noche del miércoles.

Rojas viene de obtener el cetro en salto triple por segunda vez en su carrera en el Mundial de Atletismo Doha 2019 tras lograrlo en Londres 2017. La nacida en Caracas pero criada en el estado Anzoátegui no venía al país a compartir con su familia desde el primer trimestre del año pasado.

“Es un placer estar con ustedes. Estoy muy contenta de estar en Venezuela y llegar con esta medalla”, dijo de entrada la monarca del mundo, quien considera que 2019 ha sido el mejor año de su carrera. Rojas admitió que sintió la obligación de revalidar su cetro en Doha.

“Fue un Mundial de mucha expectativa porque era la campeona. Tuve algo de presión pero pudimos conseguir la cuarta medalla de oro al hilo”, explicó la triplista al hacer alusión también a los títulos de pista cubierta en Portland 2016 y Birmingham 2018. Para Yulimar fue importante el apoyo de sus seguidores para alcanzar la meta.

“Me motiva que las personas están pendientes de mí, que están allí con mensajes de apoyo, que me escriben que yo puedo y que soy su heroína. Yo trabajo para dar lo mejor de mí y para que ellos se sientan todavía más orgullosos”, resaltó Rojas.

Lee también
Los saltos de Yulimar Rojas ya no tienen techo

Otra fuente de motivación, según Yulimar, fue la mala temporada que tuvo el año pasado. “Venía de 2018 donde conseguí el campeonato del mundo, pero la temporada al aire libre no la pude hacer por molestias físicas y lesiones. Fue muy duro no poder asistir a los Juegos Centroamericanos, pero eso me hizo aprender. Me hizo ver las cosas mejor, ser una mejor atleta, más profesional y tener más valor para cuidarme y conseguir un 2019 de buena energía y sin lesiones. Me dije que no fue mi año pero el año que viene va a ser distinto y eso fue lo que pasó”.

Como siempre, Rojas ratificó su mensaje de esfuerzo y trabajo para los jóvenes. “Ser deportista no es fácil. Hay que luchar, hay que trabajar mucho. Nada en esta vida es sencillo, pero si trabajas fuerte y tienes la fe de que puedes conseguir las cosas que quieres, las puedes lograr. Espero que este título sirva de ejemplo de lucha, trabajo y constancia para las nuevas generaciones”, resaltó.

La bicampeona volvió a ratificar que va por el oro olímpico en Tokio 2020. “Quiero que se sientan orgullosos. Que digan que Yulimar es venezolana, es campeona mundial y ahora también campeona olímpica. Trabajamos para eso”, aseguró.

Rojas cumplirá una apretada agenda de medios en la capital y será homenajeada en el estadio Olímpico de la UCV en el amistoso entre Venezuela y Bolivia, donde dará el puntapié inicial.


Participa en la conversación