Sectores económicos se ven golpeados por restricciones de la pandemia y la falta de combustible

actividad económica pandemia

Los estados Bolívar y Nueva Esparta están afectados por las escasas conexiones aéreas y la caída del turismo. La Cámara Venezolana de Centros Comerciales también considera que el esquema 7+7 no es el más idóneo, debido a que no garantiza continuidad en las labores.

Caracas. La actividad económica en el país se ve afectada desde antes de la pandemia por la contracción sostenida del Producto Interno Bruto (PIB) desde 2013. Hasta el año pasado la economía se había reducido 70 %, lo que ha derivado en menos empresas, pérdida de poder adquisitivo de la población y deterioro en la infraestructura financiera y del espacio en el que todavía operan quienes resisten la crisis.

Tras un año en pandemia, la situación es peor para los operadores turísticos, que siguen sin conexiones aéreas, o para los productores agrícolas que llevan más de dos semanas padeciendo la escasez de combustibles como el gasoil. El repunte de los contagios de COVID-19 desde el 19 de marzo, cuando la nación superó los 900 casos, llevó a las autoridades a decretar dos semanas de cuarentena radical, incluida la Semana Santa.

“Anuncio que la Semana Santa este año será nuevamente en cuarentena radical, así que vamos a 14 días: dos semanas de cuarentena radical, con máxima vigilancia del Estado y de las instituciones. Lo hacemos por la salud de la familia”, dijo el mandatario Nicolás Maduro.

El estado Bolívar antes de marzo de 2020 –mes en que se detectaron los primeros casos del nuevo coronavirus– llegaba a una ocupación turística de 30 %. Hoy es uno de los que sigue aislado, pues el único vuelo permitido es para la ruta Maiquetía-Canaima. Luego de un año de pandemia, los operadores turísticos están a la espera de que las autoridades flexibilicen las rutas y se abran más destinos, como Puerto Ordaz o Ciudad Bolívar. La entidad en febrero apenas registró una ocupación turística de 10 %.

Lee también
Quema de plástico para cocinar: una práctica mucho más dañina que la cocina a leña

El presidente de la Cámara de Turismo del estado Bolívar, Gilbert Almarza, explicó en entrevista a Crónica.Uno que antes de decretarse la pandemia la poca conectividad de vuelos hacía que la afluencia de turistas fuera baja, así como la escasez de combustible, que –aseguró– ya era crítica en la entidad con colas en las estaciones de servicio de hasta seis días.

Las restricciones de marzo de 2020 no tomaron al sector por sorpresa, pues cuentan que la experiencia en otros países y los reportes de las aerolíneas en la disminución de los vuelos les alertaba de que también les tocaría detener las actividades.

Ya ha pasado un año, en otros estados se han abierto vuelos y hay más flexibilización, pero en nuestro estado no, y eso nos llama a reflexión, porque no tenemos conectividad”, dijo Almarza.

En el estado Bolívar el único vuelo permitido hasta la fecha es a Canaima con la aerolínea estatal Conviasa y ofrece un servicio turístico con el Campamento Canaima. A juicio del presidente de la Cámara de Turismo del estado Bolívar esto ha traído beneficio, “poco”, pero al menos algo de movimiento de turistas y trabajo al pueblo pemón, que es la mayor fuerza laboral en estos campamentos. “Es lo único que está funcionando. Estos vuelos no pasan por Puerto Ordaz, ni Ciudad Bolívar”, indicó.

La Semana Santa es una temporada tradicional de mayor afluencia de turistas, sin embargo, el aumento de los casos de coronavirus y el registro en el país de la variante brasileña llevaron al gobierno a extremar las medidas para prevenir mayores contagios. A partir de junio del año pasado se mantiene un esquema de 7+7, que en algunos sectores significa una semana de trabajo y otra de parada. Desde el sector industrial y comercial sostienen que este modelo no los beneficia y que se debe ir hacia el trabajo continuo basado en los protocolos de bioseguridad.

Lee también
La segunda ola del miedo y la ansiedad está afectando la salud mental en medio de la pandemia

Para Viviana de Vethencourt, presidenta de la Cámara de Turismo de Nueva Esparta, las dos semanas de cuarentena estricta son “un golpe durísimo”, no solo porque afectan la actividad económica de las empresas, sino a toda la isla, debido a que en la entidad 90 % de la economía está basada en el turismo.

Vethencourt señaló que los prestadores de servicios y los usuarios han entendido las restricciones por la pandemia y adaptan los paquetes a las semanas que están permitidas las actividades. Agregó que las grandes cadenas mantienen campañas y protocolos de bioseguridad. “Tenemos que buscar el justo equilibrio para mantener bajos los contagios sin destruir la economía”, apuntó.

A su juicio, buscan alternativas que les permitan producir en un ambiente de trabajo seguro y que eso solo lo ven posible si se logra la vacunación masiva en el país, por lo que celebran el programa presentado por Fedecámaras este 25 de marzo, en el que proponen traer 6 millones de vacunas para trabajadores del sector privado.

La Cámara Venezolana de Centros Comerciales, Comerciantes y Afines (Cavececo) también considera que el esquema 7+7 no es el más idóneo, debido a que no garantiza continuidad en las labores. En entrevista a Fedecámaras sostuvieron que los centros comerciales más afectados por la medida de cuarentena radical son los que están ubicados en las zonas turísticas, porque tradicionalmente reciben mayor afluencia de temporadistas.

Operadores turísticos piden más conexiones aéreas

En el estado Bolívar el gremio del sector turístico desconoce por qué Puerto Ordaz, que “puede ser un buen destino turístico”, no es incluido en las rutas aéreas autorizadas y subrayan que desde hace meses preparan campañas de bioseguridad para cuando se permitan otros vuelos.

Hicimos manuales de bioseguridad con normas básicas de buenas prácticas para prevenir el contagio de los trabajadores y de los visitantes. Con esto nuestra complicada economía se puede mejorar”, expresó Gilbert Almarza.

Para Almarza, la falta de conectividad aérea no solo afecta el turismo, sino la actividad comercial, la salud y a las familias que deben reagruparse. “Estamos completamente aislados”, dijo. En Nueva Esparta coinciden en que la isla también requiere vuelos continuos para garantizar la conectividad con el resto del país.

Lee también
La atención en salud mental en Aragua está en depresión

La presidenta de la Cámara de Turismo de Nueva Esparta, Viviana de Vethencourt, lamenta que prácticamente todas las empresas del sector han reducido personal. “Al no haber fuentes de ingresos, se hace cuesta arriba seguir operativos como en 2019. No se ha recolectado data, pero hay algunas empresas que han decidido hacer cierre técnico hasta tanto no haya continuidad en la frecuencia de trabajo, porque el 7+7 no les sirve para mantener la infraestructura”, aseguró.


Participa en la conversación