Contaminación y veda gubernamental tienen en jaque producción de papa en occidente de Carabobo

eje occidental de Carabobo

Desde hace seis años alrededor de 130 productores de papa, distribuidos en los municipios Bejuma, Miranda y Montalbán no pueden sembrar, debido a la contaminación de 600 hectáreas destinadas al cultivo del tubérculo con una bacteria que traían semillas provenientes del estado Lara. Para sobrevivir han tenido que migrar a otros rubros como caraotas, maíz y hortalizas. El Ejecutivo nacional puso en veda estas tierras por dos años.

Valencia. El eje occidental de Carabobo, comprendido por los municipios Bejuma, Miranda y Montalbán, ha sido por años una zona con gran potencial para la siembra de papas. Este 2021 los productores de este tubérculo cumplen seis años sin poder sembrar, porque no cuentan con semillas.

James Coronel, miembro de la Fuerza Zamorana de Campesinos, Pescadores e Indígenas de Venezuela, reveló que la tierra para la siembra se contaminó luego de recibir en mal estado, un lote de semillas provenientes del estado Lara.

Esta situación trajo como consecuencia que el eje occidental de la entidad, también conocido como Los Valles Altos de Carabobo, fueran puestos en veda por dos años, es decir no se podía trabajar la tierra por ese lapso.

Sin embargo, transcurrido el tiempo de la veda, los productores de papa han sumado esfuerzos para recuperar la zona de siembra, pero la administración de Nicolás Maduro se mantiene en silencio y no permite iniciar la zafra, tomando en cuenta que esta actividad es la principal fuente de ingresos de la zona.

Coronel recordó que antes de la veda, el eje occidental de Carabobo podía sembrar 1200 hectáreas de papa y arrimaba a la cosecha nacional más de 18 millones de kilos. Mencionó que la zona con más productividad de este rubro era Chirgua, ubicada en el municipio Bejuma, donde se podían sembrar 600 hectáreas del tubérculo.

«El chirgüeño sustentaba a su familia con la papa y activaba económicamente la zona, generando trabajo para todo el mundo», indicó.

Otro ciclo de siembra perdido

El ciclo de siembra para las papas inicia en los meses noviembre y diciembre. Martín Martínez, dirigente campesino de Chirgua, aseguró que no hay suficiente semilla en el país para sembrar. Su preocupación radica en que la temporada de siembra está por culminar y será otro año que Carabobo se queda sin producción de papa.

Aldemaro Ortega, director de la Asociación Nacional de Productores de Papa, informó que ante la falta de semillas hizo trámites para importarlas de Canadá o Argentina, no obstante, el Gobierno Nacional no aprobó la compra, con la excusa de que en el país había suficientes semillas.

Negaron el aval porque alegan que en Venezuela hay semilla de papa para satisfacer la demanda de los productores, pero de ser así no estuviésemos tantos años sin siembra», replicó Ortega.

De las papas a los granos

Martínez detalló que el occidente de Carabobo agrupa a 130 productores de papas que ante la falta de semillas tuvieron que migrar a la siembra de las hortalizas chinas, mientras que otros pocos, siembran caraotas o maíz para poder subsistir.

Esta actividad solo les permite el autosustento y no les deja ganancias económicas, por lo cual tampoco pueden invertir en la reparación y mantenimiento de la maquinaria para la siembra. «La papa es la que nos realza económicamente».

Los paperos no se cansan de insistir para reactivar la siembra de este rubro, por ello están buscando alternativas de autosustentarse con una semilla nacional llamada María Bonita, y están haciendo los trámites necesarios para obtenerla ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología

El clamor de los productores de papa de Carabobo es claro: piden al Gobierno nacional que les faciliten semillas, fertilizantes y ayuda para reparar la maquinaria que está paralizada por falta de mantenimiento.


Participa en la conversación