Sistema de salud público del eje occidental de Carabobo está sin médicos y las enfermeras deben asumir sus funciones

Las enfermeras realizan labores de médicos porque no hay galenos en los centros de salud, pues han renunciado por los bajos salarios. El personal de limpieza realiza su trabajo sin desinfectantes, tampoco tienen guantes ni tapaboca. El hospital satélite del occidente de Carabobo no cuenta con iluminación, y desde 2014 los bomberos recomendaron desalojarlo porque su infraestructura está en malas condiciones debido a múltiples filtraciones. El presidente de Insalud, Juan Carlos Yánez, reconoció el desabastecimiento de insumos en los centro de salud en Carabobo, sin embargo, aseguró que para 2020 se atenderán estas necesidades.

Valencia. El sistema de salud público en el eje occidental de Carabobo, en el centro-norte de Venezuela, se encuentra en precarias condiciones. En esta zona, que está comprendida por los municipios Bejuma, Montalbán y Miranda, hay 18 centros de salud tipo ambulatorios (medicina preventiva y algunos cuentan con salas de parto) y el hospital satélite Distrital de Bejuma, que por su cercanía con la carretera Panamericana atiende tanto a habitantes de la entidad carabobeña como de estados cercanos (Yaracuy y Lara).

Todos tienen el mismo problema: no cuentan con personal médico ni medicamentos y mucho menos con material médico-quirúrgico e implementos de limpieza y desinfección de las áreas hospitalarias.

Tania Rodríguez padece lupus desde hace 20 años. Se encontraba en las áreas externas del Hospital Distrital de Bejuma deambulando para que le leyeran unos exámenes de orina que se realizó porque sentía malestar, pero en el nosocomio no había un médico que pudiera interpretar su prueba.

Emergencia del hospital de Bejuma. Foto: Leomara Cárdenas

Para ese día, 21 de noviembre de 2019, no había personal médico en el área de hospitalización ni en la emergencia. La mujer de 43 años de edad, con suma delgadez, no puede cumplir su tratamiento que le fue indicado de por vida porque no cuenta con recursos económicos.

Yo me hice el examen hace tres días, y aquí estoy cazando algún doctor que me vea. Aquí no hay médicos todos los días. Yo solo estoy en las manos de Dios”, dijo.

El equipo de Cronica.Uno logró entrar al hospital, que fue inaugurado en 1976 y que depende del gobierno regional de Rafael Lacava, pues está adscrito a la Fundación Instituto Carabobeño para la Salud (Insalud). El escenario es deprimente y denigrante para los pacientes. Las instalaciones están repletas de filtraciones en el piso 3, donde funciona el área administrativa.

Fue mandada a desalojar por los bomberos, tras una inspección realizada en 2014, la cual evidenció que las filtraciones han causado daños importantes en el techo y se han diseminado hasta llegar a la planta baja”, manifestó la enfermera Berta Ramírez, exdocente del distrito occidental.

El quirófano no funciona desde hace tres años, porque el aire acondicionado está dañado. Todas las áreas del hospital están a oscuras. En algunos pasillos se logra ver algo de iluminación, porque algún paciente o trabajador puso un bombillo. Es que, a pesar de que faltan luminarias, el personal de mantenimiento teme colocar bombillos porque en los techos hay agua debido a las filtraciones y podría haber un corto circuito que podría terminar en una tragedia, que alguna persona quede electrocutada.

Lee también
Se quemó 30% de la Unidad VI de Planta Centro y un trabajador resultó lesionado
Pasillos oscuros en el hospital de Bejuma . Foto Leomara Cárdenas

La emergencia tiene tres años en una zona improvisada, porque en el último año de gestión del exgobernador Francisco Ameliach iniciaron trabajos de remodelación y hasta la fecha no se han culminado, y los materiales se han ido perdiendo. Esa emergencia, que apenas puede tener cuatro camas, no cuenta con oxígeno, tampoco con la climitazación pertinente, y lo más grave es que no hay médicos que atiendan a los pacientes, porque casi todos han renunciado a sus cargos por los bajos salarios.

Emergencia improvisada en el hospital de Bejuma. Foto: Leomara Cárdenas

“Las enfermeras en muchos casos deben ejercer funciones que son netamente de los galenos”, dijo Berta Ramírez. Esta sala se encuentra justo delante del área de inmunización de recién nacidos.

Reina Castillo, con más de 10 años de servicio, trabaja como enfermera en la emergencia improvisada. Denunció que desde el almacén son pocos los medicamentos e insumos con que los dotan.

El almacén se encuentra alejado de la sala de emergencia y solo trabaja de 8:00 a. m. a 3:00 p. m. Apenas les entregan de inventario unas pocas jeringas y dos medicamentos. Si llega una emergencia después del horario de cierre del almacén, lamentablemente, no se le puede suministrar medicamentos, a menos que los familiares compren los insumos.

Castillo insistió en que le duele ver cómo fallecen pacientes porque no tienen insumos.

El laboratorio no tiene aparatos de serología, no cuenta con reactivos para realizar pruebas de sangre. Los resultados deben entregarlos escritos a mano y en papel reciclable porque no hay material de oficina.

Los exámenes los entregan en papelitos reciclados. Foto: Leomara Cárdenas

En la sala de parto el drama se nota porque no pueden atender cesáreas, tampoco trabajo de parto. Solo reciben mujeres que ya estén en la etapa de expulsión de bebé, porque el procedimiento lo ejercen las enfermeras. Solo hay un médico neonatólogo. Las cunas para acostar a los recién nacidos son forradas en cartón y algo de goma espuma.

Lee también
Se quemó 30% de la Unidad VI de Planta Centro y un trabajador resultó lesionado
sistema de salud público
Estas son las cunas de los recién nacidos en el hospital de Bejuma. Foto: Leomara Cárdenas

La mayor preocupación de todos los trabajadores del Hospital Distrital de Bejuma es la inmensa probabilidad de contraer una bacteria intrahospitlaria, porque el personal de mantenimiento no cuenta con insumos y desinfectantes para realizar las limpiezas. Las mopas de limpiar el piso están desgastadas. Las camareras deben limpiar solamente con agua, con las manos sin guantes y sin tapabocas. Los trabajadores realizan colectas de dinero para poder comprar algún desinfectante.

Las áreas de descanso para los trabajadores están en paupérrimas condiciones. Colchones llenos de humedad, los baños inoperativos.

sistema de salud público
Foto: Leomara Cárdenas

En cuanto a la alimentación de los pacientes, lo que ofrecen es una dieta que no reúne los nutrientes necesarios para optimizar la salud de los enfermos. Cuando tienen insumos pueden servir solo arroz o un vaso de avena sin leche.

En el archivo del hospital no cabe una historia más. En esta área hay seis archivadores y todos están repletos. El personal de historias médicas aseguró que corren riesgos de salud, pues la mayoría de las carpetas están llenas de humedad. No cuentan con ventilación ni iluminación. El material de oficina: bolígrafos, papel, carpetas, entre otros, no existe. Este personal debe elaborar todos los informes de índice de natalidad, mortalidad, reportes de enfermedades a mano, porque no tienen equipos de computación.

Red de ambulatorios eje occidental

Cronica.Uno también visitó dos ambulatorios del eje occidental, el Ambulatorio de Aguirre, en el municipio Moltalbán, que fue diseñado para atender habitantes de cinco asentamientos rurales que agrupan a unas  6000 personas. El personal de enfermería, que no quiso identificarse por temor a represalias, indicó que tampoco hay personal médico. Tienen un censo de 170 pacientes hipertensos y solo reciben desde Insalud 10 cajas de tratamiento antihipertensivo semanalmente.

En el inventario de medicamentos no hay antibióticos, antialérgicos, broncodilatadores, suero antiofídico, antinflamatorios, ni oxígeno. En este ambulatorio se atendían partos, pero ya no pueden hacerlo porque no hay médico.

En el ambulatorio Luis Pérez Carreño, ubicado en el centro de Montalbán, no hay ni siquiera tensiómetro.

sistema de salud público
Ambulatorio Luis Perez Carreño. Foto: Leomara Cárdenas

Mientras que el equipo de Cronica.Uno realizaba el recorrido por este centro de salud, una madre con su hija en brazos acudió para que la nebulizaran. Las enfermeras de guardia le indicaron que no cuentan con nebulizadores y tampoco tenían los medicamentos para poder aplicar el tratamiento.

Lee también
En Carabobo funerarias se niegan a velar a fallecidos por VIH

En el Ambulatorio de Canoabo, en el municipio Bejuma, la historia no es distinta. Aquí hay dos médicos que trabajan para la Misión Barrio Adentro, pero deben cumplir funciones en este centro asistencial, no lo hacen porque reniegan del convenio firmado con Insalud. Berta Ramírez, exdocente distrital de occidente, denunció la situación.

Insalud reconoce precariedades

El presidente de Insalud, Juan Carlos Yánez, reconoció que existe carencia de materiales de limpieza e insumos médicos, y que el Hospital Distrital de Bejuma está, en efecto, en condiciones deplorables en cuanto a estructura y falta de personal médico en el eje occidental de Carabobo. Sin embargo, apuntó que para 2020 este nosocomio recibirá atención de manera prioritaria y que los quirófanos serán reactivados, pues comprarán los aires acondicionados y  ejecutarán trabajos para solventar las filtraciones. También se comprometió  a hacer mantenimiento a las camas médicas y cunas para recién nacidos.

Yánez explicó que en los dos años de gestión del gobernador Rafael Lacava se propusieron hacer trabajos de recuperación por etapas. El nosocomio que ha recibido mayor inversión ha sido la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera (CHET) porque es un hospital satélite y de referencia en la región central. También fueron atendidos los centros de salud de la costa carabobeña. Insalud cuenta con 14 hospitales, 100 ambulatorios y 47 centros diagnósticos integrales.

Juan Carlos Yánez, presidente de Insalud. Foto Insalud / Cortesía

En cuanto al abastecimiento de medicinas, indicó que el Ministerio de Salud entrega 85 % y 15 % restante es cubierto por el gobierno regional. Reveló que han hecho varios trabajos de investigación y han podido dar con personal de enfermería que ha estado desviando medicamentos, y que esos casos ya fueron puestos a la orden del sistema judicial.

En referencia al déficit de personal médico, enfermeras, bioanalistas, administrativo y mantenimiento, insistió en que ya se abrieron los concursos para ocupar las vacantes, y que para enero contratarían este personal. Además, dijo que cuentan con convenios con diferentes casas de estudios para que los estudiantes de Enfermería y Medicina hagan pasantías en la red de salud que depende del ejecutivo regional. Luego, los evaluarán para así también ofrecer oportunidades de empleo a los nuevos profesionales.

Lea también:

Encuesta Nacional de Hospitales arrojó que en la red pública no se hacen placas de tórax


Participa en la conversación