El salario mensual que devengan solo les alcanza para comprar medio kilo de queso y una harina de maíz precocida. Los empleados no renuncian a sus puestos de trabajo porque no quieren perder el beneficio de la jubilación.

Valencia-. Este miércoles, un nutrido grupo de trabajadores de la Gobernación de Carabobo se concentró en la plaza Sucre que se encuentra frente al capitolio carabobeño, para anunciar, luego de la asamblea, que reducirán su jornada laboral porque el salario que devengan no les alcanza para costear el pago de transporte y tampoco cubre sus necesidades de la canasta básica.

Acudirán a sus puestos de trabajo, solo dos o tres días a la semana, de esta forma acortarán la jornada laboral, hasta que el gobernador Rafael Lacava realice el ajuste salarial. Carlos Michelena, presidente del sindicato de obreros de la Gobernación de Carabobo, recalcó que el Ejecutivo regional está en la obligación, de acuerdo con el artículo 91 de la Constitución, que el salario de los trabajadores debe alcanzar para cubrir la canasta básica.

Michelena aseveró que el salario mensual que devengan solo les alcanza para comprar medio kilo de queso y una harina de maíz precocida.

Nosotros prácticamente estamos pagando para venir a trabajar, porque si agarramos dos camionetas debemos cancelar 20.000 bolívares diarios y devengamos al día entre Bs. 8500 a 9000, con esta cantidad ¿cómo podemos comer, vestir a nuestros hijos y mandarlos al colegio?

Con profundo malestar indicó que este sector no recibe respuesta por parte del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava. Y mientras esto ocurre deben hacer “magia y milagros” para llevar el sustento a sus hogares. Dijo que para ahorrar un poco de dinero deben caminar largos trayectos y no gastar en transporte público, también que muchos empleados no han abandonado sus puestos de trabajos para no perder el beneficio de la jubilación.

Las exigencias de los trabajadores son claras: asignación de tres bonos, el primero por 200.000 bolívares a la semana para cancelar los pasajes de transporte, seguido por uno de un millón de bolívares mensuales. Igualmente, otro por 500.000 bolívares, monto que debe establecerse en todas las escalas del tabulador independientemente de que el Ejecutivo anuncie incrementos.

Aumentan renuncias de docentes regionales

Guillermo Padrón, representante de los docentes dependientes de la Gobernación de Carabobo, aseguró que al menos 500 docentes han renunciado a sus cargos. Asimismo, indicó que varios directivos de escuelas regionales también han renunciado, porque el salario mensual es de 260.000 bolívares.

Afirmó que no teme sanciones de parte del Ejecutivo regional y denunció que el patrono ordenó el retiro de salarios a algunos docentes para obligarlos a renunciar.


Participa en la conversación