Una médico dio positivo para COVID-19. Antes de que llegara el resultado había cumplido todas sus guardias. El personal teme estar contagiado por haber tenido contacto directo sin las medidas de prevención ni equipos de bioseguridad. Desde Insalud no les han suministrado cantidades suficientes de guantes, tapabocas ni caretas; lo poco que les han entregado deben reusarlo y compartir entre ellos.

Valencia. La falta de material de bioseguridad para prevenir la COVID-19 pone a prueba los nervios de los profesionales de la salud que laboran en el ambulatorio rural tipo I Los Guayos, del municipio Los Guayos, en el estado Carabobo. No han parado su actividad laboral, continúan presentándose en el centro de salud, a pesar de que ya una médico dio positivo para coronavirus.

Son al menos 85 trabajadores de este ambulatorio, que depende de Insalud, que temen estar contagiados de COVID-19, la razón: desde que empezó la pandemia en el país no han recibido la dotación suficiente de guantes, caretas, tapabocas, batas y gorros. Ellos mismos deben asumir la responsabilidad de confeccionar el material de prevención.

Trabajadores del ambulatorio, que prefirieron dejar sus nombres en reserva, contaron a Cronica.Uno que desde la central de suministros les proporcionan: una bata descartable que les debe durar una semana. Solo aportaron una careta que fue destinada al personal de seguridad, esta la deben utilizar los tres vigilantes que cubren los tres turnos (mañana, tarde y noche). Al personal de limpieza les dotaron con un par de guantes por turno, es decir, si en la jornada de la mañana hay tres camareras, se deben rotar los guantes para realizar su trabajo.

Lee también
Pacientes desesperados por el costoso peregrinaje que implica hacerse un examen de laboratorio
ambulatorio rural
Los trabajadores piden que se desinfecte todo el ambulatorio. Foto: Cortesía

La directiva de ese centro de salud alega que no tienen insumos de bioseguridad para poder dotar al personal. Los trabajadores exigen que se les realice la prueba rápida para detectar la COVID-19, pues la doctora que atendió a un paciente sin los implementos de seguridad se contagió, y los resultados llegaron el sábado 1º de agosto, tres semanas más tarde.

Durante ese tiempo la médico no presentó síntomas, y su última guardia fue el 31 de julio, por lo que los demás trabajadores temen estar contagiados porque no guardaron las condiciones mínimas de prevención. Aseguraron que el lunes 3 de agosto sostuvieron una reunión con la directiva del ambulatorio, en la que pidieron desinfección total del ambulatorio, pues las cuadrillas de la Alcaldía de Los Guayos solo esterilizan el área de la emergencia; además, exigieron que les realicen las pruebas para confirmar el coronavirus y que los doten del material de bioseguridad.

El personal se siente preocupado. Nosotros hemos trabajado con la doctora en contacto directo. Tuvimos que hacer una reunión de emergencia el día lunes, pero no hay respuesta, el director hizo fue una lista de peticiones. Nosotros queremos que nos hagan las pruebas, que desinfecten diariamente todo el ambulatorio, porque las cuadrillas de desinfección, cuando van, solo atienden la emergencia; en los cuartos de descanso no lo han hecho, que es donde se come, en las noches duermen, etc”, señaló con preocupación una enfermera que decidió declarar bajo el anonimato por temor a ser despedida.

La trabajadora agregó: “Aunque sea nos hagan la prueba rápida, porque seguimos trabajando con ese miedo latente que creemos que todos somos positivos hasta que no se demuestre lo contrario. Nosotros, como entes de salud, estamos para proporcionar salud, pero en vista de esta situación, no somos gente de salud, en este punto estamos siendo propagadores del virus”.

Lee también
En el Litoral Central siguen desafiando prohibición de bañarse en las playas

En Carabobo se registran al menos 189 casos de COVID-19 activos, de acuerdo con el conteo de la administración de Nicolás Maduro, y seis personas han fallecido a causa del coronavirus.


Participa en la conversación