Un grupo de obreros, empleados administrativos y docentes pretendía entregar un documento en la Vicepresidencia de la República, en el cual manifestaba su descontento ante la convocatoria, de parte de las autoridades gubernamentales, de sentarse a discutir la tercera convención colectiva con una sola federación.

Caracas. Este miércoles 22 de marzo, afiliados al Comando Nacional Inter-Federaciones de Trabajadores Universitarios pretendían llegar hasta la Vicepresidencia de la República con el propósito de introducir una carta, en la cual solicitaban ser incluidos en la discusión de la tercera Convención Colectiva.

Llegaron «en santa paz», según dijeron, pero al acercarse a la sede de la Vicepresidencia, ubicada en la avenida Urdaneta muy cerca de Miraflores, fueron sorprendidos por un grupo de encapuchados que les lanzó piedras. Los agresores estaban en las áreas comunes del Banco Central de Venezuela (BCV), denunciaron.

Los trabajadores se quedaron replegados en la esquina Santa Capilla, mientras los equipos antimotines de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) tomaban por los cuatro costados los edificios cercanos.

La acción que era pacífica, según Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Central de Venezuela (Sinatra-UCV), se tornó violenta, “pues la agresión de la GNB fue desmedida, eso generó un choque con los trabajadores. Cuatro personas resultaron golpeadas y con heridas en sus rostros”.

Los estudiantes del Colegio Universitario Francisco de Miranda quedaron «presos» durante la protesta.

Las barricadas y los escudos policiales dividieron la concentración en dos. Un grupo quedó en Santa Capilla y otro fue replegado hacia el Colegio Universitario Francisco de Miranda. Algunos denunciaron robos de celulares en medio de la escaramuza.

[irp posts=»45875″ name=»Elecciones en la UCV transcurren con alta abstención y focos de violencia en la escuela de Derecho»]

A eso de las 10:00 a. m. los ánimos se caldearon. Muchos de los presentes se mostraron ofendidos por la acción de los uniformados, pues no se esperaban los empujones y el maltrato. Algunos decían que eran votos duros del chavismo y, por tanto, sus caras no ocultaron sorpresa, pues pensaron que no tendrían problemas de llegar a su destino «por estar identificados con el proceso».

Eduardo Sánchez informó que pretendían exhortar a los ministerios de Trabajo, Educación Superior y a la Vicepresidencia, para que suspendieran el proceso de negociación que se está adelantando con una sola federación de trabajadores y que procedan a convocar al resto de las organizaciones sindicales para que participen en  igualdad de condiciones en la tercera discusión de la Convención Colectiva.

La policía rodeó a los manifestantes por los cuatro costados.
Los trabajadores no pudieron entregar el documento.

Solicitó que la convención que se negocie surja de las bases de los trabajadores, quienes deben apostar a un Proyecto de Contrato Único para el período 2017-18.

Al final se fueron con la carta debajo el brazo, pues no la pudieron entregar y luego de sortear el cerco policial se retiraron por el bulevar Panteón, sin hacer mucha bulla.

Fotos: Francisco Bruzco


Participa en la conversación