La denuncia la hizo Eduardo Franco presidente de la Fundación Mavid Carabobo y secretario general de la Red Venezolana Gente Positiva, quien informó que ya le solicitaron al ministro de Salud que se comunique con su par de Defensa o con el canciller, para que garanticen combustible a las Naciones Unidas. “De lo contrario entraremos en desabastecimiento en medio de las crisis generada por el COVID-19”.

Caracas. “Vivo en Boleíta y no he podido llegar hasta San Bernardino por las restricciones viales. Tengo hasta el jueves para retirar mis antirretrovirales en una farmacia que está en San Bernardino. He llamado al número local, pero nadie atiende. Es toda una locura. Esto me inquieta, este país es tan efímero. Mi temor es que si no voy, después vuelva la escasez”.

Esta persona —a la que se nombrará en lo sucesivo como Medina para reservar su identidad— tiene VIH y vive en Caracas. Dentro de la misma ciudad no ha podido movilizarse para buscar su tratamiento. Como ella, hay miles de pacientes en todo el país.

De un estado a otro no pueden pasar. Y luego de la radicalización de la cuarentena decretada por Nicolás Maduro este lunes 23 de marzo, en Caracas, Vargas y Miranda es complicado cruzar hasta las urbanizaciones.

Lo que hace es resguardarse lo máximo que puede. Sale solo para lo necesario, usa tapabocas y guantes de látex, baja a su perro hasta la planta del edificio y regresa a su apartamento. Aísla toda la ropa que llevaba puesta y se protege además con multivitamínicos, ácido fólico y Omega 3.

Cada vez que sale limpia la casa con cloro y vinagre y si conversa con algún vecino, guarda el distanciamiento social. “Son medias que todos debemos tomar y en mi caso más por la situación que vivo”.

Las personas con VIH, si no cumplen con el tratamiento, son blanco fácil de las enfermedades oportunistas como el COVID-19.

“Ese virus sería mortal, incluso para los recién diagnosticados”, dijo Eduardo Franco, presidente de la Fundación Mavid Carabobo y secretario general de la Red Venezolana de Gente Positiva.

Franco sostiene que las personas con esta patología deben mantenerse en sus casas hasta que pase el pico del coronavirus en Venezuela. No obstante, lo que más le preocupa es que hay una parte de la población con VIH, más o menos 30 %, que está sin tratamiento.

“El Estado venezolano sigue sin comprar antirretrovirales y lo que hay es producto de las donaciones del Fondo Global, a través del Plan Maestro, conjuntamente con Onusida, OPS, la Red Venezolana de Gente Positiva y el Ministerio de Salud, las cuales se distribuyen en el ámbito nacional para atender a 50.000 personas, de las cuales 40.000 toman el nuevo esquema TLD y el resto otros tratamientos”.

Ahora bien, esa distribución está en jaque. Además del cerco de la movilidad, el personal de transporte de las Naciones Unidas está varado porque no tienen gasolina. El organismo le ha solicitado al ministro de Salud que se comunique con su par de Defensa o con el canciller para que garanticen combustible a la delegación y se pueda hacer la distribución nacional.

«De lo contrario, entraremos en desabastecimiento en medio de esta crisis del coronavirus en Venezuela”, sostuvo Franco.

Lee también
Pacientes con patologías crónicas atrapados en la cuarentena

El secretario de la Red Venezolana de Gente Positiva resaltó que aún no tienen respuestas concretas. “En todo caso, deberán ser las Fuerzas Armadas quienes trasladen los medicamentos en todo el territorio nacional directamente a las farmacias que entregan los antirretrovirales”.

«Ya no es solo la pandemia, sino que ahora no hay gasolina», comentó, al tiempo que alertó que hay personas con VIH que tienen otras patologías como cáncer, diabetes y deficiencias renales y no tienen en estos momentos acceso a los tratamientos.

Por ejemplo, en Carabobo no hay una máquina de diálisis para quienes tienen el virus de inmunodeficiencia adquirida. Hay en Caracas y Barquisimeto y, debido al cerco vial, no se pueden trasladar “y eso pone en riesgo que, por efectos secundarios de los medicamentos, son pacientes renales o ya venían con estos problemas. Ahora están pasando por una grave situación que los puede llevar a la muerte”.

Destacó que el ministerio tiene que tomar en cuenta todas estas variables.

No van a fallecer por el coronavirus, pero sí por otras patologías, pues no se previno la atención a estas personas. Esperamos que el Gobierno tome las previsiones y no deje a estos ciudadanos sin tratamiento, cerca de 22.600 en el país”.

De acuerdo con su monitoreo nacional ya hay varios estados sin tratamiento para el mes de abril, pero la escasez será en todo el territorio. “Esperamos que el jefe del Programa Nacional de Sida, doctor Raúl Leonel, logre articular con la viceministra de Redes Hospitalaria, Marisela Bermúdez. El llamado es las personas con VIH a que se mantengan en sus casas, tomar las previsiones correspondientes, ponerse el tapabocas, no recibir visitas y lavarse las manos”.

Medidas que ya tomó Medina, quien ya ha vivido grandes episodios de desabastecimiento de antirretrovirales y, ahora, vive la “locura de la cuarentena”.


Participa en la conversación