Alrededor de 25 sectores del municipio Maturín se quedaron sin energía eléctrica la noche del pasado lunes, como consecuencia de una falla en la línea 115 KV de la subestación El Furrial. Trabajadores de Corpoelec indicaron que mantienen las carencias que les impiden resolver las constantes averías en la entidad.

Maturín. Pasada la temporada electoral, las fallas en los servicios públicos básicos han aumentado en Monagas. Los apagones en comunidades de Maturín retomaron su frecuencia, de acuerdo con los reportes de los ciudadanos.

La noche del pasado lunes, 29 de noviembre, al menos 70 % de la ciudad de Maturín quedó a oscuras como consecuencia de un apagón. Los residentes enumeraron, a través de redes sociales, los sectores donde no había energía eléctrica y con el pasar de las horas se conoció que se trataba de un apagón general.

Al menos 25 comunidades de Maturín reportaron interrupción del servicio eléctrico. Entre ellos: Centro, Barrio Obrero, Negro Primero, Paramaconi, Avenida Bella Vista, Zona Industrial, Las Cayenas, Las Garzas, Campo Claro, La Cruz, Las Cocuizas, Pararicito, La Muralla, San Vicente, Juanico, La Manga, Los Guaritos, La Carbonera, Guanaguanay, Valenzuela, Gran Victoria, Avenida Libertador, Las Brisas, entre otros.

La luz se fue como a las 9:15 de la noche pero antes de que se fuera por completo hubo un bajón muy fuerte, pensábamos que se nos había quemado la nevera que no tiene protector. Es angustiante», comentó Sonia Giraldo, habitante de la urbanización Campo Claro.

Apagones diarios

Durante estás últimas semanas se han reportado fallas eléctricas diariamente en distintas comunidades de Maturín. Los vecinos aseguran que esto les genera angustia, pues temen que sus electrodomésticos puedan dañarse por los apagones.

Durante las casi tres horas que estuvo sin luz Maturín la noche del pasado lunes, no hubo información oficial sobre la interrupción del servicio. Las líneas dispuestas por Corpoelec para atención al cliente no funcionaban y la señal de las operadoras telefónicas estaba intermitente.

De manera extraoficial se conoció que el apagón se generó por una falla en la línea 115kv de la subestación El Furrial, lo que a su vez dejó sin energía eléctrica al resto de las subestaciones en Maturín. Las afectadas fueron: Maturín, Boulevard, El Indio, San Jaime y Alto Guri.

A oscuras en Monagas

Según el informe del Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria y Nutrición (OVSAN), en Monagas el 99 % de los encuestados registran apagones al menos una vez al mes. Esto sin contar las zonas rurales dónde los servicios básicos son prácticamente inexistentes.

En el municipio Cedeño, los habitantes aseguran que pueden pasar hasta 24 horas sin luz y en oportunidades se les daña la comida. No reciben respuesta de la empresa eléctrica ni ningún tipo de información sobre las constantes fallas.

Esto lo que da es dolor. Aquí nosotros pasamos horas sin luz y la poca comida que tenemos se nos descongela y a veces hasta se daña. Nosotros aquí no tenemos para donde ir a poner un reclamo o a preguntar qué es lo que está pasando. Acá, más nunca han venido a medir la corriente como se hacía antes», detalla Emilio Benavides.

Está situación también se repite en el municipio Caripe, dónde los habitantes reportan frecuentes apagones. Algunas de ellos obedecen a la caída de árboles sobre el tendido eléctrico por la falta de poda de los arbustos.

Asimismo, en sectores como: Las Garzas y José Tadeo Monagas pertenecientes a Maturín, reportan que diariamente cortan el servicio eléctrico pasadas las 7:00 p.m y lo restablecen a los pocos minutos. También desconocen a qué se debe está situación y aseguran que han reportado a través de las líneas telefónicas de Corpoelec y sin obtener respuesta.

Trabajan con las uñas

Los trabajadores de Corpoelec han denunciado, bajo anonimato, la situación en la que se encuentra la estatal eléctrica. Aseguran que trabajan sin los implementos adecuados, debido a que no cuentan con las herramientas para solucionar las averías que se registran en el estado. Está situación ha sido reseñada en varias oportunidades por el equipo de Crónica.Uno.

Los técnicos insisten en que ninguna de sus peticiones han sido tomadas en cuenta. Desde hace años han denunciado la escasez de vehículos para reparar las fallas y actualmente cuentan con un solo camión para atender a todas las comunidades. Además, en oportunidades les niegan el combustible (gasoil).


Participa en la conversación