20 años de deterioro han resquebrajado el sistema hidrológico nacional, según el expresidente de Hidrocapital, José María de Viana. Las alcaldías de Chacao, Baruta y El Hatillo trabajan y atienden la crisis de los servicios públicos con pocos recursos.

Caracas. Alcaldes de tres municipios coinciden en que la falta de agua potable es uno de los problemas principales que tiene el área metropolitana de Caracas. 20 años de deterioro han resquebrajado el sistema hidrológico nacional, según el expresidente de Hidrocapital, José María de Viana.

Las alcaldías de Chacao, Baruta y El Hatillo trabajan y atienden la crisis de los servicios públicos con pocos recursos. “Tenemos un cronograma que más o menos se cumple, pero en líneas generales, se corta el suministro de manera recurrente. Hasta 60 días tienen algunos sectores del municipio Chacao sin recibir agua, sobre todo en las partes altas”, dijo Gustavo Duque, alcalde de Chacao, en un foro virtual organizado en la celebración del 47 Aniversario del Diario 2001.

Duque indicó que no ha habido mantenimiento para el sistema hidrológico del país, por lo que se han oxidado las tuberías y se han deteriorado.

El agua que brota por las tuberías matrices daña el asfalto. Desde estas tres alcaldías se han hecho esfuerzos por tapar los huecos que se notan en vías asfaltadas y aceras, pero si continúa brotando el agua hacia la superficie dificulta que estos trabajos den buenos resultados a largo plazo.

En junio se activó un pozo profundo en el casco central de Chacao, el cual tiene una capacidad de 6 litros por segundo, unos 18.000 por hora y que llena cisternas de 10.000 litros. Duque precisó que se llenan 12 camiones al día, los cuales se distribuyen a los edificios más afectados de la zona.

Lee también
Regulación de la venta de productos esenciales en Miranda es un obstáculo más durante la cuarentena

Los Palos Grandes es uno de los sectores más afectados, seguido del San Ignacio que lleva 40 días sin agua.

Estamos trabajando en una tubería de 60 pulgadas ubicada en la zona. Requerimos de una intervención completa por parte de Hidrocapital. Queremos destacar que no es nuestra competencia atender estas situaciones, pero asumimos la responsabilidad de ejercer presión al organismo dentro de nuestras capacidades porque se requiere de mayor inversión, añadió Duque.

Las alcaldías no pueden hacer una intervención directa porque no tienen acceso a las plantas de tratamiento. Cada institución tiene sus propias cisternas para paliar la falta de agua, que no son las mismas que llegaron al país el pasado sábado 16 de mayo, con la finalidad de surtir a 188 municipios en el territorio nacional.

Foto: Cortesía Mirna Montemayor
Sin agua en Baruta y El Hatillo

El agua es uno de los derechos menos garantizados por el Estado. Hacia El Hatillo no se suministra suficiente líquido y, cuando hay, no se surte a todos los sectores en simultáneo. Las partes altas frecuentemente son las más afectadas como, por ejemplo, el Alto Hatillo y La Lagunita.

“Tenemos huecos en las avenidas causados por averías de las principales tuberías del municipio, lo cual le compete reparar a Hidrocapital. Debe haber una inversión para esto y menos cisternas”, comentó Elías Sayegh, alcalde de El Hatillo.

Hasta el momento en este municipio se han reparado 182 huecos causados por obstrucciones en las tuberías. Además, se contabilizaron más de 80 reparaciones de botes de aguas negras, que también es competencia de la hidrológica.

Lee también
Confirman 390 casos de COVID-19 y 81 % de ellos son en Caracas, Miranda y Vargas

Sayegh argumentó: “Inevitablemente a veces los trabajos de asfaltados que hacemos para tapar los huecos no duran mucho porque como continúan las obstrucciones en las tuberías, no podemos hacer mayores esfuerzos. Actualmente tenemos una oficina de servicios públicos en la alcaldía y un observatorio para saber cuáles son las demandas y qué está pasando. No nos vamos a quedar de manos cruzadas viendo cómo el país se desmorona”.

Con respecto a Baruta, el alcalde Darwin González enfatizó que este ha sido uno de los municipios más afectados por la falta de agua. 79 % de los botes de aguas blancas ha sido reparado por la alcaldía.

En abril se activó un pozo profundo de uso público para esta comunidad. González aclaró que el servicio de agua no es su competencia, pero, aun así, llevan a cabo una investigación que abarca 13 posibles pozos que ejecutarán durante su gestión.

Según datos oficiales, este pozo es capaz de extraer 400.000 litros de agua al día y beneficia a 2200 vecinos de Prados del Este, quienes cuentan con agua apta para su uso gracias al proceso de cloración incorporado al sistema.

“Se necesita de una gran inversión para el Sistema Eléctrico Nacional, que permita obtener mayor fuerza de bombeo. No se ha hecho una buena inversión de las represas para garantizar el agua a futuro”, aseveró González.

agua La Guaira
Foto: Cortesía Cruz Alejandro Sojo
20 años de deterioro

De Viana puntualizó que hace 20 años los sistemas bombeaban 20.000 litros de agua y que ahora solo son 12.000, es decir, 8.000 menos. Cada persona usa alrededor de 200 litros al día, mientras que cada familia aproximadamente 1000 litros. Toda agua debe ser potable, de calidad y alta disponibilidad.

Lee también
Regulación de la venta de productos esenciales en Miranda es un obstáculo más durante la cuarentena

5.569.000 personas pertenecientes a 25 municipios se abastecen de los embalses Camatagua y Taguaza: 3.288.000 de Caracas, 768.000 de Ciudad Losada, 452.000 de Ciudad Farjardo, 417.000 de los Altos Mirandinos, 366.000 del estado Vargas y 278.000 de Barlovento.

Si en vez de gastar, por ejemplo, 30 millones en cisternas, se invirtiera ese capital para reparar una línea de bombeo del Tuy ll, ya tendríamos más agua. Las cisternas que envían a los barrios no son una solución sustentable. Sabemos que es un sistema complicado que se construyó en 60 años, pero en sus inicios los venezolanos supimos manejarlo. Si se mantiene y se opera puede funcionar perfectamente, explicó De Viana.

El ingeniero resaltó que el problema nunca ha sido la sequía, sino la falta de inversión y mantenimiento en las tuberías, que podrían funcionar si se mantienen. Los recursos deben dirigirse hacia los embalses para dar respuestas a largo plazo.


Participa en la conversación