Vecinos y comerciantes de El Hatillo exigen a Smolansky respeto por las ordenanzas

Desde hace un año piden la realización de un cabildo abierto para discutir los problemas generados tras la realización de festivales en pleno casco histórico. Denunciaron que estos eventos promueven el consumo de alcohol, colapsan las vías y dañan las fachadas de las casas y los locales comerciales.

Caracas. “No queremos ser modernos, queremos conservar nuestras tradiciones”. Esa frase la puso sobre la mesa Elba Gutiérrez, vocera del consejo comunal del casco histórico de El Hatillo, como una forma de protesta frente a los problemas que desde hace tres años enfrentan en ese municipio del este de la capital.

En este tiempo, dijo, se han realizado una serie de festivales en pleno casco central que han perturbado la paz de los residentes y comerciantes. “Han vendido licor en medio de la plaza Bolívar y promocionado su consumo incluso delante de los niños”.

Carlos Efraín de la Cerda, vocero de los vecinos del casco histórico de El Hatillo, también se mostró en desacuerdo con la forma cómo se organizan los eventos musicales y artísticos en este espacio y sus alrededores.

“Estos festivales han venido a quebrantar la tranquilidad de los habitantes y han traído el colapso de toda la zona. El pueblo de El Hatillo siempre ha tenido una imagen de conservación de las tradiciones que está en peligro con este tipo de actividades”, indicó De la Cerda.

El vocero añadió que no se oponen a la llegada de más visitantes, pero alertó que sin las previsiones para atender un aforo de más de 2.000 personas cada vez que se presenta un festival —con patrullas de seguridad, ambulancias, transporte y un espacio adecuado—, lo que están haciendo es destruir el pueblo de El Hatillo.

Comerciantes de El Hatillo tienen años presentando sus reclamos ante la Alcaldía. Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
El señor Carlos Efraín de la Cerda tiene las cartas que confirman la solicitud de la realización de un cabildo abierto.

Desde el año pasado, comentó, le solicitaron al alcalde David Smolansky realizar un cabildo abierto para tratar todos esos puntos y acordar la actualización y respeto por las ordenanzas municipales.

Primero lo hicieron el 14 de octubre y luego el 12 de noviembre. Las misivas fueron recibidas en su despacho e igualmente por el Concejo Municipal. A la fecha, no se ha podido consumar el cabildo.

Aún así, como dicen que a la tercera va la vencida, este 20 de octubre consignaron nuevamente la solicitud. Se presume que la asamblea pueda celebrarse el próximo 7 de noviembre. “Si no es así, tomaremos las acciones pertinentes y nos haremos sentir. Somos entre 400 y 500 familias que estamos en los alrededores de la plaza, pero además son los vecinos de las comunidades aledañas y los comerciantes los que estamos afectados”, sostuvo De la Cerda.

Cuando se desarrollan esas actividades, denunciaron, los asistentes se orinan en las fachadas de las casas y comercios, dañan la infraestructura, se comenten robos y aumenta la buhonería en el sector.

[irp posts=»36540″ name=»La desidia se apodera de las calles de Propatria»]

Quejas sobre quejas

Recientemente tuvo lugar en la el Festival de Jazz de El Hatillo, “y no fuimos considerados en lo que respecta al aporte que podemos brindar en eventos de esta naturaleza, dada la experiencia acumulada como participantes permanentes en las actividades que se han realizado en el pueblo”, reclamaron los comerciantes.

Oscar García Simmons Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
Oscar García Simmons, presidente de CAEH.

En rueda de prensa dijeron que han advertido que el cierre de calles para la realización de cualquier evento es totalmente contraproducente, agravándose la situación ante el precario servicio del sistema de semáforos. Agregaron que en la avenida Intercomunal y en la calle El Progreso hay dos que se dañaron hace dos meses.

“Tal situación genera el colapso del tráfico con la consecuente demora en el desplazamiento de vehículos y personas, que lógicamente implica una menor asistencia de visitantes a los locales comerciales, traduciéndose en menos ventas y, por ende, menores ingresos al Fisco Municipal, además de las molestias innecesarias causadas a los vecinos”, señalaron.

Otro de los puntos que expuso el señor Oscar García, presidente de la cámara de Comerciantes Asociados de El Hatillo (CAEH), es que no entienden cómo si se suscitan numerosos problemas con las solicitudes de renovación de licencias de licores —que ha ocasionado además una demanda judicial contra actuaciones improcedentes de la Alcaldía— se otorga libertad extrema a empresas licoreras patrocinantes de este tipo de eventos, “que llenan nuestras calles de stands de promoción de bebidas alcohólicas y comida en competencia desleal para quienes aportamos el 20 % de los ingresos municipales, proliferando también el uso de elementos publicitarios como los pendones que están expresamente prohibidos en la respectiva ordenanza municipal”.

Los comerciantes y vecinos comentaron que han asistido a reuniones y expresado sus puntos de vista. Aunque se les prometió que serían involucrados en la planificación y organización de los eventos masivos, “han hecho caso omiso de nuestras opiniones, las cuales no pretenden otra cosa sino el equilibrio en el trato, obtener resultados deseables y crear el ambiente propicio para el buen nombre de todo El Hatillo, no solo de un sector”, acotaron.

[irp posts=»37033″ name=»Alcantarillas de la calle principal de Altavista ni lavan ni prestan la batea»]

CAEH agrupa a un poco más de 100 comerciantes que en su mayoría están ubicados en el casco histórico, que es el destino turístico del municipio. Por tanto, proponen que las actividades artísticas y culturales que promueve la Alcaldía se lleven a cabo en el Anfiteatro y dentro de los locales comerciales, como restaurantes y galerías, “y exigimos que nuestra opinión sea solicitada y valorada para futuros eventos”.

La vía para acceder al municipio hatillano es una sola, la cual colapsa fácilmente. Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
La vía para acceder al municipio hatillano es una sola, la cual colapsa cuando cierran las calles por los festivales.

Hubo vecinos que además denunciaron el mal estado de las vías —que están cundidas de huecos— y de la falta de iluminación, y se quejaron por las fallas en el envío de agua potable, puntos que igual pretenden abordar en el cabildo que está respaldado por la firma de los vecinos. También platearán la renovación de algunas ordenanzas, como esa que impide que los comercios, galerías, cafés y restaurantes estén abiertos pasadas las 12:00 am.

Fotos: Mariana Mendoza


Participa en la conversación