22 personas entre asesores técnicos y dirigentes políticos integran el equipo negociador de la Unidad. José Santamaría, preso político con medida cautelar, irrumpió en la declaración del presidente de la AN y lo acusó de traidor.

Caracas. Con una hora de retraso, confusión, versiones oficiales, desmentidos, aclaratorias y hasta acusaciones de traición, la oposición venezolana anunció este lunes a los integrantes de la delegación que la representará en la nueva fase de las negociaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, para alcanzar una salida pacífica a la crisis social.

La delegación opositora estará presidida por el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Julio Borges (PJ-Miranda) e integrada por 22 personas entre asesores técnicos y dirigentes políticos.

Los asesores técnicos se encargarán de preparar los diferentes temas según su especialidad, recogiendo las principales inquietudes y propuestas de la sociedad civil en las materias planteadas por la oposición (cronograma electoral, canal humanitario, libertad de los presos políticos y reconocimiento de la AN), y hacer recomendaciones frente a la agenda del Gobierno (reconocimiento de la fraudulenta Asamblea Constituyente y cese de las sanciones internacionales contra personeros del Gobierno).

Este grupo estará integrado por Vicente Díaz, exrector del Consejo Nacional Electoral (CNE), sociólogo y experto en el tópico electoral; Gustavo Velásquez, profesor universitario experto en negociación y resolución de conflictos; María Eugenia Mosquera, comunicadora social fundadora y directora de la televisora de la iglesia católica venezolana, VALETV; Marcela Máspero, dirigente sindical; Feliciano Reyna, defensor de Derechos Humanos representante de las ONG Acción Solidaria VIH-Sida, Civilis, Sinergia y Civicus; Jorge Roig, empresario, expresidente de Fedecámaras; el abogado constitucionalista y profesor universitario, Juan Manuel Rafalli; la psicóloga social, filósofa y profesora universitaria, Colette Capriles; el economista Asdrúbal Oliveros; el dirigente sindical, León Arismendi; y Daniel Sierra, economista.

El equipo político estará encabezado por Borges, de Primero Justicia, e integrado por Eudoro González, Enrique Márquez y Timoteo Zambrano de Un Nuevo Tiempo; Luis Florido de Voluntad Popular; Luis Aquiles Moreno y Luis Carlos Padilla de Acción Democrática; Simón Calzadilla del Movimiento Progresista de Venezuela; y Roberto Enríquez de Copei.

El listado oficial presentado a la opinión pública tenía anexiones y omisiones que posteriormente fueron aclaradas. Por ejemplo, se incluyó en la delegación a la diputada de la Causa R, Mariela Magallanes, quien a través de sus redes sociales desmintió la información: Me veo en la obligación de informar que no formo parte de la delegación del diálogo en República Dominicana. Ni yo ni La Causa R hemos aceptado tal designación. Entretanto, el diputado Manuel Teixeira, del Movimiento Progresista de Venezuela no fue mencionado en la lista oficial pero el presidente de la delegación, Julio Borges, confirmó a Crónica.Uno que sí forma parte del equipo político.

Este grupo de dirigentes partidistas tendrá la misión de sentarse en la mesa de discusión con los delegados de Nicolás Maduro (Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez, Elías Jaua y Roy Chaderton), el presidente y del canciller de República Dominicana como mediadores y los cancilleres de México, Paraguay, Chile, Bolivia y Nicaragua como acompañantes.

Lee también
Borges: El Gobierno fue el que creó este problema en el que está metido con la deuda (y II)

La declaración

La presentación de la delegación —que inició con una hora de retraso respecto a la convocatoria— consistió en la lectura de una declaración que denuncia la gravedad de la crisis social que enfrenta el pueblo venezolano, y se la atribuye a “las malas políticas del Gobierno agravadas por la imposición de una ilegítima Asamblea Constituyente”.

Además reitera las 4 banderas que alzará la oposición en la negociación: “1) Que el pueblo decida, en elecciones libres y transparentes, el gobierno que desea, con un CNE equilibrado, observación internacional calificada, eliminación de las inhabilitaciones políticas y el respeto a las condiciones establecidas en la ley. 2) Que se permita el canal humanitario de alimentos y medicinas para aliviar el inmenso sufrimiento social; 3) Que se liberen los presos por razones políticas, y 4) Que se restituyan las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional”.

El documento reconoce también el escepticismo de la ciudadanía frente a este nuevo intento de diálogo y lo hace propio: “Estamos conscientes de que vamos a una negociación con un gobierno sin credibilidad que ha incumplido e irrespetado convenios internacionales en derechos humanos y en materia laboral. Pero el sufrimiento de nuestro pueblo nos obliga a intentar todo lo que haya que hacer para ponerle fin”.

Y cierra con la promesa de mantener informada a la ciudadanía sobre “los avances, trabas y acuerdos”.

Presos políticos aún sin representación

Borges presidirá delegación de la oposición para negociaciones en Dominicana
Borges afirmó que la delegación está abierta para los familiares de los presos políticos

Aunque no estaban previstas preguntas de los medios de comunicación, Borges, en su calidad de presidente de la delegación, respondió algunas inquietudes.

Reiteró que “la gran diferencia” de este nuevo intento de diálogo “es la presencia de los cancilleres y un presidente que van a verificar que cualquier acuerdo que se dé tenga seguimiento y cumplimiento”.

Ante la ausencia de un representante de los presos y perseguidos políticos, ni de las ONG que se han ocupado de su defensa en la delegación, el presidente del Parlamento informó que este martes habrá una reunión de ese sector para seleccionar a un vocero que se incorpore a la misma. “Irá una representación de los presos políticos para luchar por su libertad. Leopoldo López ha sido uno de los grandes impulsores de este proceso y como él, diferentes personas. No hay manera de liberar a los presos políticos si no es con la presión internacional y es uno de los temas más importantes”.

Borges declaraba desde uno de los salones del Hotel Pestana en Caracas, cuando fue interrumpido por los gritos y reclamos del preso político con medidas cautelares, José Luis Santamaría, liberado el pasado mes de octubre luego de más de tres años tras las rejas.

José L. Santamaría preso politico con medida cautelar rechazó las negociaciones

¡Basta de traición Julio Borges, basta de traición, escucha al pueblo venezolano. Venezuela pide cambio, pide orden, queremos libertad. ¿Hasta cuándo? Presos políticos y ustedes no escuchan. Los diputados no saben escuchar, siguen compañeros presos y no hacen nada!, gritó Santamaría. Minutos más tarde, ya más calmado, declaró a los medios que estaba en desacuerdo con los términos del comunicado y de las negociaciones.

Borges no le respondió directamente pero afirmó que la oposición está abierta a que se sumen “todos los que quieran aportar algo”.

Fotos: Maru Morales P.



Participa en la conversación