A Rebeca Pernalete, habitante de Carapita, antes del 30 de julio le habían dicho en una reunión del consejo comunal que a todos los que no participaran les iban a retirar el beneficio.

Caracas. Después del 30 de julio, tras los resultados de las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), los voceros de los consejos comunales se pusieron más “sangre de chinche” con los vecinos opositores. Comenzaron a rodar bolas como: “Quien no votó será retirado de los Clap”, o dijeron cosas como “tienen qué actualizar el carnet de la Patria, porque van a perder las pensiones”.

A Rebeca Pernalete, residente de Carapita, le dijeron en una reunión realizada por su consejo comunal antes del 30J, que el que no votara por la Constituyente sería sacado del Clap.

Yo siempre he estado clara, soy opositora y ellos lo saben. No me intimidaron. Pero dos días después de esos comicios, nos llamaron para dar las bolsas. Y lo que hicieron fue pedirnos que dejáramos por escrito cuál fue el motivo del por qué no participamos.

En un papel cualquiera todos los vecinos que estaban con la cola escribieron la justificación.

Incluso había personas afectas al oficialismo pero que no estaban de acuerdo con el llamado de Maduro. Hice mi escrito colocando que soy opositora y que por tanto no apoyaba esa elección. Dejé claro que votar es un derecho y no una obligación. Vi que otros pusieron que no estaban de acuerdo con la ANC y además colocaban ‘Chávez vive la lucha sigue’, como para dejar claro que siguen con la revolución, contó Pernalete.

En su caso, según expresó, todos estaban determinados a no dejarse intimidar. Pero a su gente, a los mismos chavistas, sí les pusieron mala cara, pues no aceptan que apoyen la revolución y no acepten la Constituyente. Ahora están en la lista negra.

En la parte alta de Carapita también hubo señalamientos y discriminación: 50 personas que no votaron fueron sacadas del beneficio, según denunció un vecino a quien se le resguarda su identidad.

Lee también
Amenazas de impedir acceso al Clap por razones políticas se materializan

Pero el castigo de los Clap tiene matices. Mayerling Martínez, de la parroquia Antímano, cuando llegó a su casa se dio cuenta de que no tenía todos los productos. “Me faltaron el azúcar y otras cosas. Presumo que fue porque ese día yo estaba en la marcha de la oposición”.

En otros sectores como en Coche, dejaron correr el rumor de que a “los guarimberos los sacarían del sistema de bolsas”.

Tomaron fotos a algunas personas y comenzaron, de boca en boca, a informar que ya tenían los nombres y las direcciones de los guarimberos.

Y más recientemente los voceros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de la zona visitaron a las personas de la tercera edad y les indicaron que debían actualizar el carnet de la Patria porque les iban a quitar la pensión.

Eso es el único ingreso que tengo. Yo no voté porque no creo en este sistema, pero sí me saqué el carnet cuando dijeron que lo debíamos tener para comprar. Ahora si no lo actualizo me pueden quitar la pensión, dijo Irma Ramírez, quien convertida un manojo de nervios fue el pasado fin de semana a la sede del PSUV en Coche para actualizar los datos.

Sesgo político

El amedrentamiento y las amenazas de parte de los oficialistas a la gente del barrio son parte del pan de cada día, según Rosiris Toro, concejal por UNT en el municipio Sucre.

Si no te registras en el carnet o no votas, quedas excluido de cualquier programa de abastecimiento. Es un tema de sesgo político en este contexto actual.

El pasado jueves, por ejemplo, en barrios como Unión, Zona Central, Carpintero y Nazareno llegaron las bolsas. No obstante, Toro sostuvo que ahora dicen a los vecinos que todos no han depositado y, por tanto, se está haciendo tardía la entrega.

Lo otro es que hemos visto que son bolsas más pequeñas a las que les falta algunos insumos, porque debe ser que la gente va a comer Constituyente. En los barrios hay muchos conflictos, la gente opositora no ha perdido su dignidad y no se está quedando callada puesto que esa bolsa no es un regalo. El problema es que la usan para mantener un control social.

Foto referencial: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación