En este centro tampoco hay gasas. Los médicos les dicen a los pacientes que las compren. Cerca de 30 operaciones electivas están suspendidas.

Caracas. El hospital Leopoldo Terrero Manrique, conocido como periférico de Coche, no sale de una crisis. En estos momentos los tres quirófanos están parados porque se quemaron las seis lámparas especiales necesarias para las intervenciones quirúrgicas. Los médicos se vieron en la obligación de suspender las operaciones electivas. En este centro tampoco hay ambulancias.

El doctor Efraín Vega, de la Sociedad de Médicos del hospital de Coche, informó que cada quirófano tiene dos lámparas, la última se apagó el día jueves: “Casi que los doctores que estaban efectuando intervenciones terminaron alumbrando con los teléfonos”, explicó.

Pero eso no es de lo único que adolece este centro asistencial de referencia para el área de traumatología. Desde hace dos semanas, la escasez de gasas se acentúo y, según indicó el doctor Vega, la dirección del nosocomio hizo un cambalache con otra institución y logró conseguir una caja, la cual se está usando solo para las estrictas emergencias.

Para garantizar la atención, a los pacientes los mandan a comprar este insumo. Lo que comentan los familiares es que una cajita les cuesta entre Bs. 250 y Bs. 300. “Muchos llegamos aquí sin plata y cuando nos mandan a comprar las cosas no sabemos qué hacer”, dijo uno de los pacientes que se encontraba en el área de sutura.

A este respecto, el galeno señaló que ese material se está usando para las estrictas emergencias, al igual que las salas de operación. En estos momentos quedan rezagadas cerca de 30 operaciones electivas.

“Situación que nos preocupa puesto que este hospital tiene una alta movilidad de pacientes que llegan con politraumatismos y con heridas de bala. Solo el fin de semana pasado recibí nueve pacientes, ocho tenían lesiones por balas de bajo calibre y uno llegó con un escopetazo en un brazo”, relató.

Para ese ingreso no tenían todos los insumos médico quirúrgicos y el mismo doctor tuvo que trasladarlos en una patrulla de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) hasta el hospital Pérez Carreño, pues tampoco cuentan con el servicio de ambulancias.

Lee también
Jeepseros de La Vega trabajan a merced del hampa

El hospital de Coche, que está ubicado en una parroquia con una población de casi 60.000 habitantes, en estos momentos funciona como un ambulatorio regional: el laboratorio trabaja a media máquina debido a la falta de reactivos, no tiene sala de hospitalización para neurocirugía, tampoco cuenta con emergencia pediátrica los fines de semana y en casi todos los servicios tiene un déficit de personal que en algunos casos llega a 60 %.

Foto: Cristian Hernández


Join the Conversation