En la entidad oriental solo hay dos terapistas de lenguaje que atienden de manera gratuita. A pesar de que hay 21 instituciones, dedicadas a la atención de estos niños y jóvenes con necesidades especiales, la mayoría se sostiene con la autogestión. Son los padres y representantes quienes se hacen posible la operatividad de la mayoría de estos planteles.

Monagas. Existen 21 instituciones dedicadas a la formación educativa de la población con necesidades especiales en el estado Monagas, sin embargo, el modelo de sociedad inclusiva no ha podido calar del todo en la cultura venezolana.

La desinformación y la falta de herramientas para la atención de los niños y jóvenes con distintas discapacidades han ocasionado que en su mayoría sean víctimas de acoso de bullying.

Elimar Martínez, presidenta de la campaña Acéptame como soy, conoce de cerca esta situación. A través de su campaña que difunden en los medios de comunicación, busca sensibilizar a la población en cuanto a este tema.

“En todo plantel educativo hay de 10 a 20 niños con autismo y en mayoría son víctimas de bullying”, precisó Martínez.

educación especial
En este centro son pocas las herramientas para atender a los niños con necesidades especiales. Foto: Natacha Salazar.

Las 21 instituciones dedicadas a la atención de estos niños y jóvenes en la entidad oriental ofrecen alrededor de 9 servicios y la mayoría se sostiene de la autogestión. Son los padres y representantes quienes se hacen posible la operatividad de la mayoría de estos planteles.

En el caso del Centro de Desarrollo Inicial Maturín, el cual funciona en el Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar, las herramientas para la atención de los niños son escasas.

El personal que labora en este servicio destaca que está operativo por la ayuda de los representantes, pues ningún ente adscrito al Estado brinda colaboración para su funcionamiento.

La falta de artículos de limpieza, aires acondicionados, tallímetro –medidor de altura– y pesos imposibilitan la buena atención a los niños con dificultades en el área cognitiva.

Todo lo que tenemos aquí en el centro es por la ayuda de los padres. Les solicitamos artículos de limpieza, colaboración para el mantenimiento de los aires. Hace poco nos donaron un tallímetro porque de verdad lo necesitábamos para atender de manera integral a los niños”, puntualizó una fuente que no quiso revelar su identidad por temor.

En el Centro de Desarrollo Inicial del HUMNT atienden a niños de 0 a 6 años de edad de diferentes patologías asociadas al área cognitiva. Luego que el niño sobrepasa la edad límite de atención en el centro, es remitido a una de las siete unidades operativas del municipio.

Elimar Martínez explica que en Monagas hay personal capacitado para la atención de los niños con condiciones especiales; sin embargo,  no se da abasto para la matrícula que manejan en el estado, de alrededor 3.201 niños distribuidos entre servicios y escuelas de educación especial, sumado a 2.499, los cuales asisten a escuelas regulares, para un total de 5.700 niños con condición especial, cifra que incrementó en comparación al año 2018, la cual era de 4.248.

“Hay niños que no estudian porque no tienen las herramientas y son de muy bajos recursos para pagar terapias. En los espacios donde el servicio es gratuito, el personal no alcanza para atenderlos a todos. Hay demasiada demanda para el poco personal”, enfatiza Martínez

Los padres y representantes de niños y jóvenes con condiciones especiales destacan que la poca información y orientación, la falta de atención oportuna y dificultad para acceder a ciertos programas de manera gratuita son obstáculos para el desarrollo correcto de quienes requieren educación especial.

“En Monagas no hay ni suficiente personal, ni estructuras aptas para la atención de los niños. Nosotros ayudamos a las instituciones para que nuestros hijos reciban una educación acorde con sus capacidades. Sobre todo porque muchas veces esa asistencia tiene un costo y el que no tenga para pagar no va a recibir la misma atención de quien sí posea”, destacó Emily Rondón, representante.

Terapias de lenguaje tienen un valor de 3 dólares

En el caso de los niños con discapacidad cognitiva se recomienda durante su crecimiento la atención de una terapista de lenguaje, que ayude al desarrollo del habla en los niños que reciben educación especial.

Los dos terapistas de lenguaje que atienden gratis no se dan abasto para la atención y las citas son muy distantes, por lo que el niño no progresa rápido. Las consultas privadas pueden costar hasta tres dólares con la posibilidad de pagar en bolívares con base en la tasa dólar del día.

En Monagas solo hay dos terapistas de lenguaje que atienden en instituciones de manera gratuita, y no son suficientes para la cantidad de niños que necesitan de esta asistencia, en oportunidades las madres se ven obligadas a cancelar una consulta privada para que el niño no pierda la secuencia y los avances que ha tenido, pero ¿y las madres que no tienen?”, detalla Elimar Martínez.

Pese a que el Gobierno en 2012  reformó la educación especial, para brindar atención integral educativa a la población con necesidades especiales, a través de las aulas integradas con la atención de especialistas y psicopedagogos, para de esta manera optimizar las potencialidades de estos niños; la realidad descrita por los padres ha sido otra: infraestructuras poco adecuadas, poco personal accesible y pocas herramientas que permitan el desarrollo correcto de los niños y jóvenes con alguna patología.

“La mayoría de los servicios y escuelas se mantienen porque nosotros colaboramos, la autogestión es lo que ha permitido que nuestros hijos tengan espacios medianamente acordes para un buen desarrollo y así seguiremos haciendo mientras sea posible porque del Estado no recibimos nada», concluyó Marisol Gutiérrez, representante.


Participa en la conversación