Vecinos del oeste de Caracas denuncian que la empresa  incrementó la tarifa anual del servicio de gas doméstico. Usuarios reclamaron en las redes sociales que en diciembre cobraron un monto muy bajo y que a partir de enero la tarifa subió a Bs.S 34.800.

Caracas. Residentes de las parroquias San Juan y El Paraíso convocaron a una mesa técnica, el pasado 7 de enero, para discutir el aumento exagerado de las tarifas del servicio de la empresa Domegas; esta empresa es la que se encarga de la distribución de gas directo por tuberías a las zonas del suroeste, dirigido a hogares, comercios, industrias e instituciones.

Los vecinos acordaron realizar la denuncia a la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundee), institución que garantiza los derechos socioeconómicos. Pese a ello, dicen no haber obtenido respuestas.

Oswaldo Nuñes, habitante de la residencia Victoria en El Paraíso, expresó que el nuevo precio es una locura porque no alertaron sobre el aumento. Aclaró que las tarifas están sujetas a cambio, por lo que no es seguro que ese 30% se mantenga.

Norelys González, supervisora de comercialización de la compañía, comunicó que el encargado de aumentar o disminuir el precio es PDVSA Gas, “nosotros no tenemos nada que ver”, enfatizó.

Los usuarios demandan que ese costo se ajuste al salario mínimo actual y que no hay ningún tipo de razón o justificación para que sea tan elevado.

“En diciembre me dijeron que debía pagar Bs.S 600 anual por el servicio, ahora me encuentro con la sorpresa de que tengo cuotas mensuales por un monto de Bs. S 2.900”, dijo Hernán Papaterra.

El gas es un dolor de cabeza

Lee también
Nueva cotización del Petro aumentaría el salario mínimo de 4500 a 19.145 bolívares

Muchos hogares del oeste de Caracas no reciben gas directo, así que deben esperar por camiones distribuidores que lleven bombonas, y en ocasiones esperan semanas mientras pasa uno.

Los residentes del barrio Morán, parroquia San Martín, dicen que tienen meses sin abastecerse del combustible. Cuentan que los bachaqueros revenden el producto a altos costos, y aún así se hacen largas colas para adquirirlos.


Participa en la conversación