El Caracas es el peor equipo con el guante al acumular 47 errores en 36 juegos disputados. Los melenudos no han pifiado en apenas 10 choques.

Caracas. El primer juego de la temporada para Leones se saldó sin errores al campo, lo que facilitó la victoria ante los Tigres e hizo presagiar una estabilidad defensiva de los selváticos, que además ayudaría al cuerpo monticular de los capitalinos en la 2016-2017.

No obstante, la solvencia que mostraron los guantes caraquistas en Maracay fue apenas la excepción a lo que ha sido la constante en las siete primeras semanas de campeonato para los melenudos: las repetidas fallas para ejecutar las jugadas de rutina.

La muestra más fehaciente de las deficiencias del fildeo avileño se puede observar en las estadísticas colectivas, donde Leones es último con 47 errores en los primeros 36 encuentros de la actual zafra, cifra que con 27 juegos por disputarse se acerca a las 53 pifias que cometió el Caracas en toda la ronda regular de la 2015-2016.

“La única manera de salir de esta mala racha es seguir trabajando en equipo y ejecutar las jugadas de rutina en momentos críticos. Yo cuento con los jugadores y tenemos que buscar la manera de seguir trabajando juntos y prepararse lo mejor que se pueda”, comentó recientemente el mánager Alfredo Pedrique sobre la proliferación de yerros en el diamante.

Lee también
Beisbol y otros deportes salieron caballo blanco con anuncios cambiarios

Solo 10 sin errores

El choque de apertura para la escuadra que oficia de local en el Universitario fue apenas uno de los 10 cotejos en los que la defensiva capitalina se ha ido inmaculada al defender. En esos 10 compromisos, la marca del equipo es 5-5, mientras que la racha más larga sin “comiquitas” al terreno es de tres juegos, entre el 28 y el 30 de octubre.

El registro del actual colista del campeonato, cuando no parpadea con el guante ni se acerca al que presenta en los 12 juegos en los que erró dos o más veces, pues en dichos partidos solo salió victorioso el 1° de este mes en Valencia.

Como es de suponer, la inconsistencia defensiva de Leones amplifica sus marcados problemas en la lomita, debido al trabajo adicional que deben hacer los lanzadores cuando no se ejecutan las jugadas de rutina.

Foto cortesía: Prensa Leones


Join the Conversation